miércoles, 6 de abril de 2016

Panamá bajo presión de la OCDE

Hincapié reconoció que la OCDE ejerce fuerza para que se firme el tratado multilateral en materia fiscal

Panamá comienza a reaccionar a la mayor filtración de documentos a una firma panameña, Mossack Fonseca, que detalla la creación de miles de sociedades anónimas y offshore utilizadas por líderes mundiales, políticos, criminales y personas políticamente expuestas, quienes supuestamente utilizaron la plataforma del bufete para evadir el pago de impuestos o lavar sus fortunas. 

Luis Miguel Hincapié, vice canciller de Panamá, en una rueda de prensa, después de haber conversado por unos minutos con el cuerpo diplomático representado en Panamá, reconoció que "desde hace mucho tiempo ha sufrido presiones de la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo (OECD por sus silgas en inglés) para que el país firme el tratado de intercambio de información fiscal multilateral en forma automatizada. Panamá se comprometió al intercambio de información bilateral y a colaborar en casos específicos.  El vice canciller recalcó que Panamá ha cumplido con la mayoría de las exigencias en esta materia y el país logró avanzar a la siguiente fase, el Foro Global para la Transparencia.

La cita de la mañana, fue el preámbulo para la reunión que sostendrá en horas de la tarde de hoy, el presidente Juan Carlos Varela con los diplomáticos para aclarar y explicar a sus representantes la postura de su país frente a los Papeles de Panamá, como se denomina la investigación internacional.

Hincapié, cauto al responder si la crisis a la que se enfrenta el país podría tener origen en una campaña orquestada, no titubeó al decir que le preocupa, y lamenta profundamente  la forma apresurada y reactiva que adoptó el ministro de Finanzas de Francia, Michel Sapin, quien "reincorporó a Panamá en la lista de paraísos fiscales justo cuando el istmo había abierto las puertas a empresas francesas por mucho tiempo".

Añadió que aún no ha recibido una respuesta a la misiva enviada al secretario General de la OECD, José Ángel Gurría, en la que lamentó, en su afán de presionar a Panamá a doblegarse ante su estándar de intercambio automático de información, hizo una serie de insinuaciones falsas.  En la carta Hincapié dejó claro que no hay un "solo aspecto de la ley panameña que haya dado lugar a las supuestas malas prácticas en los informes publicados  por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (encargados de la publicación a nivel internacional), y que las leyes panameñas de incorporación de sociedades no son distintas a las de cualquier otra jurisdicción financiera de relevancia, como las Islas Vírgenes Británicas, de donde proviene la mitad de las sociedades mencionadas en el reporte. Reclama en la nota, la discriminación  que se tiene con Panamá en comparación con las otras jurisdicciones cuando el comunicado de la OECD -que califica a Panamá como el último eslabón de la corrupción que oculta los bienes producto de la evasión fiscal-  aprovecha el tono para tergiversar hechos y empañar la reputación del país.

El vicecanciller indicó que cualquier cambio a la legislación panameña se realizará sin afectar la plataforma del sistema financiero que ha sido el baluarte del país desde hace mucho años. "Todo lo que pueda ayudar a protegerlo de cosas turbias se puede analizar más adelante. Ahora lo importante es defender a Panamá en cuanto a la mala imagen que se nos ha dado a nivel internacional", indicó el funcionario. En seguida añadió que el país "no va a permitir que lo traten como delincuente, o como lavadores de dinero porque su economía es abierta, con buenas prácticas y basado en los servicios".

No hay comentarios:

Publicar un comentario