viernes, 15 de febrero de 2013

¿Qué diría Marx al comandante?

No es que tenían que mostrármelo para creerlo. Mas bien sí, era necesaria una imagen para volver a desenmascarar aquellas “luchas” en la densa selva colombiana arrastrando a mas un hombre encadenado por el pescuezo que además del peso de su mochila lleva en la espalda una angustia interminable. Miles pasaron meses o años en caletos sin tener contacto con otro ser humano, hasta que sus captores les diera la gana de liberarlos.

Así mantienen a sus camaradas encantados como conejos detrás de la zanahoria con un discurso muy ad hoc al lugar que habitan. Expresiones retóricas apoyadas en aquellas debilidades del capitalismo que desembocan en los explotados, la lucha de clases, la miseria, la riqueza del país vs la pobreza de los oprimidos. Siempre habrá verbo para eso, pero también hay quienes pagan con su libertad esa fumarola de ideas que se enmascaran en el narcotráfico, la extorsión, asesinatos, secuestros y un sin numero de acciones contradictorias a los principios básicos marxistas-leninistas en los que dicen basar su lucha.

No hay boca alguna en las sobremesas decentes de la que salgan bondades sobre ellos. Todo porque en apariencia resulta esperanzador el discurso de igualdad, anti imperialismo, anti consumismo, y todo lo anti que choque con sus propios intereses. Cualquier frase como la lanzada a punto de sentarse a negociar el proceso de paz con la administración Santos deja muy claro el antagonismo de su discurso; “las Farc no tienen secuestrados, no ha tenido relación con el narcotráfico y no realiza actos terroristas”.

Pero lo que menos uno espera es ver las nalgas de uno de sus principales guerrilleros, Iván Márquez vestido de uniforme verde oliva, con el escudo de las FARC en el brazo derecho, lentes de sol, botas de caucho impecables y un look de revista, sobre el asiento de una Harley Davidson. Ni el color rojo de la moto es capaz de recordarle la insurgencia Jacobina, o la izquierda antimonárquica y menos el símbolo revolucionario de las masas antioligárquicas.

La foto puede arrancar carcajadas por la ridiculez y contrariedad que reflejan los simbolismos retratados, ni hablar de la connotación irónica que transmite su protagonista.

Como quiera que sea, la imagen es evidencia de que el secretariado también queda sometido ante el diabólico capitalismo, que los gustos de la oligarquía son capaces de superar la incómoda ideología marxista y que las tentaciones del consumismo alcanzan no solo a los mas ricos, sino a todos, incluyendo a los mas hipócritas.

1 comentario:

  1. Ningun Marxista rechaza un dolar ni siquiera lo enciende mas bien lo guarda. Ahora que el comunismo cayo en Rusia y que el SOCIALISMO se está imponiendo, ninguno rompe un dollar, lo que si se es de que Fidel y su Hermano tienen enmarcados los cheques de los Estados Unidos de sus anualidades por la Base de Guantánamo. Recuerdo conversaciones con Omar Torrijos y Castro y los consejos que le dio Castro con relacion a como manejar las relaciones y OMAR sacó la frase "NI CON LA IZQUIERDA , NI CON LA DERECHA , ESTAMOS CON PANAMA" Parte de la Historia Respetuosamente,

    ResponderEliminar