miércoles, 18 de junio de 2014

Compras que comprometen la seguridad en aviación

El SENAN adjudicó dos licitaciones de aspas para un helicóptero por $290 mil

Recientemente, el Servicio Nacional Aeronaval (SENAN) detectó que las aspas de uno de sus helicópteros, el Bell 412, con matrícula AN-135, tenían una fisura. El manual de mantenimiento también les alertaba que las palas contaban con 2,310 horas de vuelo, alcanzaban el punto de mantenimiento que debería ser a las 2,500 horas.

Tal vez no exista algo más importante en aviación que la seguridad de la nave y sus ocupantes. Es lo único que no se sacrifica. En los manuales todo tiene un cálculo exacto.

El AN-135 suele ser el helicóptero en el que vuela el ministro, invitados especiales y uniformados.

El SENAN contaba con dos naves de este modelo, uno se accidentó (AN-137), y el segundo es el Bell AN-135.

Tomando en consideración el tiempo de horas de las aspas del aparato, lo lógico, según opinan fuentes expertas en el tema, era reparar las propias, es decir, las que tiene la nave. Pero no fue así.

En vez, se realizaron dos actos públicos en los que se adjudicaron dos aspas o palas ‘serviciables’ a dos empresas: Raditeck, por $126,260, y American Airparts, por $145,000. Esta última empresa no cuenta con un taller certificado para arreglos de ésta índole. Es la misma compañía a la que se le cedió un contrato por mas de $20 millones para la reparación de cuatro helicópteros Bell 212.

El primer aviso de Panamá Compra convocaba a la compra de repuestos para la aeronave AN -135, y en el segundo, se solicitaba lo mismo, pero se trataba de un Bell 412, sin especificar la matrícula. Esta práctica se denomina división de materia. Y la ley de Contrataciones Públicas lo prohíbe, ya que se trata del mismo helicóptero. El precio tope que puede firmar el director del SENAN es de $250 mil, razón por la que se dividió la licitación en dos partes para poder ofertarla.

Ambos actos se publicaron el 6 de mayo, después se cancelaron y se volvieron a programar para el 15 de mayo. Participaron cinco empresas, las mismas que participaron en el primer acto, y se adjudicaron las palas.

El precio de referencia se fijó en $225 mil y el único requisito era que las palas estuvieran en ‘condición serviciable’, sin un parámetro de horas uso.

Con esto, cualquier proponente podría buscar en el mercado palas con más horas de vuelo que las que tiene la nave actualmente; es decir, más de 2,300 horas, y eso sería completamente legal. Pero al SENAN no le convendría comprarlas con más tiempo de uso que las que tiene.

En ambas convocatorias se solicitó el documento 8130, que describe el récord servicial histórico de la pieza que se entrega al SENAN contra producto. Es decir, especifica de dónde viene la pala, cuántas horas de vuelo tiene, qué trabajos ha recibido, etc. Mientras llega la fecha tope, el oferente puede reservarse la trazabilidad del producto.

Un aspa nueva Bell la cotizó en $207,847, mientras que unas usadas pueden oscilar entre 60 a 70 mil dólares.

Pero la urgencia con las que requería la indumentaria la institución solicitó un tiempo de entrega de 10 días, término que no se cumplió. Hasta la redacción de esta nota, no se habían publicado las órdenes de compra de estos equipos, lo que indica que el helicóptero sigue parado.

Sin embargo, lo que llama la atención es que el 11 de junio, el Ministerio de Seguridad (Minseg) volvió a lanzar otra licitación, esta vez para la inspección y reparación de las cuatro palas del Bell 412, con un precio de referencia de $190,000. Es decir, si se trata del mismo helicóptero, el SENAN compró dos palas usadas y después solicitó la reparación de sus cuatro aspas. Un día después, se canceló el llamado mediante resolución No. 073.

¿Por qué el Ministerio de Seguridad licitaría la reparación de las cuatro aspas si acababa de comprar dos usadas? En este momento solo hay un helicóptero Bell 412 en mantenimiento.

UN 412 EN DUBAI
Belsio González, director del SENAN, informó que la compañía Internacional de Seguros repuso la nave Bell 412 AN-135 que recientemente se declaró pérdida total. Según González, la reposición cuenta con similitudes a las de la nave siniestrada y para decidir qué helicóptero adquirir se hizo una búsqueda en el ‘mercado mundial y se detectó este helicóptero en Dubái’. Además, dijo que la aseguradora ya pagó al propietario $11,300,000. No obstante, los equipos opcionales que se añadieron a la nave elevaron el costo. Una nueva de la misma fábrica Bell cuesta $15 millones. Según González, a pesar de ser del mismo año de fabricación, se trata de una nave usada y tiene 400 horas menos de vuelo que la accidentada.

El aparato fue trasladado a los Estados Unidos, donde acudió un funcionario del SENAN con el propósito de optimizar el equipo. Por ejemplo, cita González, se le añadirá un ‘panel para que tenga vuelo nocturno, lo van a pintar igualito al AN-137, le van a acomodar los sillones y toda su estructura interna será de color negro’.

González añadió que el seguro ofreció un monto tope, no precisó cuánto, pero hay un remanente de $1.8 millones que servirán para comprar los visores nocturnos. Según González, la transacción fue un pago directo entre la aseguradora y el vendedor del helicóptero.

El 6 de febrero del presente año se desplomó en la comunidad de Mamsuggun, de las isla de Ustupo, Guna Yala, el Bell 412 con matrícula AN-137 cuando, supuestamente, se encontraba en medio de un operativo antinarcóticos. Pilotaba la nave el director del SENAN, Belsio González, y durante la maniobra se accidentó dejando saldo de un muerto y varios heridos. Las circunstancias en que ocurrió el incidente no han sido esclarecidas por completo.

La nave se declaró pérdida total.

El Estado pagó por ese helicóptero $15,922,349. Fue un contrato efectuado en el 2011 entre Bell Helicopter Textron y el Minseg, e incluía capacitación para pilotos y técnicos de mantenimiento.

LOS ONEROSOS PASADORES
A principios de abril del corriente, el Minseg adquirió unos pasadores de metal, o pin cotters, de la empresa Agusta Westland. Requería, aproximadamente, según la orden de compra, 2,700 pasadores. Estos artículos no deben sobrepasar los 30 centavos cada uno. No obstante, en la orden de compra cada unidad se cotizó a 27 dólares, lo que hacía un total de $72,000, cuando debería costar $729.

Según Luis Córdoba, director encargado de mantenimiento del SENAN, esa compra la efectuó el Comisionado Cárdenas, que hace dos semanas se fue a un curso a Estados Unidos. Dijo que hasta el momento ‘no se ha pagado un real a la empresa’ y que al recibir el segundo embarque de mercancía deben presentarse las facturas y emitir una nota de crédito a favor de la institución.

Por último, añadió Córdoba que una vez que Agusta Westland les ‘dice que es de 27 centavos haremos una adenda por iniciativa de la empresa en atención a que ellos se equivocaron’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario