sábado, 18 de febrero de 2017

Estado busca los dineros confiscados

La designación del ministro de seguridad Alexis Bethancourt, motiva al Estado a recuperar los dineros que se incauten del caso Odebrecht en cualquier parte del mundo, empezando por los $22 millones que confiscaron a los hijos del exmandatario

La designación del ministro de Seguridad Alexis Bethancourt en representación del Estado para constituirse como querellante en el caso Odebrecht, pretende entre otros puntos, recuperar los $22 millones incautados en Suiza a los hijos del expresidente Ricardo Martinelli investigados por la supuesto lavado de dinero en ese país.

Alexis Bethancourt fue elegido en Gabinete para esta tarea por motivaciones totalmente técnicas. Indica que cuenta con conocimientos en la investigación de delitos de cuello blanco, o lavado de activos, que adquirió mientras estuvo al frente de la Unidad de Análisis Financiero, además que añade que otro mérito que le califica para esta misión "es haber sido uno de los pilares que actuó para que Panamá saliera de la lista gris".

El titular de la cartera de seguridad no ha especificado qué día interpondrá la acción en el Ministerio Público, pero avanza que será contra quienes resulten responsables por el delito contra la administración pública y el orden económico en perjuicio del Estado panameño.

Bethancourt será una especie de coordinador entre las carteras que tengan que contribuir con información al proceso. Actuar como querellante, según el ministro, tiene sus ventajas. La primera es que el gobierno estará informado de los pasos que sigue el proceso, puede recuperar los dineros que se encuentren en el extranjero o dentro de Panamá, y aportar documentación que sirva para esclarecer las cosas.

La demora en su designación se debió al proceso de debate en el Gabinete que definiría quién debía convertirse en querellante. Habían varias posibilidades legales abiertas, la primera era si todos los ministros se constituían como querellantes, la segunda era si designar solo a los que tenían contratos con al empresa, y finalmente si se escogía a uno solo para que representara al Estado en el caso. Éste último un asunto inédito en este tipo de procesos.

"Decidimos que debía ser uno para no complicar, que tuviera la experiencia y capacidad técnica o de investigación", indicó Bethancourt. Después los ministros esperaron el próximo gabinete y encontraron el momento para escoger quién iba a ser la persona que los iba a representar. "Lo hicimos lo más inmediato posible en los términos legales, lo que no podíamos hacer es decir el nombre antes del Gabinete formal porque debe de publicarse en Gaceta Oficial, una vez efectuado ese paso, el ministro puede actuar en tiempo legal", agregó el jefe de seguridad.

El caso de sobornos otorgados por la empresa Odebrecht a funcionarios para hacerse de jugosos contratos millonarios de obras de infraestructura es uno de los más complejos en su investigación por los tentáculos internacionales y la forma en que los sobornados ocultaron los dineros sucios. La Procuraduría de la Nación ha iniciado las averiguaciones que se originaron en Suiza, expediente que tiene a más de 17 imputados por posible blanqueo de capitales, entre ellos los hijos del exmandatario, buscados por Interpol, y solicitados por la Fiscalía Anticorrupción por la presunta comisión del delito contra el orden económico en la averiguación del pago de sobornos de la empresa Odebrecht, gracias a la información que provino de asistencias judiciales de Suiza y Brasil al Ministerio Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario