martes, 18 de abril de 2017

Las sociedades que contribuyeron a disfrazar sobornos

Barry William Herman, contratado por Odebrecht para figurar como beneficiario de algunas cuentas, abrió dos empresas en Panamá

En 2006, la constructora Odebrecht contaba ya con una carta de presentación que podía sorprender a cualquiera, empezando con los presidentes de los países donde había posibilidad de hacer negocios. Para esa fecha, sus ventas superaban los mil millones de dólares en una gama de proyectos internacionales.

Lo que pocos conocían era la fórmula que aplicaba para hacerse de proyectos, el financiamiento a las campañas políticas de los candidatos con mayores posibilidades de ganar elecciones y las coimas que pagaba a los políticos de turno por cada proyecto entregado, un porcentaje entre 5% y 10%.

En Panamá la constructora se hizo de diez proyectos que hoy investiga la fiscalía que suman más de $9 mil millones: Cinta Costera, Saneamiento de la Bahía, Irrigación, Madden Colón, Metro de Panamá, Proyecto Curundú, Sistema de Riego Remigio Rojas y la rehabilitación del patrimonio histórico de San Felipe.

La fiscalía busca el destino de $59 millones de supuestas coimas que pagó la constructora a funcionarios panameños, de los cuales $33 millones fueron depositados en Suiza.

En esta línea, la Fiscalía Especial Anticorrupción investiga —además de los hijos del expresidente Ricardo Martinelli, a quienes las autoridades suizas identificaron $22 millones en la banca de este país— cuáles otros funcionarios pudieron haber recibido coimas de la constructora. Así, solicita los contratos, adendas, montos, etc., a los distintos ministerios vinculados a los proyectos.

Las obras construidas por la empresa brasileña protagonista del mayor escándalo de corrupción que investiga la fiscalía son: Cinta Costera, Metro de Panamá, Proyecto Curundú, Sistema de Riego Remigio Rojas, Saneamiento de la Bahía, Irrigación Madden Colón, Patrimonio Histórico.

Estas obras están bajo el escrutinio de la Fiscalía Especial Anticorrupción, a cargo de Tania Sterling, quien ha acumulado más de sesenta tomos en la investigación que recogen los contratos, adendas, montos, inspecciones oculares a instituciones públicas y asistencias judiciales de otros países.

La tarea de identificar los montos que recibió cada presidente y funcionario de turno se complica por la red de empresas offshore a través de las cuales se pagaban las coimas.

Con ese afán, la fiscalía ha puesto en la mira a más de una docena de personas y 42 empresas registradas en Panamá y en el extranjero que se encuentran reseñadas en los movimientos bancarios que reposan en la investigación que adelanta, por delitos contra el orden económico y la administración pública del Estado, para que le den pistas sobre la ruta de los dineros.

La inscripción en el Registro Público de Panamá de varias de las offshore empleadas en el esquema de pago de sobornos se hizo en Panamá poco tiempo después de que lo hiciera Odebrecht. Una de ellas fue Constructora Internacional del Sur, la más activa en el pago de sobornos, que se inscribió en el Registro Público en octubre de 2006, un mes después de que lo hizo la constructora, en septiembre.

Más adelante, Odebrecht registró en la jurisdicción panameña otras empresas que a su vez abrieron cuentas en bancos del Caribe y que sirvieron para pagar los sobornos. El denominador común entre estas empresas era que se dedicaban a inversiones, consultorías y desarrollo de proyectos.

EMPRESAS INVESTIGADAS
De las inspecciones oculares que practicó, la fiscalía determinó que se encuentran vinculadas nuevas sociedades que se requiere determinar si han sido inscritas en Panamá. Estas son: Azuero Inversiones, S.A., PMC International Management Corp, Istmeña Internacional S.A., Ganadera Paldiva, Bufete MF & Co., Salmet Trade Corp. (Nieto, Urriola y Asociados), Kadair Investment Ltd., Baxley Assetes Inc. (relacionada a los sobornos de los hijos de Martinelli, Engetec Consulting Services, S.A., North bay Capital Group S.A, Quijano Incorporates One Inc., Quijano Incorporates Two Inc., Panglo, S.A., Hadar Assets Inc.

LAS S.A. DE WILLIAM
North Bay Capital Group y Engetec Consulting Services S.A. fueron inscritas por la firma Castro y Berguido a petición de un cliente de Miami con el que tenían una larga relación de negocios.

Este cliente es Paulo Miranda. El beneficiario final de ambas sociedades es Barry William Herman, un norteamericano investigado por la justicia suiza por supuestos delitos de falsificación de documentos.

Según el informante Vinicius Veiga Morín, Herman fue contratado para figurar como beneficiario de algunas cuentas de Fernando Migliaccio, exejecutivo de Odebrecht conocido por su importante labor en la creación de cuentas y sociedades que disfrazaban los sobornos.

Reportes de medios internacionales señalan que uno de los culpables de tramitar sobornos de la constructora afirmó que entre 2010 y 2011 Paulo Miranda supuestamente participó en una reunión con directivos de Odebrecht en la que se analizó la crisis de liquidez por la que pasaba el Antigua Overseas Bank, en el que la empresa brasileña tenía cuentas para pagar sobornos en el exterior. La firma posteriormente negó esta información.

North Bay abrió una cuenta en PKB Privatbank (banco en el que Odebrecht tenía cuentas en Suiza) en la que el único firmante y beneficiario final de la cuenta era Herman. Con respecto a Engetec Consulting Services, tuvo la intención de abrir una cuenta en Meil Bank, pero al parecer nunca se concretó el trámite.

Según William, ambas sociedades eran instrumentos para invertir, prestar servicios de consultoría económica y financiera, ingeniería consultiva y desarrollo de estudios de viabilidad de anteproyectos. Un propósito muy parecido al declarado por Olivio Rodrigues Junior, quien trabajaba en el departamento de coimas de Odebrecht, en el banco cuando abrió la cuenta de Constructora Internacional del Sur.

La firma Berguido y Castro recibía instrucciones sobre la sociedad de Paulo Miranda y pagaba los servicios con cheques. Ambas sociedades continúan activas.

Engetec Consulting Services fue creada el 21 de junio de 2011 y fue una de las cuentas que operaba en bancos del Caribe, según delató Fernando Migliaccio, brazo financiero de Odebrecht, emitió 500 acciones. Los directores de la firma son Justo Barrios Icaza, José Marín y Sebastián Paniza, prestanombres de la firma. Las acciones están al portador, pero en diciembre de 2011 emitió bonos a renta fija por $4,116,000 con vencimiento en dos años con el fin de captar dinero y supuestas inversiones.

North Bay Capital Group se registró en octubre de 2011. En el acta constitutiva se explica que tendría negocios en el mundo marítimo, además de hacer préstamos y adquisición de bienes o acciones. Sus directivos son Justo Barrios, Jaime Marín y Sebastián Paniza, y emitió acciones al portador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario