domingo, 25 de diciembre de 2016

‘Si se apaga La Estrella de Panamá vamos a quedar en tinieblas’

En la Navidad, el Arzobispo José Domingo Ulloa pide una explicación a EEUU y al Gobierno panameño para entender el caso de la editorial GESE. También habla de su vida, la visita del Papa Francisco, y la Iglesia

José Domingo Ulloa dijo a El Polígrafo que la Jornada Mundial de la Juventud realmente es la jornada del papa Francisco.


Nació un 24 de diciembre. Un presagio astral que le marcaría la ruta de su vida, de su fe y su misión de vida. Ayer cumplió la edad suficiente para presentarse como jubilado y recibir un descuento del 25% en muchos artículos. Eso lo tiene feliz, confiesa. Los títulos los acepta con humildad, recientemente nombrado Arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa prefiere que le llamen padre José, más cerca de sus primeros pasos.

¿El Papa Francisco ha tratado de radiar la humildad, pero usted cree que esto se ha conseguido en las Iglesias, o sus representantes?
El Papa Francisco ha sido una bendición para la Iglesia católica. Viene a llenar un vacío de líderes que necesita la humanidad. El gran reto y el más grande sufrimiento del papa es que en la Iglesia podamos recuperar los principios de sencillez y de lo que somos ante los demás, y hay resistencia en todos los ámbitos.

¿La gente se arraiga más a los espiritual o a lo material?
La gente se resiste, pasa en la Iglesia y la sociedad, lo que nos está matando es el poder, de soltarlo o de entender el poder de otra manera.

¿El poder eclesiástico, o el político? ¿a cuál se refiere?
Todo poder. Todo poder tiene que ser para servir a los demás y el que aparentemente está arriba tenemos que ponernos al servicio de los demás.

¿Cuál es su opinión acerca de los procesos que se le siguen a los exfuncionarios?
Yo creo que tenemos que tener dos conceptos. El que tiene el pueblo me preocupa y el concepto real de la institución de justicia. Cualquier pueblo democrático, siempre y cuando se respete la presunción de inocencia y los derechos humanos, a ti o a mi o a cualquiera que ostente un cargo público, o normal sería que nos investiguen, pero llevando el debido proceso. Con pruebas fehacientes de la presunta acusación y después que yo tenga el derecho a defenderme y decir si es cierto o no es cierto.

Tengo la curiosidad si algunos procesados que se siente perseguidos, le pidieron que interceda con las autoridades para que cambien de postura...
Si llegan. Lo que hago es escucharlo porque la Iglesia está para servir a todos. Si hay una camiseta que yo me pongo es la de Panamá por encima de los partidos políticos y de cada panameño hay una situación.

¿Pero intercede?
No, en eso somos muy respetuosos y también hablamos claro de la situación, tenemos que respetar la independencia de poder. Está la realidad de la justicia humana pero nosotros acompañamos en el ámbito de derechos humanos para asegurarnos que se les apliquen. Yo le digo a cualquiera que si yo estoy convencido de que yo no he hecho nada no debo tener temor a una investigación.

Bueno esas cosas tienen doble matiz…
Si es curioso, y no juzgar por ser políticos, hay que mirar a las capas que no tienen tanto poder. Que dicha poder decir que en algunas cosas yo me he equivocado, aceptar, el gran problema del ser humano es como Adán, echarle la culpa a Eva y ésta a la serpiente. Pero yo creo que tiene que llegar un momento en la vida del hombre que si lo hice o no, hay que reconocer.

Pero las consecuencias son arriesgadas…
Yo a los jóvenes les digo que no soy de los que opina que la gente se haga tatuajes, pero yo les digo a ellos que les pago un tatuaje que diga: mis acciones traen consecuencias. Yo se los pago.

El país está polarizado políticamente, ¿cuál sería el mensaje de la Iglesia?
Yo creo necesario, y urgente, reconciliarnos. Es mi deseo de este nuevo año en el que hacemos muchos propósitos. Hay muchas heridas por hechos que se han dado, creo que es el momento de detenernos y dejar que la justicia, respetando la presunción de inocencia y el debido proceso, la dignidad, sin adelantarnos a emitir juicios sobre una persona y dejando esto en manos de las autoridades. No podemos quedarnos tanto tiempo en este mismo círculo.

