sábado, 4 de mayo de 2019

Rivera Calles interpone denuncia por pinchazos

Ayer el testigo de la fiscalía concretó una denuncia penal por supuestos pinchazos y seguimientos a su persona que supuestamente efectuó el Consejo de Seguridad. No obstante, el director de la entidad negó tales aseveraciones

El juicio en contra del expresidente Ricardo Martinelli se retomó con una hora y media de retraso debido a la tardanza del perito informático Luis Rivera Calles. A través de oficina judicial, las partes se enteraron que la demora de Rivera Calles se debió a que interpuso una denuncia en la fiscalía de Arraiján que le tomó bastante tiempo debido a la carga laboral en la Fiscalía. Durante el acto de audiencia no se hizo referencia a este hecho.

El perito de Medicina Legal, primer testigo de la fiscalía, tomó relevancia estos dos últimos días de sesiones por haber denunciado que había detectado a personal del Consejo de Seguridad rondar su barriada, retratándolo y que su celular, como el de su cónyuge, habían sido intervenidos. Esto último -dijo- lo confirmó luego de haber efectuado una inspección a los aparatos que mantiene cifrados.

No obstante, el director del Consejo de Seguridad, Rolando López, negó que la institución haya efectuado este tipo de prácticas contra el perito. En una breve entrevista otorgada a medios de comunicación, durante un acto de descarte de pertrechos antidisturbios vencidos, indicó que está dispuesto a encarar cualquier proceso judicial en su contra relativo a este tema, y añadió que desconoce la razón por la que el perito efectuó este tipo de denuncias. Agregó que el personal de la entidad trabaja en apego a las normas y a la Constitución.

Las declaraciones de Rivera Calles encendieron a la defensa del expresidente, que anticipó que presentará una moción ante el juez para anular la declaración del perito Rivera Calles en el juicio que se sigue en contra de su cliente.

“El testigo de la Fiscalía señaló que ha sido hostigado, perseguido e interceptaron sus comunicaciones telefónicas, habló del Consejo de Seguridad a cargo de Rolando López y habló de la fiscalía. Esta prueba es la base de la acusación de la fiscalía que se desvaneció, el testigo del ministerio público se cayó, esto es nulo de pleno derecho porque el testigo ha sido enfático que ha sido hostigado y amedrentado por el Consejo de Seguridad”, manifestó Sidney Sittón, abogado de la defensa durante una conferencia de prensa efectuada en la mañana de este viernes.

Resultaría irónico que en un juicio por pinchazos, el testigo estrella de la Fiscalía esté siendo víctima del mismo delito.

Para los fiscales la situación que presenta el perito es inusual, ya que desde hace casi un mes que dio inicio el juicio, jamás había manifestado que había sido víctima de este tipo de hostigamientos en su contra.

Ayer el juicio continuó con la mecánica de revisión de los discos duros que se obtuvieron del Consejo de Seguridad.

Se revisó un disco duro marca Toshiba que se compagina con una Laptop hallada en el Consejo de Seguridad y cuya información se grabó en dos DVDs.

El querellante Carlos Herrera hijo, narró que el perito reconoció que se trataba de dos discos volcados por su persona, pero resaltó el aspecto de que no estaban debidamente sellados. De ahí en adelante, los reconoció en la parte externa y se hizo el ejercicio de que reconociera la parte interna de los mismos que consistió en cinco audios cortos y un sexto con más de tres horas de duración.

"El perito reconoció todos las grabaciones que en términos generales hablan de temas políticos, otros a actividades de proyectos mineros que iba a llevar adelante el gobierno de Martinelli, y hay otro audio mucho más largo", narró el abogado de la querella Carlos Herrera hijo.

De lo escuchado la tarde del viernes, se reprodujeron audios del año 2012 que forman parte de las fechas de acusación.

Rivera Calles participó en las diligencias que conforman pruebas fundamentales que la fiscalía empleará para probar su teoría del caso: que el expresidente fue el autor intelectual de las intervenciones telefónicas ilegales, los seguimientos, y la desaparición de dos softwares con los que se espiaron a cientos de personas durante su mandato 2012-2014.

Se trata de pruebas periciales desarrolladas en el Consejo de Seguridad y otros lugares que iniciaron en agosto de 2014, transcurridos unos meses desde las elecciones generales.

PERICIAS
El jefe de informática forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses participó en la diligencia de inspección ocular realizadas al correo electrónico brad.pty507@gmail.com, en las diligencias a un disco duro marca Seagate que se extrajo de un CPU de una computadora marca Dell, una computadora marca Hp color negro con disco duro marca Toshiba y una computadora marca Toshiba color azul negro y gris que porta un disco dura marca Hitachi. Además participó en las diligencias de inspección ocular realizadas en las instalaciones del Consejo de Seguridad, en el área donde se encuentran los tanques de Balboa, efectuó inspección al disco compacto marca Princo Budget con su estuche y otras diligencias. Rivera Calles debe explicar el procedimiento que utilizó para efectuar las diligencias en las que participó y los hallazgos encontrados en cada una de ellas.

Mientras que las sesiones eran abiertas a la prensa, antes de que se revelara la información sensitiva contenida en los dispositivos mencionados, al testigo de la Fiscalía le costaba trabajo recordar detalles sobre el contenido que grabó en algunos discos duros. Achacaba esto al tiempo transcurrido, cinco años, lo que complicó el trabajo de la Fiscalía para introducir las evidencias que buscaba reproducir con la venia del juez. El presidente del Tribunal, Roberto Tejeira, en varias ocasiones llamó la atención a la fiscalía por la falta de técnica empleada en el interrogatorio al intentar de que el perito recordara las evidencias.

Pero también a la Fiscalía le causaba extrañeza cómo es que el perito, que en octubre pasado hizo un repaso mental de las evidencias y las relató en el juicio contra dos exsecretarios del Consejo de Seguridad, ahora no sea capaz de recordar esos mismos detalles.

Otra situación que ha llamado la atención es el estado de las evidencias de la fiscalía. Tres tienen el sello roto o violado, un disco compacto y dos DVDs que al presentarlos frente al perito, éste indicó que no se encuentran en el estado en que él los dejó al momento de preservarlos como evidencias.

Rivera Calles también participó en la diligencia de inspección ocular en el Edificio Oceanía Business, Torre 3000 piso 6, (reportada a nombre de Betesh y Virzi) desde donde supuestamente se detectó la última señal de los softwares adquiridos por el Estado panameño durante la administración Martinelli y que la fiscalía subraya se emplearon para espiar sin autorización judicial.

Las diligencia anteriores debían ser introducidas a través del testimonio de los peritos o testigos de la fiscalía, un punto que ha trabado el proceso en cierta medida.

Una vez que la fiscalía evacue el testimonio de Rivera Calles, podría llamar al estrado a otro especialista, Gustavo Scott, subteniente de la Policía Nacional de servicios en la Dirección de Investigación Judicial, para que explique el procedimiento empelado para la transcripción del audio que se grabó en el DVD marca Maxell y de las transcripciones realizadas en las grabaciones de los discos compactos extraídos en las diligencias practicadas el correo electrónico brad.pty507@gmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario