viernes, 12 de agosto de 2016

La primera mitad de 2016 registró 236 homicidios

La tasa de homicidios se redujo considerablemente en comparción al mismo periodo del año 2015, sin embargo, no hay números claros sobre qué cantidad de asesinatos los ejecutó el crimen organizado

Hasta el 31 de julio pasado se habían registrado 66 asesinatos menos que el mismo periodo de tiempo pero del año 2015.

Así lo revela el Sistema Integral de Estadísticas Criminales SIEC que además muestra que la Comarca Guna Yala parece ser el sitio más seguro de todo el país, donde hasta la fecha no se ha contado ni un muerto por causa violenta.

Los Santos, la Comarca Ngöbe Bugle también resaltan como las más pacíficas con un solo asesinato en cada una durante la primera mitad del año en curso. A éstas le sigue Bocas del Toro con 3 homicidios emparejado con la Comarca Emberá.

El sitio más peligroso del país es la capital, que registró 138 muertes por homicidio.

Si bien la tasa de homicidios ha reflejado una reducción importante en este año, aún las autoridades no han sido especificas en las causas o móviles que motivan el crimen. Refleja el resumen proporcionado por el SIEC que un 30% de las muertes se produjeron entre delincuentes, lo que puede ser igual a rivalidades entre pandillas. Cifra que igualmente es significativa en el pastel de causas que motivan los asesinatos. Pero un porcentaje casi igual, el 28% de los casos, no se especifica la causa y se engloba en el renglón de “otros”.

Sorprende, no obstante, que "el crimen organizado" no figure de manera explicita entre los "móviles", ya que el de "rencillas delincuenciales" es un concepto demasiado amplio.

En 2013 y 2014, por ejemplo, se atribuyó el 37% de las muertes al crimen organizado. Sin embargo este dato no se especifica en el resumen elaborado por el SIEC, lo que impide un punto de comparación sobre la evolución del crimen organizado.

El informe hasta noviembre del año pasado, por ejemplo, reflejaba en un indefinido móvil de “otras causas” 158 homicidios, en pandillerismo se contaban 42, y en rencillas 54.

Las muertes de menores de edad han disminuido, pero los jóvenes siguen siendo los más vulnerables especialmente entre los 20 y 29 años. Del total de homicidios, el 91% de las víctimas son hombres.

En cuanto a los femicidios se registra una diferencia con igual periodo 2015 de 12 casos menos, según el SIEC.

El canal endémico (una retrospección de datos por 7 años), indica que existen menos homicidios de los esperado y que hay mejorías en los procesos que se hayan empleado, pero que pudiera estar próximo al número esperado en situación de endemia sino se controla para los próximos periodos.

Por otra parte, expresa el informe, el comportamiento semanal, según el diagnóstico del “umbral criminal” que ayuda a identificar si los homicidios correlacionados con los caos de heridos tienen una actividad anormal, señala que los asesinatos muestran una distancia baja. Sin embargo, los casos de heridos con arma de fuego y arma blanca muestran un indicador significativamente más alto.

El análisis del SIEC es que la mayoría de las muertes se dan principalmente entre los mismos delincuentes, es decir por rencillas y ajustes de cuentas. También se cuentan las víctimas de la delincuencia como robo o daño colateral, en asuntos personales se encierra lo relacionado a riñas y rencillas y las relaciones sentimentales se refiere primordialmente a femicidios.

El día más rojo sigue siendo el domingo, y la hora tampoco ha variado, de 6 de la tarde a doce de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario