miércoles, 1 de octubre de 2014

El reemplazo del helicóptero siniestrado no llega

Cinco meses después de que la aseguradora pagara más de $13 millones por un helicóptero, la nave aún no arriba a Panamá.

Entre marzo y abril de este año, la directiva del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN) empezó a buscar una nave que reemplazara al helicóptero AN-137, accidentado en febrero mientras participaba en la operación antidroga “Martillo”, el 6 de febrero de este año.

La compañía Internacional de Seguros declaró el aparato siniestrado como pérdida total y pagó la suma de $13,385,000 a la compañía International Aviation Marketing, que vendió el aparato para reponer el bien. Con este dinero, según el director del SENAN, Belsio González, se adquirió otro helicóptero similar al AN-137.

González anunció que el reemplazo de la nave llegaría a finales de mayo, sin embargo, después de cinco meses de la negociación, siendo éste un helicóptero con características similares al anterior, la nave aún no pisa suelo panameño.

El tres de junio, en una entrevista concedida a La Estrella de Panamá, González manifestó que la nave estaba a punto de llegar al país después de recibir algunos arreglos en los Estados Unidos. No especificó el sitio exacto dónde se encontraba la nave, pero dijo que un agente del SENAN, Rafael Callejas, había viajado al norte para hacer una revisión en el “taller que va a optimizar el equipo” indicó.

Según González, el helicóptero en reposición tiene menos horas de vuelo de las que tenía el AN-137; “unas 400” dijo.

Agregó que la nave es del mismo año de fabricación, 2011, y que cuenta con las mismas especificaciones .

La Estrella de Panamá conoció que el Estado adquirió un Bell 412 similar al accidentado, con número de serie 36564; dos motores, capacidad para quince pasajeros, fabricado en el 2011 y con 621 horas de vuelo al momento de la compra.

El aparato se compró a la compañía International Aviation Marketing Ltd, ubicada en Vancouver, Canadá, empresa dedicada a la venta y alquiler de helicópteros de cualquier parte del mundo.

Al parecer, la nave ha sido parte de la flota de operadores de helicópteros en apoyo de petróleo en alta mar y/o actividades de gas y minería.

En abril, a través de un comunicado oficial, el SENAN informó que el reemplazo del AN-137 arribaría a Panamá, “en las próximas semanas”, procedente de Kuwait, después de hacer una escala en Tennessee, Estados Unidos.

La Estrella de Panamá quiso conocer más detalles de la compra y contactó a Brad Shaen, director de ventas de Aviation Marketing. Sin embargo, Shaen evadió ofrecer detalles sobre el costo del artefacto. Alegó que se trataba de una venta confidencial y a los pocos segundos cerró el teléfono.

No obstante, en la página de internet de la compañía se pueden apreciar naves similares que oscilan entre los 7 y 9 millones de dólares.

En aquella entrevista González describió parte de los arreglos que recibiría la nave: “cambio del panel para que tenga vuelo nocturno, lo van a pintar igualito al AN-137, van acomodar los sillones y toda su estructura interna de color negro mate para que no haga efecto en la noche”.

Dijo que del dinero que pagó el seguro existía un remanente de 1,8 millones de dólares que invertirían en accesorios “porque hay que comprar los visores nocturnos y la compañía está ofreciendo dos cursos de refresco para el personal”.

La página de la Federal Aviation Administration reporta la venta de la nave y que fue adquirida por el SENAN, sin especificar fecha.

En el accidente del AN-137 murió el teniente Agustín Santos Vindauno y otras ocho personas resultaron heridas. El incidente ocurrió en el sector Guna Yala, específicamente en el área de Mamsukun. Por esta nave el Estado había pagado a la Bell la suma de $15,922,349. Se trataba de un helicóptero de 4 ejes, cabina habilitada para visor nocturno, piloto automático, entre otros accesorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario