martes, 21 de noviembre de 2017

Aeon Group, la fábrica panameña para pagar coimas

A la apodada “fábrica panameña para pagar sobornos a funcionarios” peruanos, el ministerio Federal de Brasil la investiga en el caso Lava Jato como una empresa fachada que utilizaba el exgobernador de Río de Janeiro para recibir coimas de la constructora Odebrecht, recoge el medio internacional Convoca.

Los registros de Brasil indican que la empresa Aeon Group estaba representada por Timothy Scorah, un testaferro que disimulaba el origen de los recursos de la sociedad anónima.

Aeon Group fue constituida por la firma de abogados panameña G&R el 21 de febrero de 2011 por instrucciones recibidas de Andorra a través de depósitos de banco enviados por Xavier Díaz, asistente de la entidad.

El cliente de registro era la Banca Privada de Andorra y los servicios de la sociedad corrieron por cuenta de dicho banco. Este cliente vino referido al despacho de A&G en 2010, recomendado por el corresponsal de la firma en Torros, Barcelona, y se mantuvo como cliente hasta el momento en que el banco de Andorra fue intervenido.

Según los aportes del despacho de abogados a la Fiscalía Anticorrupción, en el tiempo que prestaron servicios a este cliente, se les encargó la constitución de sociedades anónimas y fundaciones de interés privado, pues decían que prestaban el servicio de banca privada y de inversión.

Siendo una entidad bancaria la que solicitaba el servicio, la firma solo se encargaba de verificar la identidad del beneficiario final de las sociedades y lo hacían a través de Google, ya que la debida diligencia se la atribuían al banco. El cliente de registro les aseguraba que se hacía la completa due diligence de sus clientes a través del sistema Word Check y se verificaba la legitimidad de estos.

Los clientes solicitaban a la firma de abogados la constitución de sociedades, acciones de estas al portador en dos certificados, y un poder a favor del británico Timothy Scorah, quien también era el apoderado.

Scorah es uno de los testaferros de Odebrecht cuya firma aparecía en contratos ficticios que la compañía utilizaba para justificar transferencias bancarias.

Curioso es que a A&G el cliente no le solicitó los servicios para abrir cuentas bancarias a nombre de la sociedad que sigue activa. No obstante, el despacho renunció a la representación de Aeon Group y de otras sociedades que fueron encargadas por BPA Serveis.

La sociedad BPA se trasladó a la Consultora Ancei, registrada en Anguilla con oficinas en Andorra. Hasta 2015, los cargos de mantenimiento fueron facturados a Ancei, pero no han sido pagados porque la domiciliación de dichos pagosfue rechazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario