domingo, 2 de diciembre de 2018

‘No logro entender por qué la Contraloría refrendó 589 becas y ahora rechazó 7’

La gran pregunta que se hace Jorge Motta, administrador de Senacyt, es bajo qué criterios decide la Contraloría a quién otorgar una beca, ya que el reglamento estipula que es por méritos, no por condición socio-económica

Jorge Motta, secretario de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), no logra comprender por qué si el Contralor de la República, Federico Humbert, refrendó 589 becas desde el 2015 a la fecha, rechazó 7 supuestamente por no llenar los requisitos de necesidad socio económica. Este renglón, según Motta, nunca ha estado presente. Asegura que el otorgamiento de becas se hace por meritocracia, un proceso en el que ni siquiera interfiere el administrador o el personal de la institución. Razón por la que no se les puede culpar tampoco por favoritismo o tráfico de influencias. Las diferencias entre estas dos entidades han perjudicado a 7 becarios que ya estaban en el extranjero en plena actividad académica y a otros 40 becarios cuyos expedientes fueron devueltos a Senacyt por la Contraloría sin el debido refrendo, aunque éste no se ha negado del todo. El asunto es que Motta no cuenta con la información solicitada por la Contraloría que detalle la situación socio económica de cada becario porque ésta no es un requisito del reglamento.

¿Por qué la Contraloría decidió adoptar la postura de suspender un puñado de becas?
No puedo explicarlo. Lo único que puedo decir, es que en este periodo del 2015 a la fecha, se han refrendado 589 becas. Desde los últimos meses, de agosto hacia acá, hemos recibido el rechazo de 7. Cinco de ellas y no tres como afirma la Contraloría, han sido por el beneficio otorgado de acuerdo a su situación económica. Algo que nuestra convocatoria ni nuestro reglamento contempla.

Si no se entregan las becas por necesidad económica, sino por mérito, ¿por qué la Contraloría hace esa observación?
Ellos tienen un juicio cualitativo, cuantitativo moral. Argumentaré al lado de ellos: me imagino que quieren aumentar la equidad. Yo sostengo que el producto de esto ha sido que los que han obtenido estas becas, en una minoría, han sido gente de clase pudiente. No esta la cultura de las clases pudientes ir a este clase de doctorados. Esto de clase media y de gente menos pudiente.

¿Cuántas becas se han refrendado durante su periodo?
589. Pero desde 2005, cuando inicia el programa de becas por mérito, se han dado más de 2 mil en tres niveles, licenciaturas, maestrías y doctorado.

¿Qué dice el reglamento, deben ser otorgadas por mérito o por nivel socio-económico?
El reglamento llama a que sean por mérito. No son subsidios económicos ni complementos a préstamos, son dadas porque las personas se someten a una aplicación y un nivel de competencia de acuerdo a sus notas, a entrevistas, ejecutorias y documentos que entregan para decir cómo esta beca impactará en sus vidas.

¿Podría cuestionarse el hecho de que Senacyt esté dando becas por influencia o por amiguismo?
No es así, es imposible porque el Secretario o el personal de Senacyt interfieren en la forma en cómo se entregan estas becas. Ellos solo recogen la información y se lo entregan a pares externos de Senacyt que lo evalúan y hacen un ranking. El secretario pone una línea hasta dónde da el dinero y los de mayores notas se los llevan.

¿Senacyt decidió en forma unilateral la suspensión de otorgamiento de becas?
Eso fue una decisión porque al tener más de 40 expedientes que habían regresado con estos beneficios otorgados que se alega era por su situación económica, generó una situación que nosotros no podíamos contestar porque esa información no la teníamos. Nosotros nunca la preguntamos, en vez de seguir acumulando expedientes paramos y les preguntamos a las dos entidades que gobiernan esto, la Junta Directiva y la Comisión de Ciencia y Tecnología, qué hacer. Ambos organismos, que son mis jefes, me dicen que regrese las becas arriba y que continúen con el reglamento del 2005 por mérito. Esto nos pone en una situación difícil si la Contraloría continúa pidiéndonos que nosotros modifiquemos el reglamento.

¿Cómo harán para conseguir el refrendo entonces?
Yo no entiendo cómo han avalado, porque unas entran y otras no. Cómo sabe la Contraloría quién tiene y quién no, para mi es un misterio. Cómo pudieron refrendar 589 becas sin hacer esa pregunta y ahora empiezan a preguntar, no ha cambiado el procedimiento. Aquí hay algo que yo no entiendo y que yo quiero arreglar. Yo no quiero más polémica, no quiero empujar esto en diretes porque lo primero que se pierde en una guerra mediática es la verdad.

¿A quiénes les rechazó las becas la Contraloría?
Para ser precisos, hay cinco donde se niega el refrendo en las que no hay más apelación por parte de Senacyt. Luego, hay entre 20 y 40 que nos regresan pidiendo la información socio económica. Te pudo decir que una de las negadas es un biólogo de 37 años que quiere hacer un doctorado en áreas marino costeras. Dicen que su estado socio-económico no fue considerado, así que lo negaron. Este es un hombre que su último empleo fue en la Autoridad de los Recursos Acuáticos, que si su padre tiene medios, es un hombre hecho y derecho y eso no influye.

Insisto que si el reglamento de las becas es por meritocracia, ¿por qué se acepta el rechazo de estas becas?
Ellos pueden aducir que tienen un reglamento que les pide que hagan esto. Pero si tenían un reglamento que no ha cambiado, ¿por qué refrendaron las anteriores? Rechazaron otro doctorado, una maestría y dos licenciaturas abiertas. Estas últimas se dan 10 por año a cualquier escuela pública o privada pero tienen requisitos muy altos. Tienen que traer una admisión de una de las 20 mejores universidades del mundo, tener notas sobresalientes, entrevistas, etc.

He conversado con becarios y expresan que no saben qué hacer ahora con esta situación, estudian en el exterior sin dinero...
En el contrato esta escrito que no es válido hasta no ser refrendado por la Contraloría. Ahora, yo me pongo en los zapatos de estas personas, la universidad inicia en septiembre, en agosto Senacyt te dice que te ganaste la beca, hay presupuesto y lo que falta es que la Contraloría lo refrende. Los que se arriesgaron están involucrados en toda clase de actividades y van a tener que regresarse.

¿Qué opción tiene esta gente?
Las 40 para mi van a ser el terreno dónde vamos a ver hasta dónde podemos comprometer. Si no tengo la información que pide la Contraloría no puedo volver con ellos y decirles que me faltó preguntarles algo. Esa persona pudiera demandarme, le estoy pidiendo algo que no le había pedido antes. Yo creo que aquí nosotros mandaremos las que tenemos que nos han pedido subsanar pero no tenemos ese tipo de información y no la vamos a ir a buscar porque nos ponemos en un riesgo.

¿Qué sigue para ellos?
Mi esperanza es que yo he visto muchas becas de personas refrendadas. Todavía no entiendo porqué unas sí y otras no, pero de las que tenemos vamos a ver cuántas la Contraloría decide aprobar. Nos devuelven los expedientes sin el refrendo, no dice que no los refrendan. O sea que yo tengo unas becas, que lo que tengo que hacer es subsanar con información que no tengo y lo que me queda es volver a mandarlas a la Contraloría una vez más.

Como autoridad debe defender estas becas...
Nosotros consultamos a la Procuraduría de la Administración si podíamos pasar las becas por ‘insistencia’, eso lo hicimos meses atrás. La entidad contestó que los que tenían que pasar por insistencia era el Ifarhu que son los que guardan la plata para la beca y que él tenía toda la potestad para negar un refrendo de un acto público. Esto básicamente es un contrato con la Nación, ahora ahí no se qué mas hacer.

¿De cuánto dinero estamos hablado?
Eso podría llegar a dos millones de dólares, puede ser que me esté equivocando pero son como $50 o $60 mil dólares por cada beca de este grupo que está aguantado.

¿Usted no ha llamado al Contralor?
Yo he estado con él tres veces, he estado con Julio Escobar. Hemos estado tentativamente para hablar de todo en general, para que me pidiera que modificara el reglamento a la gente que va a licenciatura y les pidiera que trabajaran para el Estado. Le dije que sí, pero que si el Estado en tres meses no les ofrecía algo cónsono con lo que ellos tienen, eran libres para trabajar donde quisieran. Ahora, esto es venenoso para un científico, yo no se si ellos lo entienden, pero para alguien que está trabajando en un proyecto y de repente te dicen que tienes que trabajar 4 años para el Estado en un asunto no relacionado a tus estudios, es como matar a la persona, es ilógico.

¿Piensa llamarlo?
Yo creo que él tiene que calmarse, hemos quedado en un acercamiento.

¿Cada cuánto se revisan las prioridades en los que se asignan los recursos?
Nosotros estamos priorizando una vez al año, hemos tomado un gran interés en agricultura, hemos empezado a trabajar en un campo olvidado que son las ciencias sociales.

El gasto bruto del país en investigación y desarrollo, ¿a cuánto asciende?
En bruto serían 50 millones incluyendo al Smithsonian, eso estaría muy bajo, 0.1 del PIB, la plataforma tecnológica para hacer eso no está ahí. Estamos muy claros del sistema que requiere, gobierno, universidades y empresas privadas, mientras eso no se de estaremos en más de lo mismo.

¿Cómo retribuyen los becarios al Estado?
Primero que estas personas si se van del país, tienen que tener alguien en Panamá que les garantiza el préstamo del IFARHU, un aval. Es decir, que la beca se convertiría en un préstamo a pagar en 20 o 30 años. La minoría hace eso. Vamos a hablar del Estado, cómo le paga al Estado? Colocando más de 80 doctores en la Universidad Tecnológica de Panamá, más de 40 en la Universidad de Panamá, en la Universidad de Chiriquí, en la Universidad Santa María La Antigua, en el Gorgas, etc. Muy pocos se han ido a trabajar a la empresa privada y a mí eso me ha causado algo de malestar porque siento que esta gente cuando se involucra con la empresa privada les va hasta mejor. Cuando escuchas que Israel invierte el 3% de su Producto Interno Bruto (PIB) en investigación y desarrollo, el 80% es de empresa privada. Aquí el 98% es del Estado porque la empresa privada no se ha sentado a jugar.

Cada uno de los becarios debería hacer una publicación en una revista científica, ¿ van acorde con la cantidad de becas entregadas?
Nosotros exigimos al sistema nacional de investigación al menos dos publicaciones cada dos años. Cuando van subiendo les pedimos más publicaciones, eso se cumple, sino van para afuera. El nivel de publicaciones en Panamá, para el tamaño del país, cuando uno mira la calidad de la publicación esta bien y se ha ido incrementando no de forma lineal, sino de curva.

¿Qué ha hecho Senacyt para incluir a la empresa privada en la investigación y desarrollo?
Estamos tratando de trabajar de cerca con los gremios. Esto es un enamoramiento que va a demorar.

En 2015, en Panamá habían 142 investigadores por millón, ¿qué cifra maneja ahora?
La estadística se ha mejorado, puedo decir que hay por lo menos cien más. Eso necesitábamos mejorar y lo estamos haciendo con los becarios que son becas de ciencia e investigación. Si nos están regresando 40 al año, en un periodo de 5 años, tendríamos cerca de 200 nuevos individuos que están educados para hacer eso.

¿Los gobiernos entienden la importancia de invertir en investigación y desarrollo?
Yo diría que Senacyt está en la periferia de las prioridades dado el desarrollo del país y dado que la ciencia en Panamá llegó tarde. A este nivel y de este tipo de formación que viene de fines de siglo XX y se acelera en el XXI, nadie daba 10 centavos por el Gorgas cuando se fueron los norteamericanos. Vayan a verlo ahora el alto nivel de educación, y si no tuviéramos eso este país estuviera lleno de dengue y otras enfermedades. Hay otras prioridades antes de Senacyt. Pero soy optimista porque con el tiempo será obligatorio invertir en capital humano de alto nivel. En basar nuestras decisiones, no se basan en evidencias la mentalidad va ir cambiando.

Usted se planteó al inicio traer nuevas empresas privadas a Senacty, ¿a cuántas ha logrado atraer?
Eso no se ha logrado. Los únicos que se han pegado y han trabajado de cerca ha sido la gente de la Cámara Panameña de Tecnología que ha desarrollado un plan de Panamá hub y que Senacyt les apoyó. Hay un puente muy bueno entre gobierno, empresa privada y universidades.

¿Cuántas patentes han patentado los panameños?
Vamos a echar para atrás dos años, por medio del Banco de Desarrollo de Latinoamérica hemos hecho una manera de enseñar al panameño cómo registrar patentes. En invenciones pueden ser procesos, máquinas, etc. Tenemos ya más de 120 patentes en Panamá.

Usted dijo que en 2019 Panamá consolidaría su posición competitiva en la región, ¿se logró?
En competitividad no nos ha ido bien según las auto evaluaciones del medio empresarial. Por qué, porque no tenemos el capital humano para levantar ciertas cosas, ahí viene la parte de poder ofrecer mejor educación.

¿Qué es exactamente lo que no nos está haciendo competitivos?
El non plus ultra es Estonia, ahí solo hay 4 procedimientos que uno no puede hacer a través de internet: casarse, divorciarse, comprar una casa y no me acuerdo el otro. Pero la parte de innovación gubernamental ha ido caminando aunque debe mejorarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario