martes, 15 de septiembre de 2020

La operación que dio con la detención del Gobernador perredista

La Policía le había dado seguimiento al hasta ayer gobernador de Guan Yala, Erick Martelo, a quien se le decomisaron 79 paquetes de droga que llevaba ocultos en un doble fondo del auto. Su asesor legal explica que el carro era prestado, y que fue sorprendido en "su buena fe"



Una operación de inteligencia internacional estaba tras la pista del hasta ayer gobernador de Guna Yala, Erick Martelo Robinson.


Le tenían el ojo puesto. Una operación de inteligencia internacional estaba tras la pista del hasta ayer gobernador de Guna Yala, Erick Martelo Robinson, que según conoció este diario, hasta los más altos mandos del país estaban al tanto de la misma. La información de inteligencia era certera, no se trataba de una casualidad, las unidades sabían que el gobernador venía con droga en el auto, “por eso le montaron un retén”, afirmó una fuente de inteligencia a este diario.

Las autoridades esperaron el momento preciso para detenerlo, simulando un retén del que cualquiera podría librarse sin mayor problema, especialmente él, siendo gobernador.



La operación Luxor dio resultados. Sabían que el gobernador tenía la costumbre de pasar por ahí y saludar a los muchachos.

Pero para su sorpresa, esta vez no fue así. Las unidades tenían instrucciones claras.

Entradas las primeras horas de la madrugada de este 15 de septiembre, en el punto de control policial de Las Garzas, los agentes de inteligencia al mando de un teniente y seis unidades más, detuvieron el Hyundai Santa Fe, color gris, matrícula 730029.

En el auto viajaba Martelo, de 42 años, quien se identificó como el gobernador de Guna Yala, acompañado de Rogelio Alba Peña, de 40 años.

De acuerdo al parte policial, los uniformados les comunicaron sus derechos e inmediatamente registraron el auto. A simple vista todo parecía normal. Pero una mirada más profunda al vehículo logró identificar una alteración, un doble fondo debajo del asiento del conductor de donde extrajeron docenas de paquetes rectangulares de cocaína.

Dicha diligencia se efectuó en coordinación de la Fiscalía de Drogas, representada por el fiscal Josue Tuñón, en la subestación de Las Garzas. El registro inició a las 12:20 a.m., momento que identifica un brazo hidráulico en la parte trasera del vehículo, donde no se ubica nada ilícito, al cual se le efectuó la prueba de Ion Scan.

Dos horas más tarde, se procede a verificar la parte delantera, debajo de los asientos, donde notaron alteraciones en la parte inferior de los mismos y al abrirlos se da con el hallazgo de la droga. A las 03:45 de la madrugada se efectuó el conteo y se corroboró que se trata de 79 paquetes de presuntas sustancias ilícitas.

De esta forma ambos quedaron a órdenes del juez de garantía y se le hace conocimiento del artículo 235 del Código procesal Penal. Ninguno de ellos mantenía antecedentes penales.

SORPRENDIDO EN SU BUENA FE
Jimy Calao, asesor legal del exgobernador, afirma que Martelo fue sorprendido en su buena fe. Alega que el auto en el que viajaba el exgobernador no era de su propiedad.

Señaló a La Estrella de Panamá, que el auto se lo prestó un voluntario (del que no conoce el nombre) para transportar las bolsas de Panamá Solidario a la comunidad de Guala, adscrita a Guargandí, donde se reunió con algunos residentes.

“Ellos pudieron haber salido entre oscuro y claro de allá y él dirigía a su residencia en Panamá”.

“Este carro lo consiguieron prestado, de alguien que apoya porque hay que conseguir transporte con voluntarios. Venía en ese carro porque el propio de la gobernación estaba cargando bolsas. Uno de ellos tendrá que saber decir de quién es el carro. Me gustaría resaltar que el carro lo tenían prestado. Fueron varias veces que la persona transportó el vehículo para Panamá Solidario”, narró el asesor legal.

Calao narró que el “conductor consiguió el carro prestado, trabaja en la gobernación como conductor”.

Dijo que antes de ser gobernador se dedicaba a un negocio familiar, “un bar”. Mientras ocupaba el cargo, el gobernador participaba de reuniones con los estamentos de seguridad en la Comarca.

OTROS CASOS
A muchos no sorprende la noticia. Las comunidades ribereñas han servido como bases de apoyo a traficantes. Es una cultura arraigada. “Los pobladores guardan la droga y la comercializan, buscan quién la compre. Hay registros con nombre propio de traficantes que usaban como punto de droga Guna Yala y a los pobladores para sacar la droga poco a poco”, recuerda el exfiscal de Drogas, Patricio Candanedo.

Al tratarse de zonas apartadas, con presencia limitada de las autoridades, algunos pobladores satisfacen sus necesidades con la comercialización de la droga, o el resguardo de la misma. “Se aprovechan de la geografía, la cultura, la política cerrada que tienen las Comarcas que les permite actuar con más facilidad. No entra nadie sin autorización de los dirigentes, tienen el control absoluto de su área, geográfica y política”, explica Candanedo.

En esta región del país, hay una historia tradicional de comercio entre las poblaciones ribereñas con Colombia, “les proveen de insumos, gasolina, queroseno, y otras cosas que no consiguen de Panamá. Hay una relación estrecha, y a la vez, este nexo es utilizado por los colombianos para aprovecharse de ellos y los usan por medio de llegada, como mulas para caminar por las montañas y llevar la droga aunque sea de a poco para completar los cargamentos”, añade el especialista.

Es una simbiosis que se produce entre ciertos miembros de la población y los traficantes.

A juicio de algunos consultados no se trataba de una situación casual. “No se confía a un novato esa cantidad de droga. Eso requiere una cadena que se negocia con los operadores de ruta. Tienes que tener quién te provea y quién te reciba, requiere un concierto previo, se sabe a quién se va a llevar y para qué. Por el manejo del caso y la forma que se dio, ya lo venían monitoreando y sabían lo que iba a hacer, a dónde y cuándo.

No cualquiera de manera accidental lo hace, más siendo gobernador, que le dan paso generalmente”, indicó a este diario una fuente de inteligencia.

DESIGNACIONES
Lo que sí debe estar lamentando el mandatario Laurentino Cortizo, quien de inmediato dio la orden de su destitución, es quién le recomendó el nombre del candidato para el cargo. Queda claro el mensaje al gobierno, que a diferencia de otros, no filtra a los estamentos de seguridad, Ministerio Público y Consejo de Seguridad, los nombres de los candidatos antes de los nombramientos para verificar quién es la persona a la que se le da mando y jurisdicción. Anteriormente se acostumbraba compartir estos nombres antes de empoderarlos, de esta manera las autoridades hacen una averiguación, un perfil de la persona, cruzan información y se hace una opinión para decidir la recomendación.

A PAGAR POR LOS HECHOS
En una breve rueda de prensa celebrada ayer, el ministro de Seguridad Juan Pino, dijo que aquellas personas que cruzan la línea no tienen un retorno, “hay que asumir los hechos sin importar quién los cometa”.

Enseguida narró partes de la operación: “En un retén en las Garzas de Pacora de la Policía Nacional, se da con la retención de un vehículo con dos personas a bordo en el cual, después de proceso judicial con el Ministerio Público, se da con el hallazgo de 79 paquetes de droga, cocaína que se dirigían a la ciudad de Panamá para contaminar la población”.

DE INMEDIATO INDICÓ QUE
gran parte de las causas de los homicidios se deben a la droga, por la lucha de la droga. Avanzó que se han desarrollado operaciones importantes en el Caribe que resultaron en el decomiso de droga.

Mencionó una reciente efectuada a 19 millas de Portobelo, en la costa Atlántica, en la que se decomisaron 1,240 paquetes de droga y se aprehendió a cuatro colombianos que viajaban en una lancha rápida.

Además avanzó detalles sobre una operación al norte de la provincia de Bocas del Toro, en la que se detuvo a una persona y 100 bultos de droga que se habían arrojado al mar.

NO ES LO PRIMERO
El caso de Martelo no es el primero del que las autoridades tienen registro. Alrededor del 2000, una denuncia de la comunidad alertó que había llegado una lancha con droga a la deriva y la población se apropió de la droga y del dinero. La Fiscalía de Drogas inició allanamientos, tras ligar el cargamento con otro cargamento en el sector de Veracruz relacionada a la mercancía que habían escondido los pobladores.

En 2005 el nombre del diputado de Guna Yala, Rogelio Alba, del Partido Liberal Nacional, salió a relucir en una investigación de la Fiscalía de Drogas por supuestamente estar vinculado a un pago de hasta $70 mil, que pretendía usar para comprar una casa, producto de la comercialización de una droga hallada en la comunidad. Él lo negó rotundamente. La información indicaba que un grupo de pobladores de Achutupu se había apropiado de una droga que quedó varada en la costa. Aparentemente se trataba de mil kilos de cocaína, como resultado de la venta, enterraron $800 mil, de los cuales la Policía sólo halló una cuarta parte.

Fausto González, suplente del diputado panameñista (circuito 10-1) y expresidente de la Asamblea Nacional, Enrique Garrido, fue detenido en febrero de 2008, con 50 kilos de droga y una pequeña cantidad de mariguana.

Muestra de la forma en que utiliza el narcotráfico para corromper a figuras de la política para su beneficio.

NOTICIA RELACIONADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario