viernes, 18 de enero de 2013

Guerra avisada no muere soldado

Willy Cochéz, ex embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos, parece haber olvidado esta frase, al menos no la recordó cuando decidió tomar la palabra en la sesión de la OEA. Cochéz pasó por alto la advertencia de la cancillería panameña que le solicitó por escrito y verbalmente no tocar el tema de Venezuela en la reunión ordinaria que se celebraría el 16 de enero pasado.

Tomó la palabra y no solo abordó el tema venezolano, sino que cuestionó con acidez la funcionalidad de la OEA en función a la carta democrática.

“Estamos en presencia de una democracia enferma” esta fue la frase que pronunció Guillermo Cochéz al referirse a la situación de Venezuela. En el mismo discurso el ex embajador manifestó que el Secretario General de esta organización, José Miguel Insulza se había “precipitado a convalidar” los sucesos en Venezuela, donde el presidente Hugo Chávez no asumió físicamente su cuarto mandato consecutivo por estar convaleciente.

Aún después de que sus palabras le costaran el puesto, Cochéz afirmó que no se arrepiente de lo ocurrido, aceptó que “el miércoles 16 habiendo pasado 25 días de vacaciones en Panamá nadie me dio una reunión a pesar de haberla pedido con el canciller, y me dijeron hoy no puedes hablar, y les dije lo siento yo si voy hablar.

Yo la desobedecí porque consideré que no me parecía lógico de que después de tres años y medios de que no me han dado ninguna línea no me dieran una justificación”. El ex embajador agregó: “No me arrepiento de lo que hice (… ) desconocía que había unas relaciones tan estrechas con el gobierno venezolano”.

Cochez dijo al canciller Rómulo Roux que no pensaba renunciar a pesar de haber contrariado su orden, y que si el presidente Ricardo Martinelli tenía otra consideración con él, pues que lo hiciera. Acto seguido el ejecutivo procedió a destituir a su embajador ante la OEA. “Panamá debe respetar lo que esta ocurriendo internamente en Venezuela” manifestó el canciller panameño Rómulo Roux y agregó que le dio instrucciones escritas al embajador Cochéz para que no hiciera comentarios sobre el tema de Venezuela. Agregó se aseguró de llamarlo personalmente para discutir el contenido de la nota, donde se le solicitaba puntualmente que no hiciera comentarios sobre el tema de Venezuela.

“No podemos permitir que ningún representante del servicio exterior panameño haga ningún tipo de declaraciones o lleve a cabo acciones que desconozcan las funciones específicas de los lineamientos de la república de Panamá”.

La nota en mención hace referencia a otras intervenciones de Cochéz frente al tema de Venezuela y se le advertía que en este momento no se debían hacer comentarios sobre el tema.

“Panamá busca que la OEA se mantenga como una institución vigente, es difícil tener a un embajador criticando la OEA, o diciendo que cierre sus puertas” manifestó Roux.

Venezuela reaccionó con un mensaje en que se mostraban sorprendidos por las declaraciones de Cochéz y solicitaban aclarar si el discurso se ajustaba a la posición del país o del criterio personal del embajador.

El Canciller Roux admitió que el Secretario General José M. Insulza en ocasiones anteriores había hecho referencia al comportamiento de Cochéz en las sesiones, y “es sabido las diferencias que ellos han tenido”. No obstante, la destitución según Roux, obedece principalmente a un tema de disciplina.

En esta ocasión, a diferencia de las anteriores, el ministro Roux afirmó que a pesar de las diferencias con Insulza, el ex embajador no fue removido de su cargo, pero que en esta oportunidad al desobedecer una instrucción puntual el ejecutivo decidió removerlo del cargo.

Cochez afirma que en un encuentro que tuvo entre algunos colegas escuchó a uno de ellos decir “este cae pronto” haciendo alusión a su persona, por lo que no descartó que su salida fue fraguada con el consentimiento del gobierno panameño, aunque no quiso dar detalles del porqué tendrían interés en quitarle el puesto.

1 comentario:

  1. Desde lejos te leo ahora que me levanté y queria comentarte que de Cochez esta actitud era de esperarse. El tiene bien analizado de que se acaba el tiempo de Gobierno y necesitaba distinguirse a insistir en lo que el combatió de años. De haberse quedado callado quedaba como complice acomodaticio a su salario. El es mas vivo que tío conejo y logró zafarse usando la mejor fórmula siendo destituído por defender sus creencias. Ha podido hacerlo en forma diferente pero con sus problemas con Insulza y tantos se quedaron callados convirtiéndose en cómplices era su oportunidad de oro para salir con alta imagen de principios.Pronto lo escucharás en la lucha de la democracia que el mismo no la practica en lo personal.Saludos Respetuosos Adelita.

    ResponderEliminar