martes, 4 de junio de 2013

Políticos; productos del parto social

Las recientes grabaciones publicadas en las redes sociales donde se ventilan extractos de las voces de figuras políticas no son mas que parte de nuestra salud social.

Note usted que las conversaciones indican compra de votos, violencia, comportamientos reprobables, corrupción,  casi todas con un objetivo; llegar al poder a cualquier precio.

Cada político electo a cargo popular es una representación de la sociedad. Incluso aquellos nombrados por el ejecutivo. De hecho todos somos parte de este gran complejo.  El proceder por tanto,  es  producto del entorno; la crianza, los modelos adoptados en la infancia, hogares disfuncionales, el aprendizaje, su formación, las herramientas que se utilizan para solventar crisis o conflictos,  principios morales inculcados, los modelos aprendidos durante el entorno,  nivel educativo, el riesgo social, etc.

Todos estos factores influyen en la personalidad de un servidor público o de cualquiera de nosotros como parte de la sociedad.  Como tal, son recursos que utilizamos a diario en nuestras palabras, nuestros hechos, que al final desembocan en la honradez, el juega vivo, la decencia u otro desempeño.

Son actos hablan de una persona y cuando uno muestra su verdadera personalidad en público, sin ataduras u oscurismos,  incluso pueden predecir la forma en que un individuo actuaría según sea  el escenario. Podría pensarse por ejemplo; de éste espero cualquier cosa, o éste es capaz de esto, o no lo creo de él.  Son impresiones que dejan huella en los hechos y discursos.

En un país serio, cuando se detectan actos indebidos de cualquier persona, especialmente de un político, se procedería a efectuar investigaciones contundentes y fundamentadas. Empezando por la forma en que se deja en evidencia este comportamiento, es decir, por la legitimidad de las grabaciones, seguida de un trabajo de inteligencia policial capaz de recaudar las pruebas necesarias para evitar que el delito quede impune, y con ello lograr desarticular a todo aquel que aprovechando su condición política y de poder.  abuse de ella para efectuar este tipo de fechorías.

¿Qué muestran estas conversaciones?
No es que los de un lado sean mas santos que del otro.  No, evidentemente eso no esta en discusión. La población puede discernir con claridad el fin de estas publicaciones en las redes sociales y los medios de comunicación.

Estamos por tanto frente a un ambiente  político-social corroído, motivado por el clientelismo espontáneo que tapa huecos y crea paternalismo. La situación también abarca otro síntoma; se trata  de una parte de la población que, apanicada ante semejantes escándalos, ha preferido mantenerse sin protagonismos, y por omisión, su morbo la somete solo como espectador ante los nuevos hechos que se anuncien.

Esta crisis de la clase política, que temo se acentuará con nuevas grabaciones, videos o cualquier herramienta que pueda contribuir al descrédito,  inflará una mayor desconfianza del electorado sobre las capas políticas ingenuas que creen que afectarán solo al opositor, sin embargo caen en el mismo saco y se desmoronan por igual ante el electorado, sin distinto de banderas.

La revelación de los más íntimos planes de algunos políticos, o la publicación de material probatorio de hechos pasados de corrupción listos para ser ventilados a unos meses de las elecciones,  deja al final una impresión  generalizada en el ciudadano de reprobación a la clase política.  La encasilla  por tanto como un todo en una podredumbre, falta de toda ética,  oportunista, y cualquier clase de adjetivos irrepetibles en un texto que merece respeto y docencia como el que se pretende.

Los ciudadanos están concientes que quien difunde estas grabaciones tampoco tiene principios, y que es igual o peor al que habla en ellas.  Pues de tener un fin certero, el denunciante acudiría a las autoridades correspondientes y no se ampararía en el anonimato.

A diez meses de celebrarse unas elecciones inéditas en nuestro país, los ánimos se calientan, las advertencias son ignoradas,  y el sanguinario impulso por llegar al poder parece arrasar con lo que se cruce en el camino a cualquier precio.

2 comentarios:

  1. Este escrito es lapidario. Describe la condición de nuestra sociedad con una claridad irrefutable.

    ResponderEliminar
  2. Esta es la real fotografía escrita de nuestra clase política en PANAMÁ. Adela describe aquí una verdad de a puño. Lomas grabe es de que estas publicaciones afectan a nuestras clases mas humildes que por razones de educación no tienen la capacidad de tener la Prudencia necesaria para controlar las emociones. Soy de opinion que todos los politicos deben ir a los tribunales para entregar pruebas de sus argumentos diarios de delitos. Hoy en dí el periódico que más se vende es el que trae mas "dimes y diretes" y todo se queda en el papel y en la conciencia de la ciudadanía quien se confunde y puede estallar un movimiento social que afectará a todos. Esta acción recuerda el caso històrico de SANSON quien estremeció las columnas y murieron todos al derrumbarse el Templo. La Patria exige mas responsabilidad y de existir algun delito acudir a los Tribunales para que se inicie un debido proceso.Mientras no haya fallo de un juez los periódicos acogerán cualquier decir para vender mas sus diarios. La realizad del comportamiento de la Sociedad Política de Panamá esta fotografiada en forma escrita por ADELITA quien es muy exacta al comentar EL PARTO SOCIAL. Excelente análisis digno de reflexionar y analizar. Que debemos hacer para evitar esto?...Lograr la separación de los tres poderes como mandata nuestra CONSTITUCIÓN POLÍTICA.

    ResponderEliminar