jueves, 19 de octubre de 2017

Defensa de Martinelli solicita a la juez Cooke suspender extradición de su cliente

Interpusieron una orden expresa para detener el proceso que el juez Edwin Torres dio luz verde el pasado 31 de agosto

Hasta tanto no se resuelva el recurso de Habeas Corpus, que pretende que la juez Marcia Cooke revise la certificación de extradición otorgada por el juez Edwin Torres, ambos del Distrito Sur de la Florida, los abogados de Ricardo Martinelli solicitaron que se suspenda la entrega del exmandatario a Panamá.

La solicitud se realiza por mero formalismo después de que en el escrito de Habeas Corpus presentado a finales de septiembre, no se pidió la suspensión de la entrega de su cliente a Panamá. El recurso presentado, no obstante, no frenaba el proceso de extradición porque no estaba formalizado en el escrito, no solicitaba ninguna orden de suspensión. Razón por la que el equipo de abogados de Martinelli, encabezado por Marcos Jiménez, efectuó la solicitud de manera expresa a la juez Cooke.

Lo que sí solicitaron fue una audiencia que revirtiera la orden de extradición que pesa contra su cliente, la inmediata liberación de cliente de la custodia federal, y que celebre una nueva audiencia para analizar los parámetros bajo los cuales el juez Edwin Torres tomó la decisión de extraditar a su cliente a Panamá el pasado 31 de agosto.

La audiencia -describe el Habeas Corpus presentado el pasado 29 de septiembre- sería de ayuda para la Corte ‘por tratarse de un caso único en temas novedosos que podrían atenderse en una hora y media y el tiempo pueda dividirse en partes iguales entre la defensa de Martinelli y la contraparte, que en este acaso estaría integrada por la parte responsable de entregar a a Martinelli a Panamá: el Procurador General, el Secretario de Estado y el jefe del Centro Penitenciario federal donde se encuentra detenido el exmandatario desde el 12 de junio pasado.

El recurso recalca la falta de jurisdicción de la orden que ordenó la detención del exmandatario; recuerda a los jueces que su cliente es un perseguido político por ser líder de uno de los principales partidos de oposición del país (Cambio Democrático); la poca o nula independencia del Órgano Judicial que, según la defensa, está influenciado por el Ejecutivo en este y otros procesos; se opone a la interpretación que ha dado el Departamento de Estado norteamericano con respecto a la retroactividad de los delitos y expresa que los mismos no son extraditables; y por último, trae a colación la doctrina de la especialidad. Esto último especifica que Martinelli -en caso de ser extraditado- no podrá ser acusado o juzgado penalmente por ningún otro delito del que se le imputa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario