lunes, 1 de abril de 2013

Libertad de expresión

Tu eres una de las mejores, si no es que la mejor periodista que tiene este país. Con ese recuerdo me quedo. Que un jefe le otorgue semejante reconocimiento a un periodista no ocurre tan a menudo, al menos en nuestro medio.

Estaba sentada frente a él en su oficina un día cualquiera antes de las 9 de la mañana a punto de empezar el programa. Nos separaba un escritorio lleno de papeles como era costumbre, la computadora a un lado, la radio cerquita al oído para monitorear y su mente a mil. Hablábamos de la agenda diaria. Rodrigo Correa siempre fue un defensor nato de esta servidora. Me abrió las puertas de su empresa para restablecer un vínculo con mi audiencia después de haber salido de RCM televisión.

A principios del 2009, justo en las agitadas campañas políticas, Cañita como comúnmente conocemos a Rodrigo, me ofreció un espacio los domingos que tenía como propósito revelar el tuétano de los políticos interesados en llegar a cargos públicos.

Una vez pasadas las elecciones le sugerí ir en sociedad con un programa de lunes a viernes al cual bautizamos LA HORA 9. La hora se concibió pensando en un periodismo puro, objetivo, sin inclinaciones políticas, capaz de transmitir los hechos del día y lograr análisis interesantes sobre los mismos. Él estaba muy emocionado y contagiaba su entusiasmo al resto del personal con la producción de la presentación y la despedida del programa elaborado por el personal de la emisora.

Así inició La Hora 9, con una simbiosis que engendró uno de los programas mas escuchados del país. Nunca hubo un llamado de atención sobre su contenido, las entrevistas, los cerrones de teléfono, los invitados que abandonaban el estudio enfadados por las preguntas incisivas, las investigaciones que develaban funcionarios corruptos. Las percepciones de la sociedad se exponían libremente en una emisora que expresaba la voluntad del pueblo. No se negó espacio a corriente alguna. Era la objetividad la que hablaba, la sensatez y el equilibrio. Cañita fue un buen jefe, siempre atento, buscaba alternativas a los contagios políticos que trataban de contaminar la neutralidad de la emisora.

Por un año me distinguieron con la conducción del noticiero matutino que trabajé con mucho ahínco. Recuerdo que un día Cañita llegó con un papel que mostraba los ratings de las emisoras de radio, ocupábamos el segundo lugar después de La Típica que retransmitía el noticiero de TVN. La radio es mágica, mi pasión el periodismo.

KW Continente es una frecuencia que a lo largo de su existencia se ha visto violentada y amenazada por el autoritarismo al cual siempre se le paró de frente y combatió los mas dramáticos hechos que buscaban censurar la libertad de expresión e información.

Ese es el concepto que tengo de KW Continente. El que le habló siempre al oído a su progenitor y dueño. Se ha perdido una voz de la libertad de expresión. Una frecuencia donde la sociedad civil y las corrientes políticas eran libres para deliberar los procesos de institucionalidad del país. Se ausenta la defensa del derecho del debido proceso, la defensa de los patrimonios nacionales e históricos, de la fiscalización del herario públicos, de la denuncia de la corrupción, de la investigación a fondo del periodismo puro, del semblante de la democracia, de la voz del débil, del necesitado, del análisis imparcial, de la sensibilidad humana y de nuestra política criolla.

Esto es solo una transición de la vida de una periodista cuya visión de la libertad de expresión no tiene límites, ni frecuencias, ni fronteras, ni censuras. Es solo un escollo en la carrera de nuestra democracia. Debe ser la base para toda moral pública y para la profesión de la pluma y para reflexionar en nuestra familia, la patria y un ser supremo que decide nuestros caminos aunque en ocasiones actúe en forma misteriosa.

Honro mi profesión porque la vivo, la amo y la ejerzo con libertad, sin ataduras. La ética está por encima de todo, es la que me habla al oído y la conciencia, la que me da la luz en cada palabra que escribo y que pronuncio.

1 comentario:

  1. Ya KW Continente no es la misma que con tanto acierto la has descrito. Los comportamientos de "Cañita" a quien conozco desde 1948 está trastabillando y me da la impresión que otros intereses lo han atado. La forma en que han sido tratados en los ultimos meses operadores como Máximo, teniendo el precedente despido de Julissa Quintero, ha cambiado el lema que tenian y ahora ya el pueblo la ubica como "LA VERDAD POR DEBAJO DE TODO" y el único que merece decir la verdad por encima de todo es Andres Vega en el programa "El cañonero de Dompling" pero es para su programa solamente pues los otros han bajado y siguen bajando. Ha "Cañita" creo que ha hecho pactos con otro grupo de empresarios y lo tienen maniuatado. "El hombre honrado y de bien no obra jamás en secreto, y no se averguenza jamás de lo que hace" ese era Cañita y en lo personal algo le está sucediendo o algo lo está haciendo cambiar. Nada es mas peligroso para el hombre que un rápido cambio de estado. Adelita no necesita defenderse pues tiene suficiente capacidad e inteligencia para defenderse ella, sin embargo, la audiencia que tenía se está pronunciando en forma sincera por todo los medios. Yo siempre he creido en las reflexioones de Bécquer y recuerdo que en su libro Tipos y Costumbres: Las segadoras, decía, " Cambiar de horizonte, cambiar de método de vida y de atmósfera, es provechoso a la salud y a la inteligencia". Fatiga MENOS caminar sobre terreno accidentado que sobre terreno llano. Estamos contigo Adelita y he palpado el gran apoyo de esa ciudadania sincera y honesta que diariamente te escuchaba en la "Hora Nueve" y te segurá escuchando donde vayas. Hallaras un camino o te lo abrirás. Sólo hay un camino para llegar y mil para alejarse. ERn la vida No hay camino tan llano que no tenga algún tropezón o barranco. Adelante, Adelita, tienes todo lo que una dama necesita para triunfar en la vida. Los recuerdos tienen mas poesía que las esperanzas; como las ruinas son mucho mas poeticas que los planos de un edificio en proyecto, Cañita. Los recursos que pedimos a Dios los pone en nuestras manos la mayor parte de las veces. Adelita brilla comouna estrella proyectando la libertad de expresion y la justicia debida. Ing. Humberto E. Reynolds de Unamuno

    ResponderEliminar