El ciudadano desconfía de las instituciones encargadas de impartir justicia…
Yo creo que esto, departe de los encargados, frente a esta falta de credibilidad y de confianza de los unos a los otros hay que exagerar los buenos signos porque sino también hay un tema que a muchos políticos les molesta, la percepción.

¿Si no atendemos ese llamado que puede pasar?
Puede seguir hiriéndonos, estancar proyectos buenos que podrían venir del Estado o la sociedad civil porque al final cada quien va a estar pendiente de sus intereses. Hemos perdido el rumbo en el mundo pero también en Panamá pensamos solo en nosotros y nos olvidamos del bien común.

¿Cómo hace la Iglesia para atraer más feligreses después de los escándalos de abusos sexuales que culpan a los religiosos?
Si, ahí también. Lo que avala a los futuros que puedan participar de las iglesias y a los que están ahí lo que va a avalar es el testimonio y la coherencia de los líderes pero también de los feligreses y por ahí es el gran trabajo. También el tener la capacidad de irnos adecuando a los tiempos modernos sin perder la esencia de los que somos.

¿Cómo qué cambios? ¿estructurales?
Yo creo que es más la línea del evangelio, sencillez, humildad, capacidad de entrega de trabajo, transparencias. Eso va a avalar una palabra con las obras.

Ulloa conversa con Adelita Coriat.


¿Qué hay acerca de las nuevas posturas que exigen las minorías y su relación con la Iglesia, los homosexuales por ejemplo?
Los diferentes también tienen su dignidad y su respeto. Después viene el otro marco de su vida, pero como iglesia no los podemos abandonar, acompañar a los que así lo quieran desde el punto de vista espiritual y después cada uno de ellos será responsable de sus acciones. Y después entra el ámbito en donde la iglesia ha sido muy clara en nuestra posición sobre los matrimonios. Pero eso no quita que al expresarnos debemos tener en cuenta que detrás de esas realidades hay una persona que merece respeto.

¿Cómo van los preparativos para la visita del papa Francisco?
Es una maravilla. Podemos decir que esta jornada mundial de la Juventud realmente es la jornada del papa Francisco. El lo decidió así y ha decidido que sea Panamá. Las otras jornadas pasadas, en Brasil y Polonia, ya estaban armadas cuando él llego.

¿Por qué Panamá?
Él tiene una corazonada. A él le preocupa la realidad centroamericana, la cantidad de jóvenes que hay en bandas y en asunto delictivos, y él nos dice: qué gran oportunidad tienen éstos jóvenes de estas regiones para participar de un evento. También hemos tenido la dicha de que todos los obispos apoyaran una jornada centroamericana con sede en Panamá. También los parámetros es que van a venir jóvenes de todo el mundo, pero la mayor parte serían jóvenes de la región, de la calle, incluso la jornada en sí es maravillosa. Estos dos años son un gran reto. Mira, yo estuve visitando las cárceles ayer, sobre todo en los pabellones donde estaban las bandas, ahí se está haciendo un pacto de no agresión, por ahí va la jornada que se hace para este tipo de jóvenes también.

¿Cuáles son los sitios que visitará el papa?
Todavía no están definidos. La semana pasada vino el cardenal responsable de coordinar la jornada. El encuentro del papa con los jóvenes será la capital, eso ya está definido. La semana anterior los jóvenes se distribuirán por todo el país. Aún estamos buscando qué lugar podría ser el del encuentro con el papa, debe ser más grande que un estadio. Después vamos a hacer una campaña para acoger a jóvenes en casa, son mochileros en el buen sentido y lo único que piden es un techo porque ellos traen sus bolsas de dormir, es un espacio solamente. En abril una delegación de jóvenes panameños vamos a ir al Vaticano en donde el papa nos va a entregar la cruz de Juan Pablo II y después podemos iniciar todo el trabajo. Esta es una jornada abierta a la juventud de cualquier religión. La oportunidad que tenemos, debemos destacar que tenemos en Panamá una muy buena relación a nivel inter religioso. Yo estimo mucho al rabino y al hermano musulmán y de las demás denominaciones.

