sábado, 25 de mayo de 2013

Acontecimientos políticos en la patria



Ing. Humberto E. Reynolds deUnamuno

[comisionado Constituyente 1972]

Panamá hoy en día, a no dudarlo, es un país donde sus gobernantes están comercializando con todo lo Nacional y están llevando a los estadios de la oferta y la demanda la historia presente y futura de la República y de las generaciones venideras. Esta feria de comercio antipatriótico y antinacional va a romper el débil balance entre los partidos tradicionales, aristocráticos, y los de la clase media oligarquizada, llevando al país por los abruptos caminos del ejercicio del poder político y del desgobierno, con una sola víctima, EL PUEBLO.

El pueblo está desorganizado, instituciones populares que existían se han extinguido, habiendo sido destrozadas y malogradas por los denominados partidos políticos que se han sucedido en el poder, incluyendo mi Partido el PRD.  El orden y disciplina existe solamente en la Policía Nacional, aunque bien pagada por el Gobierno de turno, comprando seguridad. Los militares que hacen sus estudios en Academias y que han sido graduados en las artes marciales les va a tocar nuevamente, tomar el poder, repitiéndose la historia en espiral.  Recuerdo carta del General Torrijos enviada al Senador Edward Kennedy demócrata y quien me ayudó en mi exilio junto con el hoy Presidente Barack Obama y les hablo del año 1986 cuando logré asilarme en USA, manteniendo comunicación luchando por los Derechos humanos ya que mi señora esposa y mi hijo menor estaban detenidos en las cárceles nacionales por 42 días. Constancia de ello las pueden verificar en documentos del Senado y aun tengo en mi posesión carta firmada por el Senador Kennedy y que me tocó llevar a Chicago a Barack por instrucciones del Senador para que se atendiese en forma adecuada mi queja. En aquel entonces fue acogida en forma adecuada. Volviendo a la carta del General Torrijos transcribo su contenido que es lo medular de mi preocupación actual. “El Gobierno (en 1968) era un matrimonio entre Fuerzas Armadas, oligarquía y malos curas y como los matrimonios eclesiásticos no admiten divorcios, aquella trilogía de antipatriotas parecía indisoluble. El oligarca, decía Omar en su carta,  explotaba los sentimientos de vanidad y lucro de ciertos militares, incluyéndolos en los círculos sociales y también en las participaciones en sus empresas. El militar prestaba su fusil para silenciar al pueblo y no permitir que la clase gobernante fuera “irrespetada” por la chusma frenética, como llamaban al pueblo y los malos apóstoles de la Iglesia bendecían este matrimonio, para sentarse a la mesa como invitados y poder disfrutar de los beneficios del poder”, esto lo escribió el General Torrijos en su carta y en mi opinión es lo que está sucediendo hoy en día en nuestra Patria.  Se ha vuelto atrás el cambio ha sido de retroceso.

Yo viví ese pasado y conviví con el General Torrijos y el Ingeniero Lakas todas esas peripecias y fui Comisionado Constituyente de las Reformas a la Constitución de 1972 junto con algunos que aún viven.

Respetuosamente consideren estas reflexiones como un llamado de atención para corregir el rumbo que lleva el país.  No creo exista otro General Torrijos que surgirá dentro de 50 años. Lo que si respeto es nuestras generaciones futuras condenadas a sufrir nuevamente lo que sufrimos muchos panameños. Hay que rectificar el rumbo que lleva el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario