martes, 9 de julio de 2019

Defensa y fiscalía discuten por prueba cuyo presunto autor es Rolando López

Este lunes acudió a testificar el exdiputado y hermano del expresidente Juan Carlos Varela quien habló sobre evidencias contenidas en un disco compacto que la defensa insistía en abrir durante el juicio para demostrar que aparecía el nombre del exsecretario del Consejo de Seguridad como autor de las grabaciones.

Si hay algo a destacar de la última hora que se vivió este lunes durante el juicio al expresidente Ricardo Martinelli por el caso de pinchazos, es el enfrascamiento que mantuvieron la fiscalía y la defensa sobre la apertura de un archivo que se encontraba en el disco compacto marca Princo.

El disco compacto fue empleado por la fiscalía para que el último testigo de la tarde, Jose Luis 'Popy' Varela, exdiputado y prominente miembro del partido panameñista, escuchara un audio que había reconocido en la Fiscalía Auxiliar. En dicha grabación éste había tenido una conversación con dos de sus choferes.

En el audio sobresalía la voz de Popy quien daba una serie de instrucciones a sus mensajeros para hacer pagos personales, y según el testigo, ocurrió en sus oficinas localizadas en Bella Vista. La misma fue reproducida a la víctima en la Fiscalía, en agosto de 2014.

No obstante, la fiscalía intentó reproducir un documento digital con el mismo nombre al de la grabación, "conteo de dinero", para demostrar que ese documento también mantenía como autor al exdirector del Consejo de Seguridad Rolando López.

En audiencias anteriores, cuando declaró el testigo protegido de la Fiscalía, la defensa hizo este ejercicio con varios correos que habían sido mostrados a las víctimas y que formaban parte del volcado de la información que se había obtenido de los pinchazos. El resultado fue que el nombre de Rolando López aparecía en el renglón de propiedades. Lo que significaba, de acuerdo a las explicaciones de los especialistas en el tema, que la información se había grabado en el computador del autor.

La tarde noche de este lunes la fiscalía se negaba rotundamente a que la defensa repitiera el ejercicio, y la defensa insistía vehementemente en que el Tribunal debía darle permiso para reproducir el documento digital.

El juez presidente del Tribunal, Roberto Tejeira, dictaminó que la defensa podría reproducir los documentos que habían tenido inmediación con el testigo, es decir, un papel que se le mostró a Popy durante el juicio en el que se transcribió la conversación que mantuvo con sus choferes, y el audio en cuestión. Sidney Sittón, abogado defensor, solicitó la reconsideración del resto del Tribunal, pero luego de la deliberación el Tribunal en Pleno mantuvo la decisión.

PERDONO PERO NO OLVIDO
Cuando Popy ingresó a la sala de audiencia se dirigió, casi sin reparar la sala, directo al asiento que ocupan los testigos ubicado en el medio del salón.

Vestido con pantalón de mezclilla, camisa blanca y saco azul marino, José Luis 'Popy' Varela, era el tercer testigo que se evacuaba este lunes.

En el desarrollo del interrogatorio efectuado por el fiscal Ricaurte González, el testigo y víctima de los pinchazos, relató que cuando se presentó ante la Fiscalía Auxiliar hace cinco años, le mostraron un correo que había enviado a Estéban Vásquez; documentos en los que se detallaban conversaciones con su colega Alcibiades Vásquez, su copartidario y también diputado de la Asamblea; la transcripción de las instrucciones que daba a sus empleados para hacer pagos personales, y dos correos personalísimos.

Los últimos fueron los que más le dolieron. Se trataba de un correo que había escrito su esposa a su hijo y la respuesta de éste. De todo lo que vio y escuchó aquél día en la Fiscalía, esos correos fueron los que más le dolieron.

"He tenido una vida política muy larga, pero al leer que tenían una conversación privada que mi esposa había tenido con mi hijo sobre asuntos privados, me molestó muchísimo. Yo nunca voy a perdonar, bueno sí puedo perdonar, pero nunca voy a olvidar eso", manifestó al Tribunal el testigo. Disgustado porque sus asuntos familiares fueron parte de glosas en los diarios nacionales, el exdiputado dijo haberse sorprendido de las conversaciones transcritas que formaron parte del material que reconoció en la Fiscalía.

Exclamó que sospechaba que su teléfono había sido intervenido, o que se hackearan correos, pero lo que nunca imaginó es que se activara el micrófono y la cámara de su BlackBerry, el aparato que era proveído por la Asamblea Nacional y que mantuvo durante 2012 y 2013.

Popy también contó que en una ocasión un allegado del expresidente Martinelli se le acercó y le advirtió que se cuidara porque había visto unas fotos privadas de él, imágenes privadas. "Era algo que la verdad yo lo tenía en mi celular, fotos mías", expresó el político. La advertencia del allegado a Martinelli, al que nunca identificó con su nombre, consistía en que debía tener cuidado con su celular, hacer llamadas cortas y no exponerse.

Al conocer la información, Popy llamó a su hermano Juan Carlos Varela para decirle que había comprobado que lo estaban pinchando y que tenían que cuidarse con sus conversaciones.

Dijo que las fotografías en cuestión se borraron de su celular, pero ante la noticia que le dio el allegado del exmandatario, comprobó que estaba siendo pinchado porque esas fotos solo las tenía en su aparato móvil.

Enseguida mencionó que en la actualidad han aparecido fotografías, audios y videos personales en cuentas relacionadas al expresidente Martinelli.

También describió que la conversación que sostuvo con su colega Francisco 'Vigin' Vega ocurrió en el salón de presupuesto de la Asamblea Nacional, recinto donde se encontraban solos. Cuando la defensa realizó el contra interrogatorio cuestionó a Popy si alguno de los dos pudo grabar la conversación, a lo que el testigo negó rotundamente. Después preguntó si en el salón hay micrófonos, a lo que éste asintió.

Popy Varela consideraba a Martinelli un aliado político incondicional, pero luego pasó a ser su adversario cuando la alianza política entre el partido Panameñista al que él pertenece y Cambio Democrático, entonces partido oficialista, se disolvió en 2012.

Incluso confesó que en momentos "muy, muy difíciles de su carrera", conversaba con Martinelli.

El fiscal preguntó quién pudo haber grabado sus conversaciones, a lo que Popy indicó que por lo sofisticado del equipo tuvo que haber sido alguien al más alto nivel del Ejecutivo, "debe ser Martinelli", especuló.

Cuando tocó el turno de la defensa para efectuar el contra interrogatorio, Sittón preguntó si su computador o su correo electrónico habían sido inspeccionados por la Fiscalía Auxiliar o por Medicina Legal. Sittón dijo que no. La misma respuesta dio cuando se le cuestionó sobre los equipos de su esposa y su hijo.

Popy dijo que no tiene prueba de que Martinelli mandó a intervenir su teléfono, "pero es lo más lógico".

A continuación rememoró que en mayo de 2014, en las elecciones generales, su teléfono y el de Martinelli habían sido intervenidos de alguna forma porque empezaron a recibir llamadas del extranjero, muy extrañas.

En un momento del contra interrogatorio, Sittón quiso que el testigo reconociera su firma, como presidente de la Asamblea, en el Decreto Ley que reorganizó el Consejo de Seguridad mientras Juan Carlos Varela formaba parte de la alianza política. No obstante, el juez Tejeira le dijo que no hacía falta introducir este tipo de documentos ya que se trata de Leyes de las que el Tribunal debe conocer, son de dominio público.

El defensor insistía en que Popy debía reconocer su firma, pero el juez no se movió de su posición, lo que provocó que el abogado pronunciara que el Tribunal desconocía la Ley.

Estas palabras enojaron al juez Tejeira quien impuso una multa de $500 al abogado por irrespeto a las partes. Sittón pidió disculpas y solicitó la reconsideración de la multa, pero el Tribunal la mantuvo en base a que el resto del Tribunal también se sintió afectado por sus palabras.

El contra interrogatorio continúa este martes ya que la jornada se extendió hasta las 7 de la noche.

En horas de la mañana compareció el testigo y víctima Jaime Cucalón quien reconoció un correo electrónico que envió a Patricia Alfaro. En otra comunicación que envió el 13 de marzo de 2013 a Juan Carlos Navarro, en ese momento precandidato presidencial del Partido Revolucionario Democrático (PRD), ocurrió algo que le pareció sospechoso. De alguna forma había escrito que había hecho una donación al político $10 mil balboas. Al día siguiente de este correo electrónico, recibió un chat de Martinelli en el que le decía: "no sabía que eras PRD", según narró el testigo al tribunal.

Estas comunicaciones las reconoció en enero de 2015 en la fiscalía, en dicha diligencia el fiscal le mostró documentos, más no el formato digital de los correos que permaneció sin cotejar con su correo.

El segundo testigo de la fiscalía de este lunes es un perito del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de nombre Luis Carlos Abrego, quien realizó una pericia descriptiva de lo que halló en cinco teléfonos celulares y un USB que le fueron suministrados por la fiscalía tras un allanamiento a la casa de Alejandro Garúz y Gustavo Pérez, dos exsecretarios del Consejo de Seguridad.

Esta información quedó consignada en dos actas, del 4 y 5 de marzo de 2015. No obstante, la Fiscalía intentó que el especialista informático aclarara conceptos entre autor y creador de los archivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario