lunes, 1 de noviembre de 2010

Yerba alegre

California debate la legalización de la mariguana no solo en el consumo, sino en la distribución, tráfico y legalización dentro del Estado.

Uno de los debates más intensos en torno al narcotráfico está a punto de transformarse. Simulando la época de Al Capone con la legalización del alcohol, el Estado de California pretende “quitarle el negocio” al crimen organizado con la legalización de la marihuana.

La “propuesta 19” permitiría a los adultos la tenencia de 28 gramos de yerba, cultivarla en un área 2,3m2 usufructuando los frutos de la cosecha, permite la tributación de la venta autorizada y prohíbe la venta interestatal o internacional.

El electorado tiene una motivación económica; considera que el negocio legal podría recaudar anualmente alrededor de 1,200 millones de dólares en impuestos con una tasa sobre el producto de unos 50 dólares por onza.

“La guerra contra las drogas esta perdida, sacando el dinero de los carteles se puede usar para servicios sociales y los policías podrían dedicarse a otras tareas”, me comentó el activista Gianni Feliciano en La Hora 9.

De aprobarse, el precio descenderá drásticamente pero seguirá alto en el resto del país, ¿cómo evitarán el tráfico de marihuana en estas condiciones si hasta ahora no se ven frutos en el trasiego de cocaína hacia los EU? ¿No será esta una ventana para expandir la fórmula a otros estados de Norteamérica?

Legalizar la marihuana podría mermar la violencia entre carteles, mas no la producida por la cocaína, y complicaría la labor de los uniformados que tendrán que dividirse entre palear los efectos de la droga en los consumidores, evitar el tráfico interestatal y vigilar su correcta implementación.

Un argumento en contra es la salud pública, renglón que absorbería gran parte de la ganancia para atender las reacciones que provoca la droga. Para otros es una transformación de los valores morales que imponen lo económico arriesgando la moral del hogar, la salud, educación, sin contar con un plan serio para preveer las reacciones de los adictos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario