lunes, 12 de diciembre de 2016

Sería ‘inaceptable' el cierre de La Estrella de Panamá

Representantes de la sociedad civil y empresarial coinciden en que el cierre de ‘La Decana' vulnerará la seguridad jurídica, el derecho a la información, la libertad de expresión y la democracia del país

El periódico La Estrella de Panamá, el más antiguo del país, con 167 años de existencia, se ve amenazado a detener su rotativa en la medianoche del 5 de enero de 2017.

En esa fecha vence el plazo de la extensión de la licencia otorgada por la Oficina de Control de Activos (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, después de que el accionista principal del grupo Wisa —al cual pertenecen los diarios La Estrella de Panamá y El Siglo —, fuera incluido en la ‘Lista Clinton', presuntamente por atentar contra el sistema financiero estadounidense.

La ausencia de este diario en la palestra informativa atenta, según el criterio de varios entrevistados, contra la libertad de información y la democracia panameña.

Rubén Castillo, presidente de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá, no concibe la palestra de medios sin La Decana.

‘Es un diario histórico, sería imposible vivir sin la presencia de ese medio. La historia del país está en ese diario. Ahí ya hay un argumento esencial vinculado a nuestro pasado. La desaparición de cualquier medio incide sobre la democracia del país, porque todo eso redunda al final en nuestra democracia', añadió Castillo.

El escenario mediático se vería afectado tomando en cuenta los intereses o inclinaciones políticas que hay detrás de los medios, dice Castillo. ‘Obviamente, nos preocuparía que el periodismo esté afectado y que cada medio tenga su capilla que defender, queremos que el periodismo cumpla su función independiente', expresa el también abogado.

El hecho de que los diarios se vean afectados en su circulación por haber sido incluidos en la lista sancionatoria afecta la seguridad jurídica empresarial.

LIBRE EMPRESA
Elisa Suárez, directora ejecutiva del Consejo Nacional de Promotores de Vivienda, resalta los principios por los que la ciudadanía debe solidarizarse con los diarios.

El primer punto es el derecho a la libre empresa y la seguridad jurídica. El segundo, es el patrimonio panameño que representa La Estrella de Panamá.

‘Coartar la libertad de expresión de cualquier diario es muy triste y desacertado , indistintamente si la posición editorial nos guste o no. Es simplemente por ser un diario en el que se pueden tomar en cuenta todas las voces', expresó.

Lo que esta pasando es que la empresa privada se está viendo sometida a ataques foráneos, que hoy es este grupo. Sin tener que hacer un juicio de valor sobre la culpabilidad o no del señalado, la libre empresa se debe defender, tiene deberes y derechos', señaló Suárez.

Según la entrevistada, estos derechos ‘no han sido defendidos por quienes deben hacerlo, pero hay que salir a defenderlos porque, de lo contrario, tendríamos un problema de seguridad jurídica muy grande en el país', puntualizó.

LIBERTAD DE INFORMACIÓN
Se trata de la libertad de expresión e información del país, sostiene, por su parte, el politólogo Richard Morales, una de las condiciones mínimas para que un régimen sea considerado democrático.

‘Sin libertad de información no hay democracia, ya que los ciudadanos no podrán participar de manera informada en la vida pública. La forma de garantizar en nuestras sociedades ese derecho es a través de la libertad de prensa, lo que implica un número plural de medios de comunicación libres que ofrezcan a los ciudadanos diversas y contrastantes fuentes de información. El mayor peligro para esa libertad de ser informado es la concentración del poder sobre los medios en pocas manos, sobre todo cuando esas manos responden a intereses políticos', indicó Morales.

El politólogo agregó que dos de los grandes grupos de ‘medios impresos en este país obedecen de manera evidente a líneas políticas de grupos de gobierno y oposición con vínculos claros a partidos políticos y grupos económicos determinados. En este panorama, ‘La Estrella' se ha constituido en una voz independiente, asumiendo el necesario papel de medio crítico pero con fundamento, comprometido con la investigación periodística seria, abriendo sus páginas a toda una gama de voces y opiniones invisibilizadas por los otros medios'.

El cierre de ‘La Estrella de Panamá' es una amenaza a la libertad de información, y por ende, a la democracia. Pero el peligro es aún mayor, sostiene Morales, ‘dado que la democracia está amenazada no solo por decisiones propias, sino por la intervención de una potencia externa, de un Estados Unidos acostumbrado a tratarnos como colonia. Amenazan nuestra democracia desconociendo nuestra soberanía, con la complicidad de un gobierno débil, dejando a la opinión pública a merced de monopolios periodísticos que no tendrán reparo en imponernos sus intereses como verdades', concluyó.

LA SITUACIÓN LEGAL
El artículo 17 de la Constitución Nacional estipula que las autoridades están instituidas para proteger en su vida, honra y bienes a los nacionales donde quiera se encuentren y a los extranjeros que estén bajo su jurisdicción.

Bajo este principio, Juan Carlos Araúz, vicepresidente del Colegio Nacional de Abogados, insiste en que siendo el dueño de los diarios un panameño, las autoridades ‘deben ejercer el control necesario para garantizar su funcionamiento, indistintamente que la inclusión en la ‘Lista Clinton' determine que ciudadanos norteamericanos no mantengan vínculos comerciales con quienes estén incluidos en esa lista. Las autoridades deben impedir que la medida adoptada por el Departamento del Tesoro afecte la libertad de expresión y de ser informado'.

El abogado expresa que la afectación sobre los medios es directa, considerando el rol histórico que tienen estos medios en la sociedad.

‘La situación de los periódicos no se resuelve con prórrogas, porque en un estado de derecho es tan válida la situación del accionista como de sus trabajadores. Tampoco es la venta, sino resolver el tema de la inclusión en la ‘Lista Clinton' de sus accionistas. En ese sentido, hay que darle explicaciones a la sociedad para saber de qué manera los diarios fueron utilizados —si es que fue así— para el lavado de activos y más cuando el Ministerio Público emitió una vista fiscal en la que dice que no ha podido acreditar el delito ni la vinculación del accionista', manifestó Araúz.

El desenlace, en esta angustiosa situación que pesa sobre los periódicos, en la opinión de Araúz ‘debe ser el que la sociedad panameña permita. El ciudadano debe saber que si consentimos el cierre de los diarios, estamos sometiendo nuestra existencia como República'.

‘La contribución a la democracia y la equidad informativa están en peligro debido a la intervención arbitraria e ilegal del Gobierno de Estados Unidos', señala el comunicado del Movimiento Independiente de Refundación Nacional (Miren), que rubrica el secretario general, Juan Jované.

En una nota que muestra su apoyo a los trabajadores de El Siglo y La Estrella de Panamá, critica la actuación de los norteamericanos hacia los medios y enfatiza la necesidad de que sea un tribunal quien determine la culpabilidad o inocencia de los señalados.

Marco Gandásegui, profesor de la Universidad de Panamá y columnista del diario, analiza que en primer lugar ‘Estados Unidos actúa políticamente porque si una persona es sospechosa de cometer un ilícito, el caso debe ser tratado ante un tribunal de justicia con el debido proceso que conlleva hasta que llega a un tribunal y el juez dictamina una sentencia. Si esa persona es condenada tendrá que cumplir con la pena. Pero en este caso, Estados Unidos decide castigar a aquellas personas que sospecha tienen actividades ilícitas. Le cortan sus vínculos comerciales con ciudadanos o corporación norteamericana. Ahora, esto es peor que ser condenado porque no solo es condenada esa persona, sino su familia, y si es empresario, los que están relacionados a sus empresas.

El cierre de dos medios tan importantes para los panameños, que les permite gozar de una democracia, es precisamente lo que pretende Estados Unidos porque hoy cierran La Estrella; mañana cierran La Prensa y pasado El Panamá América, no importa de qué ideología sean, lo que pretenden es que el pueblo no se pueda formar ideas de los acontecimientos', dijo el docente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario