viernes, 4 de septiembre de 2015

Diputado suplente, sancionado con $20 mil por alquiler ilegal

David Guardia, suplente de Luis Barría, preside la sociedad anónima Josephco, propietaria de un apartamento que se alquila a turistas. Los vecinos se quejan del ruido y han llevado el caso a varias entidades

El último piso del edificio PH Crystal, ubicado en el barrio residencial El Cangrejo, un penthhouse, se alquila casi todos los fines de semana a distintos grupos de jóvenes turistas. La pesadilla de los vecinos se agrava en las noches, cuando se percatan del desfile de mujeres que suben al apartamento y entre las paredes se filtra el ruido de la música, de las pelotas de billar que chocan contra el piso y de las chicas que abandonan el edificio de madrugada.

El departamento está registrado a nombre de una sociedad anónima, Josephco, cuyo representante legal es David Guardia, suplente del diputado Luis Barría, ambos del Partido Panameñista.

Los inquilinos tienen más de dos años lidiando con esta situación. Se quejan de la falta de atención de las autoridades, que no ponen orden, a pesar de las denuncias.

Han puesto sus quejas ante la corregiduría, el representante de corregimiento, Ricardo Domínguez; la Alcaldía, el Ministerio de Comercio e Industrias y la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP).

Como consecuencia de las continuas protestas, la ATP multó a Guardia en dos ocasiones. La primera, en marzo de 2014, con $5 mil, y una segunda vez, por reincidir, en junio de 2015, cuando se le impuso una sanción de $15 mil, suma que apeló el diputado suplente.

Guardia contravino la Ley 80 de 2012, que dicta normas e incentivos para el turismo. Alquilar una propiedad como la suya a través de internet por un tiempo menor a los 45 días está prohibido, sin el permiso de alojamiento público turístico. La falta, efectivamente, la sanciona la ATP, con multas de hasta $50 mil.

Los anuncios en internet para el arrendamiento del departamento por un término menor a 45 días continuaron, sin atender las intervenciones de la ATP y, al parecer, sin obtener el permiso para operar como alojamiento público turístico, según se lee en la resolución con la que se impuso la multa a Josephco.

Guardia niega que ese departamento se alquile por días y afirma que lo utiliza para hospedar a “personas que vienen al país a invertir”, o que se trata de “algunos colaboradores nuestros y sus familias”, según aseguró a La Estrella de Panamá.

El suplente del diputado Luis Barría justifica el uso del departamento. Dice que “cuando son amigos no cobramos absolutamente nada, eso sí, si alguien quiere alquilar, lo mínimo es por 45 días”.

No obstante, los inquilinos pueden probar lo contrario. En los registros de entrada tienen los nombres, identificaciones y firmas de los visitantes y de las mujeres que los visitan en horas nocturnas. Hasta lograron que uno de los clientes que rentó el departamento a través de internet enviara una copia del recibo de pago por $1,200 en concepto del alquiler de tres noches, $400 cada una.

Los vecinos recopilaron más de 30 páginas de internet con comentarios de los turistas que evalúan la estadía en el departamento.

El suplente David Guardia se mostró sorprendido. “Si me han levantado dos páginas, no tengo idea quién las levanta, inclusive hay una que lo alquila a $300 y algo la noche”, reconoció.

Según su testimonio, él es dueño minoritario del departamento. “Yo estoy entre el 5% y 7%. Los demás socios son australianos, hay un libanés, un filipino, hay dos canadienses, somos un grupo grande que generalmente hacemos un joint venture”, detalló Guardia.

EL SUPUESTO FUERO
Según los inquilinos, el estatus de suplente de diputado ha librado a Guardia de varias diligencias que pretendían efectuar las autoridades en aras de lograr una mejor convivencia. Le ha servido para evitar una inspección ocular a la propiedad que pretendían efectuar (julio de 2014) varios funcionarios de distintas dependencias públicas; sin embargo, fue infructuosa por “ser (un departamento) de un diputado”, se lee en el reporte firmado por la licenciada Kenia Martínez, corregidora de Bella Vista.

Aquel 29 del mes de julio de 2014, no se les permitió la entrada al departamento que estaba cerrado y que tiene “puertas de hierro. Del elevador que llega al piso 15 salió una voz que decía que no podían abrir la puerta por orden del Diputado, sin mencionar el nombre del mismo”, registra el informe.

Mario Meléndez, el primer abogado que se encargó del caso de Katy McGrath, una de las inquilinas, sospecha que Guardia “esté utilizando su posición política y cercanía con el alcalde José Isabel Blandón sin que éste lo sepa. Una estrategia que hasta ahora le ha funcionado”, indicó el abogado.

LA DEFENSA DE GUARDIA
Guardia interpuso un proceso correccional ante la Corregiduría contra Enka Del Casal, administradora del edificio, por hostigamiento, actuaciones y abuso de funciones que violan la propiedad privada. El proceso tiene fecha del 29 de mayo de 2015.

También se ha tomado la tarea de aportar una copia de las credenciales que lo nombran como diputado suplente en los expedientes de la Corregiduría.

Entre ellas, incluye un certificado con membrete del Tribunal Electoral que le concede fuero penal
electoral.

Esta acción es considerada, por la firma Bernal y Asociados, abogados de los inquilinos, como un acto de intimidación hacia los funcionarios encargados de las averiguaciones del caso. “Tal vez ignoran que la inmunidad en este caso no contempla las actividades comerciales del suplente, es una persona jurídica”, indicó uno de los juristas.

A pocos días de haber ganado la curul como suplente de diputado del circuito 8-9, Guardia fue nombrado presidente de la compañía Josephco, en reemplazo de Gregg McNair.

DESFILE DE MUJERES
Pero lo más repugnante para los vecinos del edificio, según declararon a este diario, es tener que soportar, casi todos los fines de semana, una pasarela de chicas que suben y bajan del penthhouse “todas pintadas y con vestimentas que no son normales”, afirma Carlos Ros, uno de los residentes del edificio. “Por lo que uno intuye, se trata de trabajadoras sexuales”, dijo en una entrevista que sostuvo este diario con varios vecinos.

Guardia asegura que, como abogado, su negocio es ser representante de varias empresas, pero que ignora lo que ocurre en el edificio.

Al contrastar su respuesta con los inquilinos, se genera todo tipo de reacciones.

Aseveran que Guardia ha participado en las reuniones de propietarios y se le notifica de las irregularidades.

“Generalmente llegan hombres el día jueves y se van domingo o lunes”, asevera Enka Casal, administradora del edificio, quien agrega que las visitas de mujeres son constantes, a veces son cinco hombres y traen seis o siete mujeres”, relata.

“El piso 15 está siendo utilizado como un hotel de ocasión, esto ya tiene dos años”, sostiene el señor Moisés Barraza, otro vecino.

Guardia niega que se sirva de su condición de suplente de diputado para ejercer influencias en las instituciones donde los inquilinos acuden para lograr respuestas a su situación. Sin embargo, admite que en los procesos presenta una copia de la resolución del Tribunal Electoral que le otorga las credenciales como suplente.

“Es parte del protocolo de presentación que utilizan los abogados en cualquier proceso”, dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario