viernes, 21 de junio de 2019

Testigo habla sobre el primer equipo de escuchas

Elvin Noget, jefe del departamento de análisis y orden público del Consejo de Seguridad, compareció este viernes en el Juicio Oral que se le sigue al expresidente Ricardo Martinelli por el caso de pinchazos.

Según el auto de apertura a Juicio, Noget tiene conocimiento sobre la compra del equipo tecnológico adquirido a la empresa M.L.M. Protection Ltd, que se adquirió en julio de 2010 luego de que el gobierno de turno enfrentara una crisis de seguridad por las protestas que se registraron en Bocas del Toro.

El interrogatorio a este testigo ha sido uno de los más rápidos que se ha evacuado en el juicio desde su inicio en marzo pasado. En medio día la Fiscalía culminó con el ejercicio y la defensa dio inicio al contra interrogatorio.

En sus declaraciones Noget relató el último contacto que tuvo con Rony Rodríguez, William Pittí y con el testigo protegido de la fiscalía, quienes formaban parte de un grupo especial dedicado a escuchas que supuestamente ordenaba el expresidente Martinelli.

El declarante narró que "habían objetivos como Genaro López, su hijo y un exdiputado de la República (Yasir Purcait ). En cuanto a la pérdida del equipo, el testigo señaló, que va de la mano con el testimonio de Grael, que le comentaron que recibió una llamada cuando se encontraban en la catedral cubriendo una marcha para que le ayudaran a William Pittí a trasladar el equipo a otra parte. Asistieron y estaba Rony Rodríguez esperándolo para trasladar el equipo", manifestó el fiscal superior de San Miguelito William Granados al finalizar la sesión.

El grupo de escuchas, inicialmente estaba compuesto por cinco personas, y Noget era una de ellas. No obstante, después se redujo a tres solamente quedando Rodríguez, Pittí y el testigo protegido.

Su labor con los anteriores, comprendió de junio a noviembre de 2011, antes de la fecha que comprende la investigación contra Martinelli, que se enmarca entre 2012-2014. Luego Noget fue trasladado a otro departamento por fricciones con William Pittí. Primero laboró en la oficina de inteligencia y después en la sala de adquisiciones, como se le conoce a la sala de escuchas telefónicas.

La documentación que forma parte de las evidencias en el proceso indica que en 2010 el Consejo de Seguridad adquirió el equipo capaz de interceptar correos y móviles a la empresa M.L.M. Protection. Noget declaró sobre esos hechos aunado a la capacitación que recibieron para su operación en el Consejo de Seguridad por parte de un israelí, que describió blanco, de ojos claros, entre 60 y 70 años de edad.

Con respecto a la compra del primer equipo, Noget dijo que en ningún momento observó que se había inventariado en el Consejo de Seguridad. También indicó que en mayo de 2014 los equipos se encontraban en la planta alta del edificio 150, de ahí no supo qué se hizo con ellos. Solo se enteró por terceros que un rack muy pesado fue trasladado en un pick up a la Presidencia pero como le negaron el acceso, se dirigió al sector de Monte Oscuro.

Un relato que según la fiscalía concuerda con el testimonio de Júbilo Grael, otro funcionario del Consejo de Seguridad quien declaró en sesiones anteriores. La coincidencia en sus relatos se centra en la ayuda que solicito Rony Rodríguez al agente del Consejo de Seguridad que cubría una protesta en catedral, para que le ayudara a mover el equipo o rack para poder desmantelarlo.

A continuación el fiscal Ricaurte González, a cargo del interrogatorio, preguntó a su testigo sobre la composición o estructura de la entidad en 2010 y la actual, que en realidad no guarda diferencia en cuanto al control vertical que ejerce el Presidente de la República. El mandatario Juan Carlos Varela nunca derogó o modificó el Decreto Ejecutivo 263 de 2010, que delimita su composición al Presidente de la República y al Ministro de la Presidencia.

Las únicas modificaciones que se han incorporado, según Noget, consisten en algunas ramificaciones en la sección de inteligencia.

Para la defensa este es un testigo prácticamente irrelevante, improductivo. Primero, porque según el abogado defensor Alfredo Vallarino, se refiere a hechos que ni siquiera contemplan la etapa de investigación que es de 2012 - 14, pero en la parte que sí contempla hechos anteriores, el testigo ha sido tajante que jamás recibió una orden de Ricardo Martinelli, que no le consta.

Desestimó su papel como testigo en el sentido de que no le consta que su cliente, ordenó los pinchazos, como tampoco lo vio en la entidad. "Debemos entender que si la Fiscalía va a venir a probar algo, deben de hacerlo en base a algo que le consta. Si ellos dicen que algo van a probar tienen que hacerlo sobre hechos que les consta, así lo dice el Código", manifestó el letrado.

FISCAL GRANADOS TRATA DE IGNORANTES A LOS MEDIOS
Desde que se inició el Juicio Oral, es costumbre que al culminar la sesión o en los recesos para el almuerzo, las partes ofrezcan declaraciones a los medios.

Por lo general, en lo que corresponde a la Fiscalía, uno de los integrantes del equipo litigante se turna la vocería con la prensa. No obstante, desde el martes 18 de junio, la fiscalía sumó al fiscal William Granados, quien no forma parte del equipo litigante, pero al actuar como vocero ha cometido varias imprecisiones en sus declaraciones, además de calificar de ignorantes a los periodistas.

En la mañana del viernes, indicó que el propósito del testigo protegido Elvin Noget era dar fe de la compra del equipo que sirvió para interceptar las comunicaciones. Añadió que dicho equipo fue adquirido por el Consejo de Seguridad en 2011, cuando en realidad se compró en 2010 a la empresa M.L.M. Protection y fue relevado por uno de mejor calidad.

La Estrella de Panamá le solicitó al fiscal que precisara la fecha de adquisición del equipo. Pero Granados continuó su relato que buscaba subrayar el delito de peculado a raíz de la pérdida de los softwares en fechas posteriores, según él, momentos en que se consumó el delito.

De acuerdo las declaraciones del testigo protegido de la Fiscalía en sesiones anteriores, el Consejo de Seguridad decidió no renovar la licencia con la empresa M.L.M. Protection por la ineficiencia del equipo, por el tiempo que tomaba interceptar un blanco, en vez buscó nuevas tecnologías.

De ahí que La Estrella insistió al fiscal Granados para que precisara la fecha de la compra del equipo.

Fue cuando éste manifestó: "Me preocupa que el testigo dice cosas allá y ustedes me están preguntando cosas que no dijo. Yo voy a hablar por sesiones, la sesión de hoy es con calma, van a ver como nuevos testigos van terminar de hablar". A continuación agregó: "Lo que pasa es que cuando uno no sabe de esto, pregunta cosas que no saben", y se retiró del cuestionamiento que le hacían los medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario