martes, 11 de noviembre de 2014

El doble de Financial Pacific

La casa de valores tenía un informante en la Superintendencia, un eslabón más en  la red de corrupción que  carcomía el sistema e impedió que se investigaran las irregularidades a tiempo

La casa de valores Financial Pacific tenía una "garganta profunda" que informaba a los directivos de lo que ocurría en la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV).
 
Era un infidente, una pieza clave, con  acceso a información privilegiada, confidencial, que los ponía al tanto de las quejas que se presentaban ante la entidad regente y, además, les indicaba cómo resolverlas.
 
Para ello, se valía tanto de correos electrónicos que salían de la misma institución, como de memorias y discos.

Este enlace oculto entre Financial Pacific y la SMV, en momentos en que la primera se encontraba ya bajo una intervención, se llamaba Ignacio Fábrega de Obarrio.

Entre otras cosas, Fábrega indicaba a los directivos de la casa de valores cómo debían responder a los requerimientos de la SMV, y no menos importante, les ponía al tanto de las inquietudes e informaciones que solicitaba el Ministerio Público en relación a su caso. 

Así lo recoge la querella interpuesta por la propia SMV ante la Fiscalía Tercera Anticorrupción en contra de Fábrega.Los tentáculos de Financial Pacific  alcanzaban a todas las instituciones del Estado. Nada se escurría sin que Financial se enterase; en la Corte Suprema de Justicia tenían un aliado; había otro en la cabeza del Ministerio Público, así como en la Fiscalía, en San Felipe y en la misma SMV. Financial Pacific no solo tenía ojos y oídos por doquier; también tenía poder. Operaba bajo una estrategia  similar, o igual, a la del crimen organizado. 

PIEZA CLAVE
Fábrega fue nombrado en la Dirección de Supervisión de la SMV el 30 de agosto de 2010. Su cargo le permitía conocer lo que se discutía en la Junta Directiva de la entidad y las instrucciones que emanaban de ella; sabía de las quejas que llegaban a la institución y recomendaba cómo debían responderlas.  Eran todos datos vitales para una casa de valores que desarrollaba algunas actividades más allá del límite que les imponía la ley: captación de fondos para actividades bancarias, préstamos de valores sin sustento, falsificación de estados financieros y desvío de ingresos, por mencionar algunos.

DISCREPANCIAS EN SMV
Al parecer, el rol de Fábrega no solo se limitaba a filtrar información al principal blanco de investigación de la SMV, sino que también, pretendía que sus subordinados avalaran los trabajos contables que él evaluaba  como director de la SMV acerca de la casa de valores.

Alejandro Abood, entonces Superintendente, solicitó a Mitzi Arrieta, oficial de inspección y análisis del departamento de investigaciones administrativas y régimen sancionador, que echara un vistazo a los estados financieros presentados por Financial Pacific en diciembre de 2012.

Tras realizar el trabajo, Arrieta detectó que la información de los estados financieros sobrevaluaba a la casa de valores: los activos a cobrar de los accionistas y los activos contingentes (ambos por supuestamente $12 millones en el balance general) eran exagerados.

Fábrega se opuso a la interpretación de Arrieta e insistió en que los activos se encontraban bien registrados. Cuando Arrieta entregó el informe con sus apreciaciones, Fábrega la insultó. Pero el asunto no quedó solo en esta ácida discusión: meses después, la  oficial de la SMV relataría a la Fiscalía que Fábrega llegó a enviar a un par de abogados a su casa, para exigirle que se retractara del contenido de un memo en el que ésta se quejaba  del comportamiento de Fábrega.

Según este último, si le gritó a Arrieta fue porque “ella lo culpó de le muerte de Vernon Ramos” se lee en  la querella. Sin embargo, Arrieta lo negó, y reiteró que la discusión entre ambos se debió al diferendo sobre los estados financieros de Financial Pacific.De cualquier forma, las amenazas no cesaron. Arrieta declaró que también le enviaron a su casa dos personas desconocidas para pedirle que se hiciera cargo de los estados financieros de la casa de valores a diciembre de 2012, los mismos que ella había denunciado por falsedad. Arrieta no accedió.

LA SORPRESA
Fábrega presentó su renuncia a  la SMV el 30 de junio de este año. El dos de julio 2014, Dalys Terán ordenó el procedimiento de intervención a la casa de valores. Ese día, los funcionarios se llevaron tremenda sorpresa: allí estaba Ignacio Fábrega. Durante el tiempo que tomó la intervención, el hombre no pudo pasar desapercibido,  como tal vez hubiera querido.

Sus excompañeros no entendían a qué se debía la presencia de Fábrega en Financial Pacific, pero todo quedó claro al analizar el sistema informático. En la carpeta de “directores”, se halló el nombre de usuario de Ignacio Fábrega, creada el 2 de julio de 2014. Así lo constató Gabriel Duque, jefe de análisis y programación de informática de la SMV.

Luria Ulloa, otra oficial de la SMV que se encontraba en la diligencia, también lo vio. Ulloa debía verificar el nombre de las personas que se encontraban en el piso 23 del edificio. “Solo estuvo unos minutos y se fue” registraron los funcionarios.  Al parecer para Fábrega no hubo un conflicto de intereses al aceptar la oferta de Financial. 

DESAPARECIDO 
Antes de su desaparición, Vernon Ramos, oficial de la dirección de investigaciones de la SMV, profundizaba en las irregularidades de Financial Pacific. Así lo declaró Mayte Pellegrini, imputada y detenida en el caso de desfalco, quien declaró que Ramos estaba tras la pista de las cuentas que vinculaban al expresidente Ricardo Martinelli con la casa de valores.

“Vernon me preguntó (vía skype) sobre la cuenta High Spirit y unas transacciones que habían realizado Iván Clare y West Valdes (exdirectivos de Financial) en la cuenta de Financial Forex. Me preguntó sobre el procedimiento de cumplimiento. Me dijo que me volvería a llamar, pero nunca lo hizo”, declaró Pellegrini.

La próxima semana se cumplen dos años de la desaparición de Ramos. Tanto la búsqueda, como las pesquisas fiscales a cargo de las autoridades, han sido infructuosas. Carlos Pellegrini, imputado en el caso y hermano de Mayte, declaró ante la Fiscalía XIV que mientras estuvo detenido en las instalaciones de la Policía, se enteró de que habían sido llevadas allí tres personas que supuestamente habían secuestrado a Ramos. Después, no supo más de ellos.

LA RENUNCIA DE ABOOD
Alejandro Abood fue nombrado en 2011 como Superintendente. Entonces denunció las irregularidades en la casa de valores, y con ello, le llovieron las amenazas al teléfono. Fue querellado por los exdirectivos de Fianancial y lo inhabilitaron de la investigación. Abood dijo que  renunció por  diferencias con la Junta Directiva de la SMV.

OFICIAL APUÑALADO
Gustavo Gordón, funcionario de  la SMV,  declaró a la fiscalía XIV que en la casa de valores se hacían préstamos sin sustento, que se falseaban los estados financieros, y que se desviaban ingresos por parte de los ejecutivos principales. También señaló  los nombres de las personas que intervenían en estas irregularidades, y la forma en que se detectaron los faltantes. El 17 de junio fue apuñalado cuando se dirigía a Financial Pacific. No hay detenidos por este hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario