viernes, 31 de mayo de 2013

No es quien prometa, es su capacidad

Que episodios políticos tan lamentables vivimos en estos días.  La política, en plena efervescencia, nos recuerda a los ciudadanos que no vivimos de ella, que ésta sigue siendo un gran negocio para los políticos.

Examine con ojos críticos la ansiedad de los candidatos por llegar a los cargos.  Invierten cientos de miles de dólares en publicidad para acaparar la atención del elector.  Además los candidatos parecen valerse de lo que sea para aplastar a su oponente sin mediar daños colaterales.

He sostenido que las recientes grabaciones que sepultaron al ex candidato Boby Velásquez no son parte de una campaña sucia, mas bien hablan de su moral y sus principios  y lo que podría haber sido capaz, al menos en el intento para llegar al poder.

El PRD ha responsabilizado al gobierno la autoría de dichas grabaciones. El candidato de éste colectivo Juan Carlos Navarro acusó al gobierno de realizar grabaciones ilícitas, haciendo referencia a la recién publicada de su copartidario Velásquez.

Sin entrar a debatir quien tiene la razón, el hecho ha provocado una desconfianza  entre candidatos y electorado.

La experiencia debe ser referencia como experiencia. Es importante reflexionar y analizar los discursos el candidato, su pasado, las personas con las que se relaciona, su entorno, antecedentes,  de ser posible sus estudios, pero sobre todo su apego a la honestidad y principios morales.

Estas reflexiones no solo deben primar al votar por presidente, debe ser un repaso para todos los cargos; representantes, diputados, etc.

El truco es que las campañas publicitarias muchas veces utilizan una estrategia lógica; prometen lo que todos anhelan, pero nunca explican cómo.

El próximo quinquenio veremos concluidas las grandes obras de infraestructura que incentivaron una empleomanía record en los últimos años, y que éstas manos tendrán que ocuparse en otros proyectos que hasta ahora no se han anunciado.  Recordemos que estas obras están directamente relacionadas con la adquisición de  deuda interna y externa, el crecimiento económico y los ingresos que recibe el gobierno.

Para los años venideros los pronósticos de crecimiento económico no es de dos cifras como ha sido la experiencia en los últimos años, será un solo dígito, por ende el cinturón económico y la maniobra fiscal probablemente se verán limitados, luego entonces habrá un descenso en la empleomanía en caso de que éstas vacantes no las supla la empresa privada o la inversión extranjera.

No se deje influenciar por regalos, soluciones momentáneas, caras bonitas o cuerpos esbeltos, gingles pegajosos, busque al mas capaz, no al que tiene mas capacidad de regalar.

1 comentario:

  1. Las reflexiones que hace Adelita sobre los inquietantes momentos que se vive de parte dela efervecente política criolla y los extremos a los cuales se esta llegando como seres humanos, las ubico yo en un SÍNDROME ya estudiado desde hace muchos años a nivel mundial. Es conocido como el "Síndrome de Hybris" y no es mas que "desmesura sicológica" cuando se llega a tener algún poder y aumentarlo a alturas excesivas y exponenciales. El neurólogo David Owen, que en los 70 había sido ministro en Inglaterra, trajo a la actualidad una cuestión que los GRIEGOS ya habían manejado con frecuencia. La condición imprescindible para que esto suceda es la poca madurez psicológica en una personalidad esquizoide (es decir con un mundo interior sobre dimensionado, y una afectividad anómala). Si a ello le añadimos escasa formación cultural, , una preparación humana frágil y circunstancias adversas podemos ver a políticos es esta situación prácticamente rozando el esperpento. Les exhorto a lograr información de este Síndrome que son víctimas el PODER que ocasiona esa "DESMESURA PSICOÓGICA" No es cuestión de un Partido es cuestión de los seres humanos pertenecientes a Partidos Políticos a nivel mundial. Cuando un político se cierra en banda, no escucha los concejos, se obceca en sus posturas personalistas, y se aleja de la realidad pierde el componente racional de su mandato, y si las condiciones se extreman puede hacer un síndrome paranoida, en el cual se vería rodeado de enemigos, no podría fiarse de nadie y "solo el tendría razón contra todas las evidencias". Por eso se decía que los EMPERADORES tenían a un lacayo permanentemente al lado recordándole que eran simplemente hombres. Sugiero a los lectores que logren en INTERNET en Wikipedia lo que es el Síndrome de Hybris donde se define muy bien la actuacion de los políticos cuandollegan a tener poder. Respetuosamente, Ing. Humberto E. Reynolds de Unamuno

    ResponderEliminar