domingo, 12 de abril de 2015

Cumbre será recordada por acercamiento entre Cuba y Estados Unidos

VII Cumbre de las Américas, Panamá 2015.


El presidente Juan Carlos Varela cerró la VII Cumbre de las Américas satisfecho de los resultados alcanzados a pesar de no haber consensuado la Declaración de Panamá o el “Mandato para la acción” entre los participantes. Es el documento político que se emite regularmente al finalizar la cumbre y que rubrican los países participantes. Varela restó importancia a este punto y resaltó los avances logrados en el continente en varios temas básicos que afectan las necesidades de las poblaciones; salud, infraestructura, educación, seguridad, acceso a la tecnología, y financiamiento de grandes proyectos en cada país.

El mandato para la acción se frustró cuando Venezuela insistió en añadir ciertos puntos que rechazaban la injerencia extraterritorial, la imposición de medidas unilaterales, y otras medidas coercitivas contrarias al principio de cooperación solidaria entre los Estados. Venezuela pretendía que los firmantes condenaran el decreto Ejecutivo impuesto al país Bolivariano por los Estados Unidos que lo califica como una amenaza para la seguridad del norte.

Varela añadió que la cumbre se caracterizará por haber tendido puentes. Citó el mejor ejemplo que le dio vuelta al mundo: la renovación de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Sin embargo en el tema venezolano no quiso profundizar. Prefirió mantenerse al margen y recomendar que cada pueblo atendida sus propias diferencias por la vía democrática, dijo.

La enseñanza del ejercicio es que los 900 millones de americanos no deben “separarse por los problemas que de verdad interesan a los pueblos” indicó. Será la cumbre que registre una cara humana según Varela, “la cara del pueblo que necesita que los mandatarios tomemos decisiones en pro de los ciudadanos” acotó.

Confesó cómo se originó la idea de que el Papa Francisco enviara un mensaje a los mandatarios, hecho inédito en este tipo de eventos. “Cuando hice mi primera visita a la Santa Sede tuve una audiencia con el papa y ese día la canciller tenía una reunión con John Kerry (secretario de Estado de los Estados Unidos). Yo había compartido mi visión con el Papa tomando en cuenta el avance de mi campaña política y tomé una decisión con respecto al tema de Cuba. La compartimos con el Papa y él respaldo la idea. Fue un dialogo privado. La Santa Sede y el gobierno de Canadá mediaron en este acercamiento” reveló por vez primera. “Hablamos con el secretario, no para invitar al santo Padre, sino para que enviara un mensaje a las Américas y así lo hizo” concluyó.

El presidente manifestó que además de la reunión con el presidente Barack Obama sostuvo encuentros bilaterales con Juan Manuel Santos de Colombia, Ban Ki-moon secretario General de las Naciones Unidas, Luis Almagro quien tomará el mando de la Organización de Estados Americanos, organismo que convocó a la Cumbre. Mencionó que además, en los espacios sociales conversó informalmente con los presidentes Raúl Castro, Nicolás Maduro de Venezuela y Rafael Correa de Ecuador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario