martes, 20 de agosto de 2019

El derecho de las aerolíneas extranjeras para hacer escala en Panamá

Se reconoce como la ‘quinta libertad’ a la posibilidad de una empresa para tomar y desembarcar pasajeros y transportarlos entre dos países que no sea el país originario de la aerolínea. Once naciones tienen convenio con Panamá pero por ahora el mercado es de Copa

Once países tienen convenios aeronáuticos con Panamá para implementar el derecho a la ‘quinta libertad’. Esto quiere decir, que las aerolíneas de estas naciones pueden tener el derecho de tomar y desembarcar pasajeros, correo y carga con destino o procedente de otros países. Lo que permite recoger pasajeros en el país y transportarlos entre dos países que no sea país originario de la aerolínea.

Sin embargo, hasta el momento no se han concretado.

Estos países son: México, Estados Unidos, República Dominicana, Chile, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Colombia, Paraguay y Países Bajos.

Este mercado, por lo tanto, lo ha atendido la empresa de aviación panameña Copa, líder en las conexiones desde Panamá a más de 80 ciudades en el continente.

Las libertades del aire en ámbito de derecho aeronáutico se definen como una serie de derechos que garantizan a las aerolíneas entrar en el espacio aéreo de otro Estado.

Se enumeran cinco libertades entre las que figuran asuntos técnicos y comerciales.

¿Por qué los países no aprovechan la quinta libertad que les ofrece Panamá siendo éste un país de tránsito, un hub de conexiones a todo el mundo? Un exfuncionario de Aeronáutica Civil explicó que los países no lo han incluido en sus programas por ser un mercado reducido.

“Una vez establecidos los derechos, dependerá del interés comercial de cada aerolínea decidir volar al país con el cual existe un acuerdo bilateral. A nuestro entender, en los últimos 30 años no se ha negado el derecho de volar a Panamá a ninguna aerolínea que lo ha requerido”, respondió el departamento de comunicaciones de Copa.

En un escenario en el que se permitiera que aerolíneas extranjeras paren en Panamá para recoger pasajeros hacia otros destinos, Copa sostiene que “sería muy positivo para Panamá, ya que se seguiría expandiendo la amplia conectividad que ofrece el país, que según IATA (International Air Transport Association) cuenta con el hub aéreo mejor conectado en todo Latinoamérica”.

Es un mercado basado en oferta y demanda. El Istmo es un mercado pequeño, y a pesar de los esfuerzos de las autoridades, aún no ha logrado convertirse en un destino turístico en el mundo en forma sostenida. Un sitio con atracciones distintas para el viajero.

De hecho, la mayor parte de los pasajeros que viajan en Copa son ejecutivos, no turistas. Lo que merma a Panamá como destino turístico y lo prioriza como punto de tránsito hacia otros destinos.

Por ejemplo, actualmente son raros los vuelos que pueda agendar un pasajero desde Panamá a otros destinos a través de una línea aérea que pare en Panamá y siga su curso a otro destino.

Copa defiende que no mantiene un monopolio en el mercado de transporte de pasajeros.

“Establecer a Panamá como un destino meramente turístico muchas veces no justifica la demanda para las aerolíneas, por eso es que no les conviene hacer el viaje a pesar de que hay cielos abiertos”, manifestó un operador turístico entrevistado por este diario.

Los precios de los boletos aéreos también resultan fluctuantes. Copa defiende que los mismos obedecen a una industria “altamente costosa, cuyos impuestos, que forman parte de los cargos aeroportuarios que no son de la Aerolínea, en algunos casos agregan entre el 30% o 40% del valor del boleto. A ello hay que sumarle el costo del combustible.

Para que el negocio sea autosostenible y podamos mantener y seguir creciendo nuestra base de 9 mil 500 colaboradores en todo el continente, no es viable vender todos los boletos con las mismas tarifas”.

A criterio de algunos especialistas relacionados al sector aeronáutico, las aerolíneas que no aterrizan en el país “es porque no se han programado para hacer las mismas rutas y competir con Copa. Los precios altos de Copa, que a veces bajan, se debe a la estacionalidad de los mercados. Es una libertad tarifaria.

Pero el modelo de las empresas de aerolíneas ahora apunta al bajo costo.

“Lo que falta en Panamá es competencia, que entren otras líneas al mercado” manifestó la fuente de aeronáutica.

CIELOS ABIERTOS
Mucho se habla de ‘cielos abiertos’ como un sistema para promover la competencia entre líneas aéreas por ganar mercados con la mínima interferencia y regulación gubernamental.

El término no es nuevo. Todo comenzó con una gran reunión de los organismos de la aviación para establecer las reglas técnicas de operación de naves comerciales y no comerciales. Los países negociaron entre sí los derechos internacionales de tráfico y de ellos derivaron acuerdos bilaterales o entre varios países.

El término se centraba en el servicio. Por ejemplo, la cantidad de rutas que podía operar una aerolínea en cierta nación y la reciprocidad que ésta ofrecía a la aerolínea panameña.

“En los últimos seis años, Copa Airlines ha invertido más de $30 millones en estrategias comerciales y de publicidad de Panamá como destino turístico, y ha ofrecido descuentos por más de $45 millones a más de 350 agencias mayoristas, cruceros y Copa Vacaciones para atraer turistas al país, además de los cerca de un millón que Copa transporta anualmente a Panamá entre turistas y viajeros. Además, Copa invierte más de $300 millones al año en nuevas aeronaves, tecnología e infraestructura” describió la compañía panameña.

Las oportunidades, de acuerdo a una fuente de Aeronáutica Civil, están dadas. Lo que prima es una pregunta, ¿habrá niveles de competencia? El derecho al tráfico debe ser igual para todos.

Según la fuente relacionada al tema aeronáutico la presencia de una aerolínea en Panamá depende de la demanda. Últimamente se han recibido vuelos charter procedentes de Ecuador con más de 2,500 pasajeros que vienen de compras al país y aportan su granito de arena para mover la estancada economía.

Estos vuelos aterrizan en el aeropuerto de Howard, donde la infraestructura de migración, aduanas y atención al pasajero requiere de muchas mejoras.

El administrador de la Autoridad Panameña de Turismo (ATP) Iván Eskildsen, está en busca de estos nuevos mercados para que se interesen en Panamá. Indicó a La Estrella de Panamá que se trabaja para retomar las relaciones con la aerolínea Viva Colombia, por ejemplo, y establecer las condiciones para su retorno.

“En México hay líneas de bajo costo como Interjet, y otras que han mostrado interés en venir y estamos conversando con ellos.

Hay mucha gente de la industria interesada. A todos los estamos tratando de recibir porque es una prioridad importantísima”, indicó el administrador.

Si bien hay optimismo en el sector turístico sobre los nuevos planes que proyecta la ATP en materia de promoción turística, Eskildsen admite que se deben mejorar los factores para que el destino tenga una buena infraestructura, un buen servicio, y que se promueva a nivel internacional. “Así trabajaremos en los aspectos que estamos flojos y promocionamos el destino”, señaló.

La aviación y el turismo aportan al año en conjunto cerca del 15% del PIB al país (unos $7 mil 300 millones) y generan aproximadamente 260 mil empleos directos e indirectos. Por su parte, Copa Airlines genera más de 7 mil 500 empleos directos en Panamá (de un total de 9 mil 500).

No hay comentarios:

Publicar un comentario