sábado, 7 de junio de 2014

Investigarán cómo ocurrió intoxicación

Después de un año, la fiscalía no tiene claro qué pasó en el proceso de la preparación de la nutrición parenteral que intoxicó a los bebés 

El Ministerio Público ha tomado declaración jurada a 61 personas, cuenta con 33 tomos de 500 páginas cada uno, pero aún no logra determinar qué eslabón del proceso de preparación y administración de la nutrición parenteral falló y como consecuencia murieron 9 bebés y otros 4 lo recordarán para toda su vida debido a las secuelas que les dejó el alcohol bencílico con el que se intoxicaron el 11 de junio del año pasado.

Los padres de las víctimas se reunieron con la fiscal Vielka de Byrnes, a cargo de la Fiscalía Décima, para conocer los adelantos en las investigaciones. Sin embargo, muchos salieron insatisfechos.

La fiscalía tiene un hecho claro, la intoxicación aguda por alcohol bencílico que contenía la heparina suministrada a las nutriciones parenterales que recibieron los bebitos, pero la fiscal ha pedido a los padres más paciencia de la que ya han tenido para que una comisión interdisciplinaria actúe como perito en el caso y les ayude a ampliar el espectro de los hechos.

La comisión estará integrada por médicos, auditor pediátrico, médico consultor, auditores farmacéuticos (porque el Departamento de Farmacias y Droga está involucrado directamente), y un toxicólogo clínico.

No hay una fecha tope para que los profesionales emitan un dictamen, pero según la fiscalía, la idea es determinar cómo se llegó a eso y en qué eslabón del proceso ocurrió. Este arbitraje completará la investigación y permitirá a la fiscal hacer señalamientos puntuales en el expediente.

Salomón Moreno, padre de Milagros, una bebé que pasa complicaciones de salud producto de la intoxicación, señaló que lo positivo de la reunión es que la Procuraduría se encargará de que la Caja de Seguro Social (CSS) les brinde atención a los sobrevivientes, quienes se quejan constantemente de la atención que reciben sus hijos, y no conciben que, a pesar de que la intoxicación ocurrió en la Sala de Neonatología de la CSS, ésta institución se niegue a atender a los bebés que no están asegurados o que sus pequeños pasen horas a la espera de una cita médica.

‘Esperábamos algo más concreto hoy, nos informan que están a poco tiempo de darnos una respuesta más definida, nos pidieron paciencia, más de la que hemos tenido, pero tenemos la confianza en que sí se va a lograr’, manifestó la doctora Yilany Bernardo, madre de Noeli, una de las bebitas fallecidas.

A la cita acudieron todos los padres afectados, incluyendo a los niños que pronto cumplirán un año de edad.

Milagros, hija de Zenaida y Salomón Moreno, tiene estravismo y espera una evaluación del equipo médico para determinar si requiere de una cirugía. La pequeña también tiene programada una cirugía coclear en las próximas semanas, y requiere terapia diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario