lunes, 8 de abril de 2013

La mujer de pies aplomados y acciones de hierro

Se caracterizó por tomar decisiones que tal vez ningún hombre se atrevía si quiera a pensar. Su mote de Dama de Hierro lo obtuvo por su firme oposición a la Unión Soviética y sus conocidas políticas thatcheristas.

La única fémina en ocupar la mas alta magistratura británica, en tiempos en que el poderío de la guerra fría se calentaba entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Thatcher llegó a Downing Street en 1979 e impuso sus política conservadurista para evitar un desplome económico en Gran Bretaña.

La mujer de hierro fue reelecta tres veces consecutivas en el cargo, hasta su dimisión en 1990.

Fue la mujer que venció a Argentina en la guerra de las Malvinas y recuperó las islas, decisión que contravino a su Gabinete, del Ministerio de Defensa y la oficina de Asuntos Exteriores. Un episodio que hasta la fecha mantiene frescas las heridas. La presidenta Fernández de Kirchner insistió hasta hace poco en la posibilidad de debatir el tema en foros internacionales, sin embargo, un reciente referendum dejó en claro la posición de la población; queremos seguir bajo el dominio británico. Los argentinos recordarán el nombre de Margareth Thatcher como una de las causantes de la guerra en que murieron cientos de inocentes, periodo amargo para la política gaucha.

Thachtcher marcó historia en Europa cuando se atrevió a recortar el aporte al presupuesto europeo de 18 a 15,25%. Contribución que tenía como fin reducir los impuestos en Gran Bretaña. Su propuesta sorprendió a la comunidad europea quien propuso llevar el tema a un debate en la Comisión para "establecer los hechos y analizar la situación". Pero no contaba con la filosa respuesta de la mujer; "los hechos ya han quedado establecidos; la Comisión no ha de aportar hechos sino ideas". La anterior es una de las frases rescatables de la decidida mujer que cuatro años mas tarde consiguió el "cheque británico" que permite a éste país reducir sus contribuciones al bloque europeo.

Durante el mandato de Thatcher, Inglaterra atravesaba por momentos sensitivos en el ámbito de discriminación a las minorías, tema que Margareth incorporó campaña en su campaña y definió a estos grupos como parte de la riqueza y variedad de Inglaterra, en lugar del rechazo, hecho que atrajo los votos del Frente Nacional. Fue enfática en decir que a medida que las minorías amenazan en convertirse en un grupo grande, la gente se asusta, decía Tachtcher.

El mandato de la Dama de hierro se enmarcó en el despertar femenino que adquiría cada vez mas parcelas de poder en los años 80s especialmente en el viejo mundo. Una reacción a los muchos años de sociedad patriarcal en los que el género quedó relegado en trabajos domésticos.  Las mujeres llenaron las aulas de las universidades superando en número a los varones. Solidificaron su posición de decisión y elección y ocuparon destacados puestos políticos y empresariales.

En Inglaterra era evidente la demostración de este florecimiento. Como primera ministra Thatcher se reunía cada semana con la reina Isabel II para discutir asuntos gubernamentales, pero ciertas afirmaciones publicadas en el Sunday Times dieron a entender que se había producido una ruptura entre el Palacio de Buckingham y Downing Street "sobre una amplia gama de problemas nacionales e internacionales".  Los rumores se desmitificaron por la parte oficial y estigmatizada de que ambas mujeres tendrían diferencias a causa de las políticas thatcheristas. Mas tarde la mandataria escribió: "siempre encontré la actitud de la Reina hacia al trabajo de gobernar absolutamente correcta....las historias de luchas entre dos mujeres poderosas eran demasiado buenas como para ser un invento".

Thatcher fue una mujer que no solo cambió el panorama de un país, sino del mundo, una líder con impacto global, así la definió el ex primer ministro británico Tony Blair, aduciendo que los cambios implementados por la mandataria no solo trascendieron gobiernos sucesores, sino que fueron ejemplo para que otros países adoptaran sus políticas.

La mujer a la que no le temblaba ni el pensamiento puso fin a la Guerra Fría entre EU y la Unión Soviética. Michael Gorbachov, ex presidente soviético, recordó en su página web que la relación entre ambos, él y Tachtcher, al principio fue complicada aunque estuvo marcada por una "comprensión mutua". La mayoría de los líderes políticos coincide en que fue una de las políticas mas influyentes de las últimas décadas.

No solo con la guerra fría, sino también con el muro de Berlín. Margareth contribuyó a la caída de la Cortina de hierro y a lograr la democracia en este sitio del mundo.

Una mujer con aguda inteligencia que en ocasiones era interpretaba en forma gélida, cínica, pero que al final demostraba una visión estadista.

Una anécdota que destaca la prensa internacional revela que Thatcher se oponía a publicar una historia de inteligencia militar durante la II Guerra mundial que reconocía la existencia del MI5 y MI6, las agencias secretas británicas. "Dos maestros en leyes, que ahora son jueces, me enseñaron una regla muy buena; nunca admitas nada a menos que no tengas mas remedio que hacerlo; aún así, sólo si tienes razones específicas para ellos y dentro de unos límites definidos". Inglaterra reconoció la existencia de sus servicios secretos 45 años después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario