miércoles, 16 de enero de 2013

¿Diplomacia deprimente o democracia enferma?

“Estamos en presencia de una democracia enferma” esta fue la frase que pronunció Guillermo Cochéz, embajador de Panamá ante la OEA, que sacó de quicio a su homólogo venezolano Roy Chaderton quien no tuvo piedad en su respuesta; "Usted (embajador de Panamá) se reúne en Washington y en la Ciudad de Panamá (capital panameña) con personas de la derecha y con terroristas, mantiene contacto con fascistas antivenezolanos", acotó. Y añadió; "no es un político, ni diplomático, ni caballero, usted es un patán".

El embajador Chaderton solicitó a la derecha internacional cortar la “alocada, persistente y patológica” cadena de intromisiones contra Venezuela.

El debate que pronto se convirtió en un amargo intercambio de ideas e insultos entre los embajadores de Panamá y Venezuela, tornaron la ordinaria reunión en un tinglado diplomático.

Mientras la sesión avanzaba, las voces a favor de Venezuela se acumulaban. ¿Qué intención tendría Cochéz en pronunciarse de esta forma si el mismo Insulza afirmó que "respeta cabalmente" las decisiones tomadas por los poderes institucionales acerca de la toma de posesión de Hugo Chávez?

La cancillería panameña, el respaldo clave que requería Cochez para validar y robustecer pronunciamiento, también le dio la espalda, salió a la censura de las declaraciones de Cochez, aseguró que actuó sin el consentimiento del gobierno nacional. En palabras cortas la cancillería argumentó que no consintió la posición del embajador, mas bien, desea una pronta recuperación del presidente venezolano. Pero cual es la posición del país frente a la situación que atraviesa Venezuela?, tiene alguna como para poder guiar a su embajador en este foro o no?

Ante esta situación en la que se pone en entredicho la diplomacia panameña, cualquier hombre de carrera se preguntaría es si el gobierno pedirá la renuncia a su embajador en la OEA por supuestamente actuar en forma improvisada. No obstante al leer detenidamente el discurso del embajador panameño cuestiona mas bien la posición de la OEA con respecto a la situación venezolana.

Posición que no parece compartir Rómulo Roux, su jefe y canciller de la República que mediante un comunicado e incluso en su twitter reprimió las declaraciones de Cochéz, aduce que el embajador “actuó sin consultar con la Cancillería y de manera improvisada elaboró posiciones, que distan mucho de ser la posición del gobierno nacional”. El estado de salud del presidente Chávez es prácticamente un misterio en Venezuela, a pesar de los partes que emite el ala gubernamental sobre la salud del presidente y la reciente designación de Elias Jaua como canciller de la República, tal vez como una prueba de la conciencia de Chavez y su poder de gobernabilidad, la oposición se pregunta porqué durante un mes, el mandatario no ha aparecido públicamente.

Cochez había dicho en una reunión ordinaria de la OEA, que “en diciembre (pasado) señalé que el presidente de Venezuela debía explicar con mas claridad su estado de salud”, declaraciones que el embajador venezolano calificó de “venenosas y miserables”. "Señor embajador de Panamá le ruego tomar mis comentarios exclusivamente a título personal, todavía a estas alturas, me niego a admitir que sus recurrentes agresiones contra mi país y mi Gobierno, así como sus comentarios venenosos y miserables sobre la salud del presidente Chávez a quien por usted desea la muerte, los haya hecho o los haga siguiendo órdenes de su gobierno", manifestó Chaderton.

Llama la atención la conducta del embajador estadounidense ante este organismo, no secundó a Cochez, en cambio guardó silencio. El único país que le dio un espaldarazo fueron Paraguay y Canadá.

Las declaraciones del embajador panameño son sin duda una reflexión acerca del papel de la OEA en el caso Venezolano, una posición que pocos secundaron y que al parecer causaron un susto diplomático a la cancillería panameña que motivó una reacción de descrédito público y de remiendo de la diplomacia panameña ante el pleno de Estados Americanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario