martes, 4 de noviembre de 2014

La telaraña del poder detrás del caso Financial Pacific

Funcionarios de alto perfil influyeron para evitar que se conocieran los intereses económicos del expresidente Martinelli en la casa de valores. Mayte Pellegrini detalla la trama

El caso del desfalco millonario de la casa de valores Financial Pacific (FP) se asemejaría a un best seller cuyos principales protagonistas son el poder, el engaño y la corrupción. Otro no menos importante sería la inmunidad acobijada por eterno olor a poder.

Uno de los capítulos centrales de la trama imaginaria, dejaría en evidencia la subordinación de aquellos que están obligados a impartir justicia, son precisamente quienes la obstruyen, y sin asco, ocultan evidencias.

Serviles de la corrupción y el poder de turno. Luego, hay espacio para el dinero -otro factor del poder-, un desfalco millonario, las consecuencias de que alguien se percatara del hecho y desapareciera, y por último, un perro flaco al que siempre se le pegan las pulgas.

Pero de vuelta al caso FP, Mayte Pellegrini, exoficial de operaciones de la casa de valores - acusada por el delito contra el orden económico en perjuicio de la casa de valores-, acudió este 31 de octubre a la Fiscalía 14 para ampliar su declaración. Ante la fiscal Elena Cedeño desenmascaró la forma en que se movía el dinero de los clientes sin su consentimiento, y quiénes se aprovechaban del mismo. Habló de cuentas, montos, fechas, beneficiarios y los bancos que se utilizaron para mover la plata con la firma de Iván Clare y West Valdés, exdirectivos de la casa de valores.

Antes de este paso, acusó al fiscal Julio Laffaurie de inoperante y encubridor por hacer caso omiso al contenido de su primera declaración jurada hace dos años, en la que había revelado la forma en que se cosió el fraude en FP.

Pellegrini también denunció la forma irregular en la que fue transportada a la Fiscalía 14, un 26 de diciembre a las 5 de la tarde. Le habían prometido un trato para que recuperara su libertad y la de su familia a cambio de que se retractara de las declaraciones que había dado sobre el entonces mandatario Ricardo Martinelli.

Pellegrini había desvelado, el 27 de noviembre de 2012, que Martinelli era portador de la cuenta High Spirit. Explicó Martinelli usaba dicha cuenta para manipular las acciones de minera Petaquilla -un delito penal internacional que castiga con cárcel el uso indebido de información privilegiada (figura conocida como "Insider Trading")-, y que Martinelli “nombraría en la junta directiva de la minera a Raúl Ferrer para poder tener acceso directo sin restricción para hacer insider trading “ dijo Pellegrini.

Raúl Ferrer formó parte del board of directors de Petaquilla Minerals, hasta octubre de 2014. Fue reemplazado por Pascual Montanes.

La cuenta de High Spirit si existió. Su broker era West Valdés y las transacciones a Petaquilla se hacían a través de Saxo Bank ubicado en Dinamarca. De esta forma Petaquilla Minerals en Canadá no sospecharía que el origen de las compras venía de Panamá. Taparían así el delito de insider trading.

Según Pellegrini, luego de sus primeras declaraciones ante la Fiscalía 13, Martinelli envió una carta al entonces procurador de la Nación, José Ayú Prado, en la que le informaba que tenía una cuenta personal en FP desde hace diez años. Sin embargo, según la detenida, Martinelli aperturó la cuenta en el 2009 con un cheque de $50 mil.

PODER Y CORRUPCIÓN
Pellegrini denunció una trama de poder que al parecer se conjuró para evitar que saliera a flote la verdad.

Dijo que José Ayú Prado fue quien se encargó de escribir su declaración jurada aquél 26 de diciembre.

Es la segunda ocasión en que se señala, al ahora Presidente de la Corte Suprema de Justicia, de redactar declaraciones de terceras personas abusando de su cargo. El abogado Rosendo Rivera denunció a La Estrella de Panamá que en junio de 2012, mientras ocupaba el cargo de Procurador,

Ayú Prado resolvió un cuestionario destinado al presidente Martinelli. Fue "juez y parte" y se atribuyó concesiones en un caso en el que no debió haber intervenido para nada, según Rivera.
Ayú Prado fue nombrado magistrado de la CSJ, en enero de 2013.

Como presidente de la CSJ, Ayú Prado, comunicó a La Estrella de Panamá, después de intercambiar una serie de misivas con este diario, que las grabaciones de video vigilancia de la CSJ se habían borrado. Estos videos, los solicitó el exjuez Alexis Ballesteros como evidencia para demostrar las presiones que ejercieron el entonces presidente de la CSJ, Alejandro Moncada Luna, y dos Magistrados del Segundo Tribunal sobre su persona, para que fallara a favor de allegados al expresidente Martinelli.

A CAMBIO DE LA LIBERTAD
Pellegrini, única detenida en el caso FP, desenmascaró el supuesto contubernio que hubo en la Fiscalía 13 para que se retractara de lo dicho: “Frank Torres, fiscal a cargo del despacho, entraba y salía de la oficina con una hoja y preguntas en un papel con letras de color amarillo y rojo. Las respuestas las escribía Ricardo Solís (exfuncionario del Ministerio de Economía y Finanzas y amigo de Ceballos) a través del celular de Mauricio Ceballos y yo solamente tenía que leerlas”.

La declaración ampliada de Pellegrini, indica que el 26 de enero de ese mismo año 2012 (debiera ser 2013 si seguimos una línea de tiempo), fue traslada nuevamente a la Fiscalía para rendir indagatoria.

En esa fecha ya había transcurrido el plazo para que liberaran a su familia y amenazó, que de no cumplir con lo convenido, incluiría en su declaración los vínculos de Martinelli con el caso FP.

Al parecer la amenaza caló, a la media hora, se giró boleta de libertad de Raúl Phillips y a su hermano Carlos.

La de ella, en cambio, nunca llegó. Según Pellegrini su exabogado le dijo que para recuperar su libertad debía pagar al entonces Ministro de Turismo Salomón Shamáh un millón de dólares. Pues éste había recibido información de que Pellegrini era dueña de una fábrica de textiles en Perú.

SUPUESTA FUGA
Tres meses después del supuesto trato, al verse detenida, Pellegrini llamó al entonces procurador José Ayú Prado para advertirle que iría a declarar nuevamente el 26 de marzo, y que como no cumpliera con lo acordado, diría por qué retiro sus declaraciones.

La amenaza provocó que Angel Calderón, exdirector del Sistema Penitenciario, confeccionara un informe de inteligencia en el que descubría un supuesto plan de fuga de Pellegrini. El fiscal del caso nunca solicitó el informe. Desde ese día, 26 de marzo 2013, nunca más pisó la Fiscalía, hasta el 31 de octubre de 2014.

OMISIONES DE LAFFAURIE
Pellegrini brindó a la Fiscalía 14 una serie de datos que Julio Laffaurie, fiscal 13, quien investigaba el caso, pasó por alto en la pesquisa.

Desestimó las denuncias sobre malversación de fondos, actividades bancarias por parte de la casa de valores cuando la licencia se lo impedía, los préstamos sin sustento, y la falsificación de los estados financieros que presentó el contador de FP, Oscar Rodríguez, a la SMV.

De hecho, Laffaurie, en la vista fiscal, antes de que le quitaran el caso, solicitó sobreseimiento provisional para Oscar Rodríguez.

LA COOPERATIVA
Casi 6 millones de dólares se depositaron en la Cooperativa de los empleados de la Caja de Seguro Social (Coacecss) por parte de los directivos de FP. En total se aperturaron 25 plazos fijos a nombre de compañías que eran manejadas por FP. De esta forma, los directivos de la casa de valores recibían cuantiosas comisiones.

Según Sergio Morales, abogado de varios representantes de la junta directiva de Coacecss, la idea era borrarla del sistema para que los medios probatorios que estaban en Coacecss no fueran visibles, así, se eliminaría el caudal de pruebas en este renglón en el caso de FP. “Se utiliza al Estado para defenestrar y evitar las acciones legales de los responsables” dijo Morales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario