sábado, 21 de abril de 2018

Investigan relación de inmuebles con 4 homicidios

Las autoridades tienen la tesis de que la abogada que administraba los bienes de dos extranjeros, un italiano y otro canadiense, está relacionada con sus muertes. La jurista tenía una amplia trayectoria en el ramo

La abogada Zoraida M. Saucedo, sobre quien pesan imputaciones de homicidio de 4 personas, dos extranjeros y dos panameños ocurridos en 2017, se desenvolvía como pez en el agua en el mundo inmobiliario: compraba y vendía propiedades, las hipotecaba, tramitaba préstamos con otras sociedades anónimas, etc.

En el 2003 sacó su idoneidad como abogada. Pero nunca litigó. En el Registro Público aparecen sus primeros trámites en este ramo, en 2005.

En la página Open Corporates, el nombre de Zoraida Saucedo aparece en 203 sociedades anónimas panameñas: como agente residente en 80 compañías, directora en 27, en 64 aparece como suscriptora, en 15 con el cargo de tesorera, en 8 es presidenta, y en 9 funge como secretaria.

Este diario investigó algunas sociedades anónimas en las que aparece Saucedo. La documentación registra tratos con venezolanos, colombianos, españoles, chilenos, panameños, a quienes vendió departamentos en Paitilla, Bella Vista, o facilitó la compra de tierras en Colombia. También creó sociedades anónimas para la administración de restaurantes y bares, así como para la venta de comida preparada.

La mujer de 40 años, proviene de una familia de profesionales de Las Tablas, provincia de Los Santos. Lo que las autoridades tratan de descifrar, es qué ocurrió en la vida de Zoraida Saucedo que la llevó a cruzar la raya.

La tesis de la Fiscalía apunta a que presuntamente, a través de varias sociedades anónimas en las que la abogada tenía un poder amplio otorgado por los dueños, traspasaba los bienes que pertenecían a sus clientes. Al morir los propietarios, quedaba como dueña de las mismas. “En algunos casos los vendía sin que éstos se enteraran”, según fuentes judiciales.

Una caja de Pandora cuya llave está en posesión de Saucedo.

LOS PRIMEROS INDICIOS
A pesar de los cuerpos del italiano Furio Ferrari Serra y su pareja panameña Marianela Rosela Vallarino, fueron encontrados el 28 de noviembre de 2017 dentro de bolsas plásticas en la calle Los Andes Norte, las Cumbres, fue el hilo conductor que guió a las autoridades a descubrir la presunta relación de la abogada con otro doble homicidio: el del canadiense Qotlica Miomir, y del panameño Miguel Paes. Éste último al parecer formaba parte del grupo delincuencial. Las autoridades presumen que con el forcejeo que pudo ocurrir, recibió un disparo. Paes era conocido como el ‘Chicano’, presuntamente se dedicaba al menudeo de sustancias ilícitas.

PESQUISAS
Las autoridades lograron establecer que la abogada administraba dos o tres departamentos de Ferrari, quien residía en Cuernavaca, Morelos, México.

Por varios años todo marchó sobre ruedas, Saucedo cobraba las rentas de los inquilinos y se las enviaba a Ferrari, un cirujano plástico que había amasado un patrimonio con su carrera.

El móvil de los homicidios de Ferrari y Vallarino colmó la paciencia de los investigadores policiales. Identificar dos cuerpos sin documentación, de rasgos extranjeros desafiaba la pericia de los inspectores.

Cuando la policía logró identificarlos, gracias a la comparación dactilar de las víctimas, lograron un hilo conductor en la investigación.

Fue cuando se acercaron con los familiares de Vallarino, y éstos revelaron que en el último año la pareja había tenido problemas con los inquilinos de las propiedades que pertenecían a Ferrari. Decían que no pagaban la renta.

Mas tarde, los investigadores descubrieron que hubo una reunión el 28 de noviembre (un día después de que la pareja arribó a Panamá procedente de México) entre la abogada y sus clientes. La cita, supuestamente, era para protocolarizar algunos asuntos. Pero, según la fuente judicial, “FerrarI y Vallarino ignoraban que la abogada ya se había adelantado a vender los bienes sin su consentimiento”.

A Saucedo también le imputaron cargos por homicidio del un canadiense Qotlica Miomir de 62 años, y de Miguel Paes, panameño de 28 años de edad. Ambos fueron ultimados a tiros.

Las autoridades tienen la tesis de que Moimir también era cliente de Saucedo, y que además de administrar sus propiedades, se las pudo haber apropiado. La abogada, investigaron, contaba con un poder de su cliente. El canadiense murió en octubre de 2017 en el sector de San Antonio. Este extranjero, según fuentes judiciales, fue una víctima de estafa muy similar a la ocurrida con el italiano.

Se presume que la “jurista hacía conexiones con grupos delincuenciales para que le hicieran el trabajo sucio”, aseveró la fuente judicial.

A las autoridades no les fue fácil la identificar dos cuerpos, sin documentación, hallados en bolsas de basura plásticas color negro. Ni uno de ellos portaba documentos de identidad, y a simple vista parecían muertes por asfixia mecánica.

El cuerpo de Ferrari, tenía en el cuello una tela o ropa que sirvió como cordón para asfixiarlo, que le había dejado una marca en el cuello. Él tenía 73 años. A su lado, yacía el cuerpo de una mujer más joven, de 40 a 45 años sin que la causa de muerte fuera tan obvia. Fue en medicatura forense donde se corroboró que la causa de muerte fue por asfixia mecánica.

Las autoridades se pusieron en contacto con las familias de las víctimas para conocer más sobre ellos. La madre de Vallarino tenía unas tres semanas de no saber de ella. Pero reveló datos muy interesantes que sirvieron a la Policía para jalar un complicado hilo investigativo que podría desencadenar en una investigación de crimen organizado.

Gracias a los allanamientos efectuados a la residencia de la abogada, las autoridades tienen en su poder escrituras, documentos, celulares (al parecer utilizaba varios números), y otras cosas útiles en la pesquisa. Según los inspectores policiales, Sauedo proporcionaba direcciones falsas de su oficina. Cuando las autoridades verificaron los datos, se dieron cuenta que en el sitio descrito por Saucedo, había otro local comercial.

En muchas de las sociedades anónimas que investigó este diario, Zoraida aparece con domicilio en Altos del Bosque urbanización El Doral número 9, San Miguelito.

En la red de Linkedin sus datos indican que estudió un master en derecho mercantil de la Universidad de Sevilla, España.

Oriunda de Las Tablas, mantiene, Saucedo mantiene antecedentes penales en dos casos más.
Uno por blanqueo de capitales y otro por extorsión a una empresa por un monto aproximado de $30 mil. En ambos casos mantiene medidas cautelares.

BAJO INVESTIGACIÓN. Canadiense entabló relación con Saucedo en 2011
El próximo 25 de abril la fiscalía de San Miguelito imputará cargos a Zoraida Saucedo por el homicidio del canadiense Kotlica Miomir, y del panameño Miguel Paes.

El canadiense era titular de la sociedad anónima MK de Panamá, creada 7 de abril de 2008. En el Registro Público, el nombre del extranjero aparece como Kotlica Miomir. Esta sociedad mercantil, dedicada a todo tipo de operaciones, tenía como domicilio calle octava PH Terrazas de Miraflores Apto. 3A. Al momento de su conformación, sus dignatarios eran Miomir y Daniel Lloyd Mc Kenzie y Edwin Cáceres.

El 21 de septiembre de 2011 hubo un cambio de dignatarios, y se remplaza a Edwin Caceres y a Daniel Lloyd McKenzie por Zoraida Saucedo (también queda como residente) y Ana Raquel Saucedo.

El candiense también aparece en la sociedad anónima ‘Kes International Inc’. Que el mismo 21 de septiembre de 2011, modificó su junta directiva quedando Miomir Kotilica, como presidente, secretario y tesorero, y se remplaza a todos los anteriores directores y se nombra a Zoraida Saucedo y a Ana Raquel Saucedo.

El doble homicidio ocurrió en San Antonio el viernes 27 de octubre de 2017. Una noche en la que en el barrio se escuchaban fuegos artificiales, y que sirvieron para enmascarar el ruido de las balas que impactaron a los mencionados.

Los cuerpos inertes de ambas víctimas quedaron tendidas a pocos metros de distancia bañados en sangre. Uno boca abajo y otro boca arriba. Una de las víctimas aún mantenía su gorra crema y el otro cargaba una camisa de cuadros azules. Era medio calvo y de tez blanca.

Las autoridades policiales han logrado investigar que Miomir arribó al país un día antes de que fuera ultimado. Tienen la tesis, de que la abogada

Es muy posible, que de lograr la relación entre ambos casos, se acumule el expediente y quede en manos de la Fiscalía de Crimen Organizado.


1 comentario:

  1. LÁSTIMA QUE HEMOS SIDO VÍCTIMA DE ESTAS PERSONAS QUE EN NUESTRA PATRIA NO HABIAN SIDO CORROMPIDAS . SÍNDROME DE HYBRES O ANSIAS DE DINERO A COMO DE LUGAR PRODUCE ESTOS EXCESOS EN MENTES ENFERMAS.

    ResponderEliminar