viernes, 26 de diciembre de 2014

Fiscal no se atreve a decir que se trató de un homicidio

La muerte de las holandesas Kris Kremers y Lisanne Froon sigue siendo un misterio. De acuerdo al criterio de algunos expertos, las evidencias apuntan que se trató de un homicidio. Pero Betzaida Pittí, fiscal primera superior de la provincia de Chiriquí a cargo de la investigación, todavía no se atreve a firmarlo con contundencia. No lo descarta, pero con las evidencias científicas que dispone hasta el momento, y los testimonios que han llegado a su oficina, aseverar que se trató de un asesinato, para ella es como echarse al vacío.

La última vez que se les vio a Kris y Lisanne fue el 1 de abril de este año. Las chicas desaparecieron cuando se aventuraban en el sendero de El Pianista, ubicado en Boquete, Chiriquí. Sus restos, fueron hallados a más de doce horas a pie del sendero.

Aquel día llevaban consigo sus teléfonos celulares, una mochila, una botella de agua, una cámara fotográfica. Vestían shorts y camiseta, ambas calzaban unos botines oscuros.

La fiscal Pitti esta casi segura de que las chicas murieron ocho días después de su desaparición. Llega a esta conclusión basada en los análisis forenses efectuados a los teléfonos celulares de Kris y Lisanne. Los aparatos presentaron actividad -entre la que se aprecian 8 llamadas infructuosas a los números de emergencia de Holanda y Panamá-. En este tiempo, el encendido de los celulares se realizaba en forma correcta. Pero, el 6 de abril fue el último día en que se prendió y apagó adecuadamente el iphone de una de ellas.

El informe forense efectuado en Holanda reveló que el día 11 de abril no se introdujo el pin del teléfono en comparación al resto de los intentos anteriores. Por eso, Pittí se recarga en que las chicas vivieron varios días después de haberse desvanecido entre la vegetación y los ríos del sendero.

Pero de ahí en adelante, es muy cauta cuando se le pregunta qué pudo haberle ocurrido a las chicas. “Pueden pasar tantas cosas, no se, el río crecido” dice Pittí tratándo de encontrar una explicación al enigma de Kris y Lisanne.

LÍNEA DE INVESTIGACIÓN
Transcurridos seis meses de la desaparición, la fiscalía no tiene una hipótesis clara sobre cómo murieron las jóvenes Kris, 21 años, y Lisanne, de 22 años.

La fiscal comienza a esbozar algunas teorías en base a las evidencias: “vamos a ver... las descuartizaron, supongamos eso. Qué suerte que esa costilla que apareció no tiene rasgos. Encontramos la mitad de la cadera, ¿dime si ahí hay un rasgo de eso?” inquiere Pittí.

“Yo sería irresponsable decir que las niñas fueron asesinadas sin fundamento. Yo no tengo nada para decir que las mataron. Me llegó un rumor que había un testigo que dijo que las habían asesinado. Yo mandé buscar ese testigo y hablaba de otras personas ajenas al caso. La evidencia me señala hasta ahora que no hay desmembramiento. Quien sabe si mañana yo encuentro un cráneo con otras señales” explica Pittí.

Según la fiscal hasta el “momento, con las pruebas que se cuenta, no se aprecia la injerencia de una tercera persona en la escena”. Pero nada está escrito en piedra, y Pitti no descarta cambiar de hipótesis.
-¿Usted cree que fueron atacadas por un animal salvaje? pregunta el diario.
-Quién lo puede saber, hasta el momento no porque los peritos me dicen que no.
-¿Fueron víctimas de un acoso sexual?-

“No, contesta Pittí, porque el ADN del sostén no tiene nada. También estaba la botella, los celulares. Ellas se pudieron haber quitado el sostén cuando caminaban porque se rozaban con la piel. Los sostenes hallados en la mochila de las chicas no presentaban señales de violencia, no tenían saliva, o huellas dactilares.

Pittí hace de abogada del diablo ante el supuesto de una violación. “¿Tú te vas a dejar quitar un brasier sin hacer fuerza? Vamos a suponer que le ocurrió a las dos, ¿ambas cedieron? ambas se quitaron el sostén? y el resto de la ropa?” interpele la fiscal.

Las camisetas que vestían las jóvenes no se han encontrado, solo el short de Kris que los análisis forenses no encontraron evidencias de ello.

¿Qué hace usted si el día de mañana encuentran los cadáveres de las chicas en la finca de uno de los lugareños? Preguntó La Estrella de Panamá.

Pittí hace una pausa y responde: “vamos a que las mataron; los criminólogos del Ministerio Público o del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses no me dan bases para pensar que se trata de un homicidio”.

¿OSAMENTAS PLANTADAS?
A mediados de junio, los lugareños de Alto Romero, Changuinola, provincia de Bocas del Toro, hallaron la mochila de las holandesas a orillas del río Culubre. Una semana después los se toparon cerca del río, con una bota que contenía un pie dentro, también observaron un fémur que los laboratorios confirmaron, a través de exámenes de ADN, que correspondían a Lisanne. El 2 de agosto, los moradores de Altos de Romero, hallaron el hueso coxal y la costilla pertenecientes a Kris.

Al criminólogo Octavio Calderón le parece sumamente sospechosa la forma en que “aparece” parte del esqueleto de las chicas. Está convencido de que fueron plantados intencionalmente.

Pittí reacciona al supuesto: “supongamos que yo diga que nuestra hipótesis es que los huesos fueron plantados. Y cuando yo tengo que explicarlo ¿cómo lo hago?”

Pittí se pregunta: “¿para qué lo van a plantar ahí habiendo tanto terreno?, eso es inmenso. Vamos a suponer que las mataron, ¿para qué vas a poner la mochila aquí, para qué?”.

“Yo le diría que encontré las evidencias pero no puedo decir que fueron plantadas. No encontramos el resto del esqueleto. Si una persona plantó los huesos ahí con qué intención lo hizo?” se cuestiona la Fiscal.

A pesar de que sólo cuenta, si acaso, con un 20% del esqueleto de las chicas, y los exámenes forenses revelaron que no hay señas de desmembramiento o violencia, Pittí no lo ve lógico que las evidencias fueron sembradas. Los exámenes forenses tampoco le dan pie para determinar legalmente que alguien las mató. “Con lo que tengo hasta el momento nada me marca que hubo un homicidio” dice la fiscal.

TAREAS PENDIENTES
Hasta el momento la fiscalía no tiene a nadie bajo investigación, no ha detenidos, y están pendientes algunas diligencias. Por ejemplo, determinar el sitio en donde se capturaron 90 fotos con la cámara de las jóvenes, de las cuales solo en tres se aprecia el contenido.

La fiscalía ha tomado declaración a la cuñada y la esposa de “Atencio”, el enlace entre Pittí y la población cuando reportan hallazgos. También tomó declaración a un lugareño que halló los restos. “Ahora en enero voy a tomarle declaración al resto”.
-¿Porqué no lo ha hecho hasta ahora?-

“Es que es difícil. Cada vez que yo mando a traer a alguien tengo que darle viáticos de mi bolsillo. El personal del Ministerio Público tendría que ir y caminar más de 16 horas, ha estado lloviendo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario