viernes, 7 de agosto de 2015

Anteproyecto genera choque de opiniones entre periodistas

La propuesta legislativa que tenía como principal motivación mejorar las condiciones socioeconómicas del periodista, contempla varios artículos en su redacción que podrían convertirse un arma de doble filo

El documento, aunque se encuentra en fase insipiente, ya arranca reacciones de todo tipo. Se trata del anteproyecto de Ley que presentó el diputado de gobierno Juan Moya por iniciativa del Colegio Nacional de Periodistas (Conape), y el Sindicato del gremio que pretende reglamentar la carrera profesional del periodista y del reportero gráfico en Panamá.

La consulta tiene varios puntos como, la creación de una Comisión Técnica Académica de Periodismo (CTAP) encargada de emitir las certificaciones y vigilar el cumplimiento de la Ley. De esta misma Comisión se propone la escogencia de un Tribunal Disciplinario. El documento también reserva el ejercicio para los nacionales y obliga a los caricaturistas y reporteros gráficos a optar por un curso para recibir la certificación.

Los gremios proponentes exigen un salario mínimo para los profesionales y mejoras socioeconómicos para los corresponsales nacionales.

Grisel Bethacourt, expresidenta de Conape manifestó que el ateproyecto está basado en el respeto a la Constitución de la República, normada en el artículo 73, el cual prohíbe la contratación de trabajadores extranjeros que puedan rebajar las condiciones laborales de los nacionales. “Es falso el encarcelamiento de colegas, la campaña de descrédito ha llevado a diversos medios a enumerar supuestas irregularidades sin haber permitido la explicación”, arguyó Bethancourt.

Otro de los proponentes, Filemón Medina secretario general del Sindicato, defiende el principio de la CTAP. Esgrime que la certificación “avala el título académico y pretende regular a aquellos que no han estudiado la carrera”, indicó.
-¿Qué va a pasar con los periodistas empíricos? cuestionó este diario.
- Nada, respondió. Simplemente que van a presentar un documento del medio que conste de cinco años de antigüedad como mínimo. No se ha contemplado qué pasará con aquellos que tengan menos tiempo, agregó.

Medina se mostró abierto a cualquier cambio, “no está escrito en piedra”, dijo.

Bethancourt reaccionó al comunicado de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se manifestó contra la ‘obligatoriedad de la colegiación y la profesionalización de los periodistas, y penaliza con cárcel a quienes ejerzan el oficio sin acreditación profesional' se lee en el comunicado enviado al presidente de la República.

Bethancourt se preguntó: “si la SIP y los dueños de medios no aceptan nuestra propuesta, ¿qué alternativa le damos a las futuras generaciones?, ¿cerrar nuestras escuelas de periodismo?

La opinión de Bethancourt contrasta con la de Jean Marcel Chery, expresidente del Conape quien se opone a la iniciativa en forma y fondo.

La primera parte por considerarlo un proyecto inconsulto, y por “haber utilizado a un enemigo histórico de la libertad de expresión para la redacción del documento”, manifestó.

En cuanto al fondo, Chery dijo que es “restrictivo de la libertad de expresión e información y del ejercicio del periodismo. No le basta su diploma, sino que debe esperar que la Comisión le otorgue su acreditación”, reclamó el expresidente.

Repudió el hecho de que se tipifique la práctica ilícita de la carrera con 2 a 5 años de prisión, y añadió que “el anteproyecto no tiene un incentivo para el mejoramiento de la calidad del periodista ni ética. Se solidariza con la mediocridad”, acotó . Es “egoista con los periodistas que trabajan en el extranjero, ya que podrían ser pagados con la misma moneda que se trata a los colegas en Panamá”, dijo.

Los caricaturistas fueron los primeros en manifestar su rechazo al proyecto. Lo hicieron a través de una sátira en la que aparece un dibujante con un lápiz en la diestra y en la opuesta una tijera que corta los hilos del Comité Técnico Académico que pretende crear el anteproyecto.

El comunicado de los caricaturistas expresa, entre otras cosas, que se les clasifica erróneamente como reporteros gráficos cuando su trabajo se define como opinión editorial.

La Asociación de Corresponsales Extranjeros en Panamá (Acopep), aún no ha emitido formal opinión.

No obstante, el presidente de esta asociación Luis Blanco, manifestó a EFE manifestó a EFE que “ asesores jurídicos panameños advirtieron que la redacción del proyecto riñe” con la Constitución y con “varios artículos de la Convención Americana de Derechos Humanos que Panamá ha ratificado como Estado”.

"Si esta ley se aprobara, el premio Nobel de Literatura y periodista Gabriel García Márquez, ya fallecido, no podría ejercer en Panamá porque no tenía un título de periodista, y el otro premio nobel Mario Vargas Llosa no podría escribir hasta que la junta técnica se lo autorice, bajo riesgo de ir preso", advirtió.

Michele Labrut, corresponsal francesa, también emitió su opinión en la nota citada. "está mal redactada" y debe "especificar que habla de corresponsales de medios locales en provincias y extranjeros que trabajan para medios panameños”, además que "no dignifica al periodismo panameño, solo busca asegurar un salario", puntualizó.

Franklin Bosquez, miembro del Consejo de periodistas y fundador del Colegio, manifestó que dividiría la ley en dos partes.

Una que trate el aspecto socioeconómico de los periodistas que contemple mejor salario, prestaciones la borales etc. “¿Cuánto gana un policía razo? $800 mensuales. Un periodista debe tener un salario que le permita vivir digna y decorosa” inquirió.

El segundo punto en el que estoy en desacuerdo es con la CTAP, que tiene un doble filo, añadió. Bosquez recordó que en tiempos de la crisis política que vivió el país al mando de Manuel Antonio Noriega, el Sindicato de Periodistas “se declaró el brazo del régimen y esos miembros se convirtieron en instrumentos de persecución, era una junta de censura. Sabemos como empieza pero no como termina”reflexionó. Al referirse a la prohibición del ejercicio de los extranjeros en Panamá, Bosquez dijo que “es un egoísmo”.

Agregó que el Ministerio de Gobierno no debe tener un rol en el gremio. “Eso era la censura en tiempos pasados” rememoró. De igual forma indicó que la clase periodística en Panamá adolece del dominio del lenguaje”.

El proyecto esta en discusión en la Comisión de Comunicaciones y Transporte de la Asamblea Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario