lunes, 2 de diciembre de 2019

Transporte refrigerado, uno de los principales retos de la Cadena de Frío


Tres nuevos directivos de la Cadena de Frío fueron ratificados por el pleno de la Asamblea Nacional. El millonario proyecto, creado en 2009, aún no completa su ciclo logístico, una de las principales tareas para evitar la merma de los productores y equilibrar los precios

La Cadena de Frío hasta ahora es un gigante dormido que para despertar requiere que varios de sus eslabones funcionen.

Ayer tres nuevos integrantes de la Junta Directiva de este proyecto fueron aprobados por el pleno de la Asamblea Nacional: magister Ricardo Janson, designado por el presidente Laurentino Cortizo; ingeniero Severo Sousa en representación del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), y el licenciado Lorenzo Jiménez quien representa a la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Panamá (Unpap).

Antes, pasaron por el filtro de la Comisión de Credenciales en donde los diputados Juan Diego Vásquez y Ana Gisell Rosas, votaron en contra de la designación de Sousa, por no ser funcionario de la entidad que representa.

En la comisión se centró un debate en torno a la figura de Sousa porque éste no es funcionario de la institución. Pero el presidente de la comisión, Ábrego, indicó que entre los requisitos no se exige que éste tenga que ser funcionario. La diputada Ana Gisell Rosas también mostró su inconformidad por la designación de Sousa, ya que no forma parte del sector agropecuario.

“Como productora y comisionada en este caso, debimos haber considerado a alguien vinculado al sector para ser la voz”, manifestó Rosas.

“En el caso de Sousa viene designado en representación del Mida, no importa que sea o no funcionario porque la ley es clara, tenemos que actuar sin mezquindad, no porque nos guste o no, sino que debemos ser celosos en el cumplimiento de nuestras responsabilidades”, defendió Ábrego.

“Los diputados están en su derecho, pero la Ley en ningún momento dice que el representante del ministerio debe ser funcionario”, aclaró Sousa.

Una vez superado el primer filtro, los caballeros fueron aprobados en el Pleno para lo cual se modificó el orden del día.

La Cadena de Frío se conceptualizó en 2009. Es un proyecto en el que se han invertido más de $300 millones, pero aún no completa el ciclo logístico que requiere para cumplir su objetivo principal, abaratar costos, reducir mermas en beneficio del productor nacional, además de equilibrar los precios de oferta y demanda.

El transporte terrestre refrigerado, el no refrigerado pero que requiere de una optimización, así como el acondicionamiento de algunos centros post cosecha, son parte del motor esencial para que el consumidor tenga en su plato alimentos de calidad a buen precio, y para que los productores reduzcan sustancialmente las mermas.

Muchos productores, no obstante, no creen en este concepto. Para ellos, el nuevo directivo Ricardo Janson, tiene un mensaje: “hay que educarlos para que vean las ventajas de la cadena y se sumen porque reducirán sustancialmente las mermas de su producto hasta un 8%”, dijo.

La lechuga es uno de los vegetales que más merma representa. Debería permanecer a 2 o 3 grados centígrados, pero al ser transportada en camiones sin las condiciones necesarias se maltrata.

En cambio, con el transporte refrigerado podría tener una vida de hasta 30 días.

La percepción de la ciudadanía sobre la Cadena de Frío parece limitarse al Merca Panamá, el nuevo mercado que abrió sus puertas recientemente donde se venden frutas, verduras y granos, sitio que acoge la producción del interior del país para la venta al mayoreo y menudeo.

Pero es más que eso, mencionó Sousa: “involucra un tema logístico que tenemos que procurar que los productores tengan a tiempo su producto, ya sea en el mercado local e incluso en algunos casos internacional, reduciendo la merma al máximo. Así como procurar que los centros de abastecimiento funcionen al 100% y negociar con el transporte terrestre para que se de el sistema logístico”.

Por muchos años la Cadena de Frío estuvo congelada. Tal vez por eso los productores, algunos, han perdido la fe.

En este sentido, manifestó Lorenzo Jiménez, “como junta directiva debemos resolver el tema de los furgones refrigerados para poder bajar la merma que sufren los productores que en este momento está en 30% a 35%”.

Añadió que iniciarán funciones a partir del 1 de enero, “pero debemos iniciar con un plan piloto, no solo falta el transporte, sino que hay que acondicionar algunos centros post cosecha que están a un 70% u 80% de avance, pero lo que hace falta es necesario para un funcionamiento total. Esos centros están en Volcán, Cerro Punta , otro en Potrerillos (todos en Chiriquí) y otro en El Ejido, en Los Santos“, agregó el productor Jiménez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario