miércoles, 9 de julio de 2014

El curioso caso del helicóptero de las seis palas

La institución compró dos palas para el helicóptero Bell 412 AN-135 por $270 mil y después mandó a reparar las cuatro hélices originales

Al Servicio Nacional Aeronaval (SENAN) le urge reparar las cuatro aspas del rotor del helicóptero Bell 412 con matrícula AN-135.

De hecho, el 10 de julio se espera a los oferentes para este trabajo. Así lo indica la licitación del portal de Panamá Compra, en el que se fija un precio de referencia de $190,000. También se lee en la carta de especificaciones que firma Luis Córdoba, director de Mantenimiento del SENAN, que el proveedor deberá entregar las palas reparadas en un lapso de 15 días.

Los datos anteriores son importantes ya que en el mes de junio el SENAN compró dos palas para esa misma nave. Una se la adjudicó a la empresa Raditek y la otra a la compañía American Airparts. El acto se efectuó a través de una licitación abreviada. Entre ambas palas, el SENAN destinó un total de $271,260. Ochenta mil dólares más que lo que cuesta ahora reparar las cuatro palas del mismo helicóptero, el AN-135.

Lo más curioso es que las dos órdenes de compra, de Raditek y American Airparts, están firmadas por el director del SENAN, Belsio González. Y en ambas, González firma a nombre del Departamento de Compras y de la Dirección Administrativa Financiera.

American Airparts no cuenta con un taller certificado por la Autoridad de Aeronáutica Civil para efectuar este tipo de reparaciones.

Otro dato interesante es que la entrega de las dos primeras palas tenía un plazo de 10 días, contando a partir del 2 julio, fecha en que se publicó la orden de compra en el portal de Panamá Compra.

La Estrella de Panamá conoció que American Airparts hizo entrega de la hélice hace unos días, pero, al parecer, los técnicos del SENAN la rechazaron. Alegaron que la pala no encajaba con el resto de los propulsores de la nave. El problema es que el SENAN, al momento de lanzar la licitación, tampoco especificó las condiciones que debía tener la pala, compás que cualquier oferente aprovecharía para reparar una pala con más horas de vuelo de las que tiene la original. Todo esto sin que pudiera caber espacio a reclamo de parte del SENAN, ya que en el pliego se leen muy claro los requisitos: ‘Blade M/R 412, condición serviciable certificación 8130 frescas para la aeronave 135 del SENAN’. El 8130 es un documento que detalla la vida de las palas y las reparaciones que ha sufrido el aparato.

¿Cuántas horas de vuelo tiene la pala que entregó American Airparts? ¿Lo sabe el SENAN?, ¿convino pagar $145 mil por la paleta?, ¿por qué González firmó en ambos renglones en la orden de compra?

La Estrella de Panamá envió un correo a la dirección de relaciones públicas de la institución para solicitar una aclaración acerca de estas licitaciones, pero aún no ha recibido respuesta.

El señor Alejandro Carrizo, representante de Raditek, indicó que la empresa todavía está a tiempo para la entrega de la pala. No obstante, Carrizo no quiso especificar las condiciones de la pala o compartir con La Estrella de Panamá el 8130, que detalla la trazabilidad y las condiciones del equipo. Informó que proporcionaría el papel al SENAN al momento del traspaso del aspa.

¿Cuál será la razón que motivó al SENAN a comprar dos palas ajenas al helicóptero y después solicitar la reparación de las cuatro paletas originales de la nave?

¿Acaso no sería más lógico, tomando en cuenta la urgencia con la que se requería poner en funcionamiento la nave, solicitar de primera mano la inspección y reparación de las hélices originales?

Han transcurrido más de dos meses desde que el SENAN tuvo la necesidad de reparar las hélices del helicóptero que, supuestamente, se requerían con urgencia. Sin embargo, la nave sigue en tierra, y en vez de invertir $190,000, el gasto podría alcanzar los $461,260.

El primer aviso de Panamá Compra publicado en mayo convocaba a la adquisición de repuestos para la aeronave AN-135. El segundo solicitaba lo mismo, pero omitía la matrícula de la nave Bell 412. Esta práctica se denomina división de materia y la Ley de Contrataciones Públicas la prohíbe. El precio tope que se le permite firmar al director del SENAN es de $250 mil, razón por la que la licitación se partió en dos; de lo contrario, no podría ofertarla. Ambos actos publicados el 6 de mayo se cancelaron y se volvieron a programar para el 15 del mismo mes. Participaron cinco empresas, las mismas que en el primer acto, y se adjudicaron.

Sucede que el manual de vida de las palas indica que al alcanzar 2,500 horas de vuelo deben ser evaluadas. La inspección profunda de las hélices del Bell 412 AN-135 se sustenta en las picaduras notables que se aprecian en la cubierta y pequeñas aberturas en la raíz y superficie. Daños normales producto del uso y de la corrosión por el salitre, la humedad y la fricción a las que están sometidas las aletas.

La seguridad en aviación indica que en un helicóptero todas las aspas deben contar con iguales especificaciones a las que trae de fábrica; de lo contrario, sería un riesgo su uso y podría causar un desbalance en el rotor y provocar efectos de vibración.

El SENAN debería exigir del proveedor, entre otras cosas, el número de horas de vuelo de las palas que adquiere, las condiciones en que se encuentran, la documentación que certifica al taller de reparación, una tarjeta de vida total de las palas Bell y el certificado 8130.

No hay comentarios:

Publicar un comentario