martes, 26 de septiembre de 2017

Fiscalía advierte que hay más implicados en operación "gallero"

La compleja red trasegaba droga desde Los Santos a Costa Rica y se valía de funcionarios públicos que facilitaban sus actividades. Los once integrantes fueron imputados por la jueza Josefa Monfante en audiencia celebrada ayer

El líder de la organización criminal "gallero" Manuel Antonio "Tony" Domínguez Walker, manejaba una red de tráfico de drogas y blanqueo de capitales que tenía como fachada una gallera que le pertenecía, de ahí el nombre de la operación bautizada por la Fiscalía Primera de Drogas a cargo del fiscal Marquel Mora quien dirigió la investigación que dio con la detención de 11 personas, 30 vehículos valorados en varios millones de dólares, 2 toneladas de droga, $1 millón en efectivo, y dos subametralladoras.

Tony, un hombre de rozando los 40 años, casado, con tres hijos menores, estudios hasta 6 año -como la mayoría de los integrantes de la banda- tenía un negocio de pelea de gallos que utilizaba como fachada para blanquear los dineros producto del narcotráfico, tal como señala la pesquisa de la Fiscalía que narró a la jueza de Garantías Josefa Monfonte ayer en una audiencia que se estiró hasta la noche.

La investigación inició el 21 de octubre de 2016 cuando la Policía Nacional puso en conocimiento del fiscal sobre una red que traficaba droga. La Fiscalía, entonces, solicitó a los Tribunales la autorización para la interceptación de las comunicaciones, así como el seguimiento y vigilancia de los miembros de la banda.

De esta forma, y a lo largo de un año, el fiscal Mora y su personal, recabaron varias interceptaciones telefónicas, fotografías, decomisos de droga, dinero y armas, que muestran el modus operandi de la organización en la que involucra al alcalde de Los Santos y primer subsecretario del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Eudocio "Pany" Pérez, a su asistente, a un mayor de la Policía Nacional, un agente, operativos y testaferros.

Los sindicados están imputados por delitos de blanqueo de capitales, delito contra la seguridad colectiva en la modalidad de tráfico de drogas, asociación ilícita para delinquir, delitos contra la administración pública y corrupción de servidores públicos.

Después de ser imputado, Tony indicó a la jueza que "quiere una investigación objetiva porque hay personas inocentes", aunque no se exculpó de los delitos que le endilgaron.

El fiscal indicó que se trata de una estructura criminal organizada de carácter complejo que toca a más personas, y que operó con la participación de autoridades para facilitar la actividad.

PANY EL ALCALDE
A sus 60 años, Eudocio "Pany" Pérez, alcalde de Los Santos, observa como la jueza de Garantías Josefa Monfante le imputa una serie de cargos respaldados por las averiguaciones de la Fiscalía que tiene su voz grabada en varias conversaciones con el cabecilla de la organización, Tony Domínguez Walker, a quien agradecía el apoyo económico, se ponía a sus órdenes para siguientes actos recreativos y otorgaba permisos para los eventos organizados por el principal autor intelectual de la organización (Tony) para legitimar la plata producto del tráfico de drogas.

El fiscal Mora narró el contenido de estas conversaciones. Indicó que "Pany" iba a recibir $15 mil en efectivo para permitir los eventos de Tony en carnavales. Las llamadas del cabecilla, se habrían realizado desde el mismo número telefónico con el que se coordinaba el recibimiento, encubrimiento y tráfico de droga desde Los Santos hacia Costa Rica. "A Pany no le gustaban los depósitos, esbozó el fiscal, por eso se hacían los pagos en efectivo y en ocasiones se entregaba el dinero a través de Alberto "Beto" Luis Chavez Chen", el brazo financiero (quien administraba la gallera) de Tony.

Uno de los sucesos que robustece la tesis de la fiscalía ocurrió el 11 de diciembre de 2016. Ese día Tony telefoneó a Beto y éste le comunicó que se encontraba en compañía del alcalde de Los Santos y que ya se le había entregado el dinero, es decir, los $15 mil. Beto le pasó el teléfono al alcalde y éste le agradeció a Tony el pago: "gracias hermano", le dijo. A lo que Tony respondió en la conversación: "no alcalde a la orden siempre". Las llamadas indican que el alcalde se puso a órdenes de Tony y añadió que "para que el comisionado no lo este jodiendo le iba a dar una cortesía de sala en el Concejo". Al parecer Tony enfrentaba problemas para resguardar la seguridad de sus eventos.

En esa conversación, según el fiscal Mora, "se da la actividad en que Pany recibe el dinero procedente de actividades relacionadas con droga". El alcalde escuchaba con atención las declaraciones del fiscal, se mostraba muy preocupado, despeinado y acongojado.

Las averiguaciones relatan una segunda entrega de dinero al alcalde que ocurrió el 4 de enero de 2017. Durante esta conversación Tony y Beto darían otra suma al funcionario -$20 mil- para un evento de carnavales. En esta ocasión el alcalde recibiría la plata a través de su asistente Eduardo José Vásquez Vásquez, de 38 años de edad quien labora en el municipio con un ingreso de $800 al mes. Además de los informes de monitoreo, hubo otro evento el 4 de febrero, una tercera entrega de dinero que se coordinó a través de "Beto". En esta oportunidad, Tony le solicitó a su mano derecha que le dijera al alcalde que "se ponga los pantalones y que pronto venía la política", aprovechaba para hacerle saber que podía contar con él para su próxima campaña política.

EL TRÁFICO
Para la sustentación de las acusaciones, el fiscal cuenta con 6 eventos importantes. Los suceso están respaldados por grabaciones telefónicas que detallan la coordinación del recibimiento de droga en Chumajal, Los Santos, en los que intervienen Tony y un sujeto identificado como Gabriel Ibarra quien coordinaba el recibimiento de la droga. El segundo hecho se refiere a lo ocurrido el 22 de noviembre de 2016 cuando las conversaciones de los mencionados revelan que se recibiría un nuevo cargamento y que habría que hacer un hueco más grande, similar al que había efectuado anteriormente José Antonio "Toñin" Villareal, para lo cual debía buscar a más hombres que le ayudasen. Así es que le ordena llamar al agente de la Policía Manuel Esteban Salazar para realizar las labores. En el segundo evento se incautaron 800 paquetes de cocaína que sirven a la fiscalía como evidencia de la actividad ilegal de la red. Las reacciones de los integrantes a raíz de la incautación también son parte sustancial de los argumentos de la Fiscalía. Tony recibió una llamada de Ibarra quien le dijo que "lo sapearon, que iban a ir por él".

El tercer caso concierne al decomiso de 111 paquetes de droga en Guabalá, Chiriquí, en el que se hace referencia a los autos que utilizaron para mover la droga y que posteriormente fueron decomisados por las autoridades.

Otro más involucra al mayor de la Policía Luis Omar Álvarez -de 46 años con un ingreso de $2.600 mensuales- quien supuestamente ofreció información a los traficantes sobre una placa de un vehículo. La fiscalía sospecha que el mayor colaboraba con la banda ofreciendo más información.

Este caso se relaciona con el decomiso de $839 mil, la incautación de $233 paquetes de mariguana y dos armas de fuego y se desarrolló desde mayo a junio pasado. También se detectaron los testaferros de la organización, siendo éstos el padrastro de Tony Ernesto Ricardo Bowen, un señor jubilado de 70 años con una pensión de $600 mensuales, pero que posee en forma inexplicable un lamborgini rojo, tres carros lexus, un mercedes bens y un remolque. En la tipología del blanqueo, dijo el fiscal, "se concluye que hasta el momento se han adquirido bienes sin poder establecer el origen lícito de los fondos, así como la apertura de cuentas bancarias para mover el dinero y blanquearlo". Otra de las sindicadas es una joven de 32 años llamada Roxana Norato con estudios universitarios y dijo ser una comerciante independiente dedicada al alquiler de equipo pesado e indicó que tiene un ingreso de $4 mil a $5 mil mensuales. Aparentemente Norato apoyaba a la organización en la logística.


No hay comentarios:

Publicar un comentario