¿Cuánto tiempo durará el encuentro con el papa?
Estaría llegando un martes, el encuentro con los jóvenes sería el jueves, el viernes es el viacrucis, el sábado una noche de vigilia donde los jóvenes se queden a dormir ahí y el domingo. Son cuatro días.

¿Cuánta gente se espera recibir?
No hay un cálculo. En todas las jornadas se inscriben 300 mil jóvenes aproximadamente, pero puede venir más gente.

¿Esta visita tuvo que ver con una petición del presidente Juan Carlos Varela?
No, estos eventos empiezan por la Iglesia local y en esta ocasión junto con la Iglesia centroamericana y el país que acoge esto debe dar el apoyo.

Eso es lógico, pero de ahí a que fuera el propio presidente el que impulsara la visita es distinto…
Es la Iglesia, es a nivel de Iglesia. La Santa sede funciona sabiendo también de que cuando tienen a alguien cercano que va a apoyar la visita, eso ayuda mucho. Es un punto importante, hay requisitos y uno de ellos es que el gobierno local tienda la mano y eso tenemos que agradecerlo pero esto es un proyecto de país. Solo en Polonia habían 6 mil periodistas de todo el mundo, Panamá un año antes será el centro de todo.

El presidente Varela ha mostrado una devoción por su fe, ¿ésto ha influido en la forma de gobernar?, ¿cómo observa usted la relación Iglesia-Estado?
Mira yo ahí soy muy honesto, hay un tema de percepción, pero la Iglesia ha actuado igual que con todos los presidentes. También tienes que ver que la fe llega a algo muy personal y ahí cada uno tiene una forma de expresar su fe, él ha ido sintiendo esto desde antes.

¿Pero ha influido en su forma de gobernar?
Los principios y valores…

¿No debería traducirse entonces en menos corrupción?
Si hay, hay que investigarlo.

Deme su percepción sobre la situación de los medios la Estrella de Panamá y El Siglo, amenazados de cierre a partir del 5 de enero…
No entiendo, y creo que sí se necesita una explicación, cuando veo El Siglo y sobretodo La Estrella, cuando se apague esa luz vamos a quedar en tinieblas. Yo creo que sí urge de las autoridades del Norte (EEUU) y de las de aquí o de los empresarios de aquí que nos puedan explicar por qué se esta apagando esta luz que es la Estrella de Panamá.

¿Qué opina de la rebatiña de los jamones?
Para mi ha sido escandaloso. Hay dos realidades frente a eso, me preocupa parte de nuestra sociedad. Yo entiendo que pueda estar en una situación precaria pero mi dignidad como ser humano vale mucho más que eso. Por un lado la responsabilidad del pueblo y por otro lado creo que es censurable la actitud de los responsables de organizar estas ferias. También hay que cambiar el concepto del jamón, en lugar de un jamón ¿por qué no regalas dos pollos? Es mas barato, también hay que ser más creativos en la comida de navidad.

¿Usted cree que fue mal organizado?
El gran problema es que tienen que explicar que es lo que pasó. Ahí se ve mala organización pero también actitudes nuestras porque también te presentan otra realidad en otros lugares donde la gente hace su fila tranquilo, pero también hay esa desesperación que no nos puede llevar a perder la dignidad.

¿Cuánta gente en el mundo cree en Dios?
Yo creo que un gran porcentaje. Los más sencillos son los que tienen mucha fe. También a veces desde los conceptos teológicos o filosóficos hablamos de una fe que no se entiende, pero la gente sencilla si lo capta. El mundo anda mal porque nos hemos desviado de la fe, cualquiera que es esta porque es la que nos da sentido al dolor, al sufrimiento y a la muerte.

¿Un asesino en serie o un narcotraficante tiene espacio en la Iglesia?
Si tiene espacio. Es duro porque el espacio se lo tiene que trabajar con los que están alrededor que se creen buenos, porque ese es otro problema.

¿Hay muchos que se creen buenos y no lo son?
Así es.

¿Me lo dice con conocimiento de causa o por qué?
Te lo digo porque los conozco (risas) aparentemente son buenos. A mi me encanta cuando lo confirmo con los perfumes olorosos, hay muchos olorosos hediondos y muchos hediondos que son muy olorosos, hay que saber distinguir.

¿Y en dónde están estos farsantes?
Están en todas las capas, la alta, media y baja.

¿Cómo los identifica?
Uy, esos son muy fáciles de identificar (risas) no te voy a dar el secreto. Mira, a veces hay gente que se cree buena, lo tiene tan seguro pero al final tu sabes que es la vida lo que va avalar lo que tu dices. Yo creo que se creen sus mentiras y sus irrealidades y hacen daño.

¿Esos están en el poder o en donde?
(risas) Están en todas partes (risas).

¿Cuáles son sus aspiraciones?
Mi aspiración es seguir sirviendo a la Iglesia.

¿Quisiera ser cardenal?
No. Yo pienso que uno va entendiendo que es mejor servir a la iglesia. Eso llega cuando tiene que llegar a quien le llega.

¿Hay alguna política metida en la elección?
Antiguamente yo creo que sí. El papa ha roto con esa política.

¿Cómo se escogía?
Por influencias. Antiguamente algunos eran por palancas pero el papa Francisco ha roto con eso. Yo tengo muy buenas experiencias y el papa de verdad lo anuncia sin habérselo dicho a ellos.

¿Sobre qué discernimientos se hace esta elección?
Es que él ha querido dar la verdadera forma al cardenal, es una persona que él conoce.

¿Y si no lo conoce?
Ahí han elegido algunos porque los conoce, a otros por circunstancias, trayectorias en la Iglesia, a él le llegan todos los chismes. Yo me imagino que hay personas que ha trabajado en la iglesia que él ya conoce su trabajo.

¿Todo religioso quiere llegar a ser cardenal?
Yo creo que hay que ser honesto, todos decimos que no pero la realidad es que uno siempre aspira más. Hay que preguntarse para qué uno aspira a eso, si es poder, o qué. Es un Don de Dios.

¿Para usted eso es cosa del destino de cada uno?
Yo creo que en el fondo después descubres que hay algo de Dios que te hayan elegido. Es un privilegio que Dios les regala a quienes pueden elegir al papa, para mi yo creo que es la meta de ellos.

¿Qué implica ser un cardenal?
Estructuralmente el sigue su vida normal solo que ahora tiene como un mayor compromiso para estar en algunas instituciones del vaticano aportando. Ese es el papel principal.

¿Gana mejor salario?
No, gana igual.

¿Usted cuánto gana al mes?
Yo gano mis mil dólares. Con eso tengo que pagar los gastos de la casa.

Pero no alcanza eso…
La casa como es de la curia no la tengo que pagar, solo los servicios, agua, luz, teléfono, comida.

Pero también hay donaciones...
Hay algunas, muy pocas. Las donaciones por lo general algunos me las dan a mi personales, pero yo no manejo ningún dinero. Si yo voy a una iglesia por ejemplo, el padre puede tener la deferencia de darme algo. Pero el padre maneja más dinero que yo porque él tiene su parroquia donde la gente le da mas, lo mio, no es por nada, pero la curia me paga y a veces cuando yo voy a una iglesia me dan algo también.

¿El panameño es caritativo, o es duro?
Es curioso, los pobres son los más caritativos, dan limosna, aunque sea .25. Nosotros en la iglesia estamos trabajando en la transparencia y llevar las cuentas claras y no permito que un cura firme junto a otra persona laica, los dineros de la parroquia son de la parroquia. Nosotros tenemos consejos económicos en cada parroquia. Los dineros que se recogen hay una persona que los cuenta y se pagan los servicios. Cada una de las parroquias tiene su cuenta de banco.

¿Y le dan después para la Curia o no?
Eso tengo que trabajarlo porque prácticamente funciona como una trasnacional. Algunas parroquias son muy ricas, hasta tienen más dinero que la curia, pero a las pobres las subvencionamos. Hacemos campañas de promoción para recoger dinero y pagar a los empleados de la curia, hacer caridad etc.

¿Y los padres de las parroquias ricas se les exige que rindan cuentas a sus feligreses?
Se les está exigiendo eso. Eso es lo que estamos llevando ahora, a unificar el rendimiento de cuentas.

¿Entonces ya no llega dinero al Vaticano?
Sí, digamos de lo poco que tengo yo mando al año aproximadamente unos $50 mil. Ahí nos piden cuotas simbólicas, yo les mando eso para las obras de caridad del papa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario