martes, 12 de septiembre de 2017

La ardua tarea de probar el delito de ‘insider trading’

La Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía intentan asociar las transacciones efectuadas por el expresidente y su círculo íntimo en la compra y venta de acciones de Petaquilla con información privilegiada

El Federal Bureau of Investigation, conocido mundialmente por sus siglas FBI, “mantiene a la espera la pesquisa contra el expresidente Ricardo Martinelli por el presunto delito de insider trading en el caso de la compra y venta de acciones de la minera Petaquilla Minerals Ltd, y se encuentra a la espera de nueva información para reactivar el caso”, indicó una fuente ligada al proceso. La investigación también era de interés del Securities and Exchange Commission de Estados Unidos, entidad encargada de proteger las inversiones y mantener los mercados eficientes.

El propósito de la investigación se centraba en demostrar que Martinelli, a sabiendas de que la empresa minera instalada en el Distrito de Donoso, haría público el anuncio de que el gobierno panameño daba luz verde para la exportación de oro, transó acciones para su beneficio. El mercado reaccionaría positivamente ante la noticia y traería una alza en la acción.

En Estados Unidos, según la fuente consultada, a las autoridades se les dificultó “hallar suficiente evidencia entre la conexión directa entre el exmandatario y las cuentas que se utilizaron para la compra de acciones”.

HECHOS Y RELACIONES
El 18 de noviembre de 2009, la nueva junta directiva de la minera, publicó que contaba con el permiso de exportación de oro en Panamá.

Sin embargo, desde inicios de mes de noviembre se registraba un movimiento de las acciones de PTQMF por encima de lo habitual.

Varios sucesos ocurrieron en el transcurso, como la composición de una nueva junta directiva supuestamente integrada por “hombres de confianza de Martinelli”.

El 13 de noviembre se negociaron 10 millones de acciones sin aparente motivación que justificara públicamente el abultado movimiento. Al menos los anuncios públicos de la empresa efectuados anteriormente no habían producido una reacción del mercado tan exagerada como en esa ocasión.

Luego, el 16 del mismo mes, la vorágine continuó. Mas de 8 millones de acciones se transaban en la Bolsa de Toronto (TSE) y el precio iba a la alza. El precio de cada acción en ambas ocasiones fue de 25 y 21 centavos respectivamente, más barato que comprar un chicle en la tienda de la esquina.

Este comportamiento de la acción, asociado a la compra de acciones de la minera a través de la casa de valores Financial Pacific motivó a las autoridades panameñas a abrir una investigación por la utilización de información privilegiada que supuestamente benefició el círculo íntimo del entonces presidente.

Con esta información privilegiada, según la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) denunciante en el caso, surge la relación con Ricardo Martinelli, que como titular de la cuenta de inversión 100240 en Financial Pacific, invirtió en acciones de Petaquilla mientras era presidente, circunstancia que lo ubica en una posición privilegiada toda vez que a partir de sus gestiones, fueron ejecutadas acciones que incidieron en las operaciones de Petaquilla.

COMPRA Y VENTA
Hasta ahora las investigaciones han dado pocos resultados.

El único registro claro es que el 27 de octubre de 2009, Martinelli compró 225 mil acciones a .32 c/u a través de su cuenta personal en la casa de valores Financial Pacific.

En enero de 2010, vendió todas las acciones en forma escalonada: El 15 de enero de 2010, según datos de la SMV, Martinelli vendió 13,500 acciones a .85 y recibió una entrada en efectivo por $11,475. Otra venta se registró el 19 de enero de 2010 vendió 43500 acciones a .84 cada una y recibió una entrada de $36,382.97. Un día después volvió a vender 28 mil acciones al mismo precio que el anterior y recibió $23,576. Así continuó la venta el 25 de enero, capitalizó 30 mil acciones a .75 cada una. El 26 de enero hizo lo mismo con 25,557 acciones a un precio de venta de .75 la acción y finalmente el 28 de enero culminó la venta con 12,943 acciones que vendió a .71 cada una.

INTROMISIÓN
La idea de los investigadores parece centrarse en el delito financiero, no obstante, también hubo otras faltas en camino que violaron la armonía e integridad de la junta directiva de la empresa en agosto de 2009.

A solo un mes de haberse posicionado en la silla presidencial, testigos han relatado que Martinelli envió un emisario al hotel Miramar donde se celebraba una reunión de junta directiva de la minera. Este mensajero, según fuentes vinculadas a la empresa, fue el viceministro de Comercio e Industrias Ricardo Quijano que traía un mensaje muy claro a los presentes.

Los directivos esperaban con ansias que el gobierno le otorgara el permiso de exportación de oro, que en esta ocasión, el presidente lo condicionaba a la salida de su directivo principal, Richard Fifer. Hecho que se concretó dos días antes de que la empresa anunciara públicamente que el gobierno de Panamá le daría el visto bueno para la exportación del precioso metal.

INVESTIGACIÓN DE LA CORTE
En Panamá, el magistrado Hernán De León Batista, fiscal de la causa, viajó a Canadá, con el propósito de hacer entrega formal de una solicitud de la asistencia judicial relacionada con la causa penal iniciada en atención a la compulsa de copias del expediente administrativo de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), donde se realizan investigaciones pertinentes por la presunta comisión del delito Contra el Orden Económico, en la modalidad de Delitos Financieros.

El caso de Martinelli, por su condición de diputado del Parlamento Centroamericano, es investigado por la Corte Suprema de Justicia.

Pero en la Fiscalía Primera Especializada del Ministerio Público se surten otras investigaciones contra Aaron Mizrachi, Nabin Bhakta, Oscar Rodríguez, Mayte Pellegrini y otros por el delito de blanqueo de capitales producto de una denuncia de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV). El primero es signatario de la cuenta High Spirit, que a través de ella, según la Fiscalía, se adquirieron acciones de la minera.

La Fiscalía tiene la tesis de que los dineros que se utilizaron para la compra de acciones provenían del erario público y que el producto de la venta se utilizó para la compra de los diarios Panamá América y La Crítica (Editorial Epasa).

Un elemento indispensable para el análisis del caso, según Silvio Guerra, abogado de Mizrachi, por cuanto que no consta ni la fiscalía ha podido indicar un elemento probatorio de que Mizrachi dio autorización para el giro o transferencia de dinero para la compra de ningún medio de comunicación social o Epasa.

La Estrella de Panamá tuvo acceso a un recurso presentado por la defensa de Mizrachi en el que alega su inocencia en el delito de insider trading, también considerado blanqueo de capitales.
Transacciones extemporáneas

El argumento es simple, Mizrachi compró acciones en una fecha distinta a noviembre de 2009, lo hizo, sí, pero el 26 de marzo de 2010.

De ser cierta la tesis de la fiscalía, tendría que conectar la compra de acciones de Mizrachi con hechos relevantes de la minera que movieran el precio de la acción en esas fechas. ¿Tendría que ver la compra de acciones con estos sucesos y el uso de información privilegiada?

Una mirada a los archivos de Petaquilla Minerals Ltd, reflejan que el 15 de marzo de 2010 anunció la colocación de acciones y garantías a nivel privado que le proporcionaron a la empresa recursos adicionales por $11.6 millones. Una semana antes, la minera también publicó que se ejecutaban trabajos de exploración para ampliar las zonas en que se había identificado mineralización de oro.

Los records del precio de la acción de la minera ya no están disponibles en los portales de la bolsa de Toronto o en bloomberg, página especializada en el mercado, lo que dificulta conocer el valor de acción en esos momento y en la fecha de venta. Lo mismo ocurrirá a las autoridades, cuanto intenten conocer los márgenes de ganancia que supuestamente se hizo Mizrachi con esta transacción.

La defensa de Mizrachi explica que la venta de acciones de Petaquilla Minerals Ltd, que reportara una ganancia neta de $771,148.26 se dio de la siguiente forma:

El 26 de marzo de 2010 se compraron a .55 (no revela cuántas acciones). Este hecho es importante porque es la primera vez que High Spirit compró acciones de la minera Petaquilla. Para que hubiese existido un insider trading la compra tendría que haberse dado antes del mes de noviembre de 2009. Es decir, que para el 26 de marzo de 2010 esta información era harto conocida, había sido dada a conocer nacional e internacionalmente.

Silvio Guerra, abogado de Mizrachi, agrega que entre el 4 y 14 de diciembre de 2010, High Spirit vendió las acciones de la minera. En ese mes de diciembre, a mediados, se recibieron los dividendos por la suma de $685.99 y $85.90. Quedando con ello que no se trataba de dinero o fondos provenientes del erario público y con lo cual se cae la tesis o pensamiento de que eran dineros provenientes del Estado o del Tesoro Nacional o de licitaciones u otro acto donde mediaran dineros del Estado.

Defiende que su cliente nunca pudo haber participado en una operación ilícita, o con información privilegiada porque compró acciones una fecha posterior al anuncio de la minera, porque según Guerra, las fechas no coinciden, teniendo como veracidad que toda compra se hizo con dineros lícitos puestos en la casa de valores Financial Pacific.

Otro punto que destaca la defensa es que en las fechas del 4 al 6 de abril de 2011, se dan o producen en un marco de las más estricta legalidad de la cuenta High Spirit.

Según plantea Mizrachi, él y Nabin Bakta y Tse Yum Ling, invirtieron en Financial Pacific a través de High Spirit con legitimidad. Aaron Mizrachi en la empresa Caribbean Holding Services es el único accionista, representante legal y director por más de 18 años. Los fondos que invirtió de la casa de valores Financial Pacific eran dineros privados, un monto de $585 mil.

La casa de valores tenía plena potestad de hacer manejos y transacciones en la cuenta, describe su abogado.

Las transacciones que se hicieron, según Guerra, fueron producto de la venta de acciones meses después de haber salido del mercado y no se vendieron tampoco estas acciones al precio tope que estuvo la acción.

[gráfico: información privilegiada de Petaquilla]

No hay comentarios:

Publicar un comentario