lunes, 24 de septiembre de 2012

El sabor agridulce de los Tratados comerciales

La Unión Europea y Centroamérica firmarán convenio de Asociación. Centroamérica tendrá un acuerdo con la Unión Europea que no solo incluye el intercambio comercial, sino también el diálogo político y la cooperación. Hasta ahora la relación entre ambos bloques esta basada en preferencias arancelarias que otorga la Unión Europea a Panamá por ejemplo, sin embargo, a partir de la entrada en vigencia de este acuerdo las exportaciones y/o importaciones serán libres de impuestos en ambas partes.

“Recientemente se firmó un acuerdo de asociación para hacer de este sistema uno mas previsible con un acuerdo de asociación que regule para los próximos años como se va a hacer la exportación para Panamá” informó José Luis Martínez Prada encargado de negocios de la delegación de la UE para Costa Rica y Panamá. Esto incluye todos a todos los productos que logre exportar Panamá a la UE. El diálogo comercial es justamente el mecanismo que regula como va a ser la relación comercial en los próximos años. El acuerdo próximo a implementarse, una vez que la Asamblea de diputados de cada país lo apruebe, tiene mas de dos años de estar negociándose por lo cual es una forma de establecer vínculos internacionales por parte de la UE. La situación económica que vive el mercado europeo no debería afectar el intercambio de mercancía a futuro, además la idea es que los productos que entren a Centroamérica lo hagan sin incentivos de origen, es decir, sin subsidios así como sin impuestos al momento de su introducción. Lo que interesa entonces a los empresarios panameños, además de otros renglones primordiales, es poder cumplir con toda la normativa existente de producción de productos y que cuenten con la calidad de exportación. Esta última se determina según el mercado y se toma en cuenta las normas sanitarias, inspección de laboratorios y todo un sistema establecido con mecanismos para auditorías. “Este tratado en particular tiene tres componentes importantes que servirán también para ampliar las relaciones entre ambas partes, además de la comercial, también interviene el diálogo político que sirve para intercambio de información de todo tipo; derechos humanos, fiscales, a las que se le dará un seguimiento a través de reuniones anuales” acotó Martínez Prada. Es una oportunidad adicional de integrar 500 millones de habitantes con alto poder adquisitivo. La pregunta es si estamos en condiciones de aprovechar esta oportunidad que ofrece el mercado europeo. El sabor amargo de este dulce es la respuesta que dio el presidente de la Asociación de Exportadores de Panamá (APEX) Juan Planells; “no estamos en condiciones. No podemos aprovechar esas amplias oportunidades en la forma en que debiéramos, tenemos mucho trabajo que hacer en capacitación, los productores necesitan información de estas actividades”. Un punto clave por ejemplo es la asociatividad entre los exportadores a los megamercados, el financiamiento necesario para llegar a los volúmenes requeridos. Serán necesarias fabricas que requieren equipamiento costoso, seguimiento al productor exportador para que puedan enfrentar las vicisitudes que se presenta. Otro punto que mencionó Planells se refiere al acompañamiento en la revisión de las plantas procesadoras cuando se trata de productos alimenticios por ejemplo. “Es una larga lista que debemos adecuar para que esta oportunidad que se abre de verdad se refleje en beneficio para la población” agregó. Una experiencia similar vive Panamá con la entrada en vigencia del Tratado de Promoción Comercial TPC con Estados Unidos, próximo a implementarse en octubre. En este aspecto se plantean aún ciertas dificultades mas que todo en forma logística cuando no se atiende a los exportadores para que sus contenedores tengan prioridad en el manejo de carga, además de la burocracia entorpece los trámites. Por ejemplo, dice Planells, “la ventanilla única del MICI acaba de acoplar todos los representantes en un solo escritorio, pues anteriormente no estaba asistiendo el representante del Ministerio de Salud ni la ARAP (Autoridad de los Recursos Acuáticos), y eso era para que el exportador no tuviera que desplazarse a cada oficina en particular, cosa que raya con el espíritu de ventanilla única”. Hay ciertas dificultades, aun así, porque los funcionarios que asisten a esta ventanilla no tienen poder de decisión o no cuentan con la información necesaria en su lugar de trabajo.

Otro punto importante es la comunicación, “no son las mejores y el resultado final es el retraso para el exportador” agregó Planells. Al final esto se traduce en tiempo y costos. Hay de todo en este reto, una parte del gobierno que tiene que hacer su esfuerzo para que se eliminen los obstáculos y los gremios empresariales al divulgar la información para que investiguen sus agremiados, que participen y que conozcan cuáles son los problemas que tienen. Suele suceder en ocasiones que los empresarios optan por resolver sus propios problemas sin participar al gremio de los mismos, situaciones por tanto, que silencian las posibles soluciones a problemas y se limitan en compartir tal experiencia a otros empresarios que pudieran atravesar por el mismo problema. Debe haber una comunicación estrecha entre el sector público y privado para mejorar estos temas. Un talón de Aquiles para el sector de la agricultura y la industria es que no son considerados temas importantes para la banca, porque el negocio esta en el sector servicios, es decir, “estamos fortaleciendo al mas fuerte, estamos ayudando a que se desarrolle aún mas el sector servicio cosa que esta bien, pero no estamos atendiendo entonces al otro sector porque todas las energías están dirigidas a servicios” acotó Planells. Al final no tomamos en cuenta que la agricultura y la industria son quienes brindan empleo mas allá de la franja canalera, un empleo decente que distribuye riqueza. Panamá exporta a Europa el tradicional banano, café, cacao, camarones, pescado y otros productos del mar. Al año se consolida a la U E 164 millones de dólares en exportación, de ellos Suecia es el país a donde mas llegan productos panameños. Alemania recibe aceite en bruto de Panamá . Es decir hay muchas oportunidades pero pocas se concretan en realidad, para lo que Panamá necesita de verdad es exportar bienes, somos fuertes en servicios y eso es lo que compensa la balanza pero faltan bienes que son los que dan mayor sostenibilidad en la economía. Áreas como seguros son vulnerables, en comparación con la industria y la agricultura que dan mayor sostenibilidad y estabilidad laboral. En productos terminados, programas, de riego, insumos y fungicidas el país tiene aún un tramo por recorrer en comparación a las potencias europeas o norteamericanas. No obstante se aprobó en este tratado que cuando se importen productos agrícolas a los países centroamericanos sean sin incentivos de orígen por lo que logra equiparar una carga mas justa en este intercambio, no mandan a Panamá productos subsidiados y además entrar al país sin arancel. La entrada en vigencia de este tratado esta previsto para el proximo año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario