lunes, 1 de agosto de 2011

El cambio al transporte moderno no logra arrancar por falta de recurso humano


Los buses fuera de circulación que han pasado a manos del Estado lejos de un alivio podrían convertirse en un dolor de cabeza.  Comencemos por su estado mecánico;  debemos recordar que se trata de camiones  viejos que han cumplido con su vida útil, muchos tienen mas de 10 años de vida, en un principio se adquirieron como buses de segunda mano, usados, y  aunque supuestamente algunos  de ellos han sido  habilitados por el INADEH para su circulación, otros de plano no tuvieron remedio.   Cabe advertir que estos camiones ya  están sobregirados en kilometraje y años de servicio.  ¿no saldría mejor comprar buses nuevos?

Basados en lo anterior podríamos decir entonces que el Estado compró pura chatarra para limpiar  el transporte en el país?  Se han comprado ya 500 buses de corredor, de las rutas troncales que se componen de dos mil buses, solo se han adquirido 92,  lo que indica que aún una gran flota esta por pasar al gobierno.

Si es verdad que el Estado busca solucionar el problema de transporte en el país, tengamos en cuenta que la mayoría de ellos son marca Ford, su tiempo útil se ha expirado por lo que la gran mayoría  han sido modificados con diferentes máquinas, considerando la dificultad para adquirir los repuestos y lo costosos que son los aún existentes.   En pocas palabras, se trata de buses viejos cuyo uso podría provocar accidentes lamentables, pues en muchos casos las piezas faltantes han sido producto del ingenio de sus conductores y de mecánicos cuyo único fin es regresar a circulación  el camión por el tiempo que dure la reparación.    Qué decir del inflado costo del mantenimiento preventivo.   Quien se hará responsable  en caso de que ocurra un accidente con consecuencias fatales?

Aun suponiendo que algunos de estos buses se encuentren en estado “aceptable” cabría la pregunta: bajo que criterios selectivos se hace su repartición? ¿ a quienes se les otorga?  Bajo que condiciones y con que presupuesto cuentan estas instituciones o diputados destinados al mantenimiento de lo que queda de vida útil de estos autobuses?

En un principio se mencionó la idea de utilizar el transporte para que el MEDUCA movilizara a los estudiantes, sería una excelente idea para aliviar el bolsillo familiar, pero ¿a que costo haríamos este sacrificio considerando la seguridad de nuestros niños y jóvenes tomando en cuenta su integridad física y  las condiciones  de estos autobuses?

Cabría entonces una última reflexión basada en lo anterior;  porqué los buses inservibles para el transporte colectivo si son útiles para trasladar a otras personas si su condición no ha variado en nada?   De ocurrir un accidente de proporciones similares a los anteriores, ésta vez cual será la diferencia si sigue siendo gente la que los usa para movilizarse?

La política se mete en todo esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario