jueves, 4 de junio de 2020

Autopsia de Floyd reveló que lesiones ocasionadas no fueron mortales


El doctor Andrew Baker, jefe médico forense del condado de Hennepin que practicó la autopsia a George Floyd, el hombre afroamericano quien perdió la vida a manos de un policía blanco, afirmó que no murió por trauma contundente ya que las múltiples lesiones halladas no son mortales.

Un resultado controversial para los familiares de Floyd, quiénes ordenaron una segunda opinión de esta naturaleza para verificar los resultados.

El médico halló que Floyd padecía de una enfermedad cardíaca arteriosclerótica, multifocal severa, de acuerdo a la autopsia a la que tuvo acceso melodijoadelita.com.

El hombre de 46 años, dejó de responder mientras estaba siendo restringido por los oficiales del estado de Minnesota, Estados Unidos. Recibió atención médica de emergencia en el campo y posteriormente fue llevado al hospital donde no pudo ser resucitado.

En la autopsia se plasmaron todas las afectaciones médicas que sufría Floyd, entre ellas tenía una historia clínica de hipertensión, además de un tumor microscópico en la pelvis izquierda. "Se sabía que el difunto era positivo para Covid-19, dado que la positividad de la PCR puede persistir durante semanas después del contagio. La autopsia reflejó positividad asintomática", se lee en el documento.

FLOYD
Por otra parte, una compresión cervical con la rodilla es posible que no cause hemorragias subcutáneas. El fallecido padecía del corazón, con cambios en las coronarias que pueden causar muerte súbita, sumado al efecto de las drogas de abuso consumidas, principalmente el fentanilo, que produce depresión respiratoria. La restricción del movimiento pudo ser  la estocada final.

De acuerdo al examen forense, "no se identificaron lesiones potencialmente mortales; sin lesiones de los músculos anteriores del cuello o laringe; sin lesiones en el cuero cabelludo, tejidos blandos, cráneo o cerebro; sin lesiones en la pared torácica de tejidos blandos, fracturas de costillas, columna vertebral o visearles", se lee en la descripción.

El análisis de sangre de Floyd reflejó resultados negativos para etanol, metanol, osopropanol o acetona. El análisis de orina presentó presunto positivo para cannabinoides (mariguana), anfetaminas y fentanilo.

Floyd era un hombre musculoso, medía 6 pies de alto  y pesaba 223 libras.

No obstante, los abogados de la familia solicitaron una autopsia independiente al cadáver para asegurarse de que su muerte fue producto del trato de los uniformados y no a causa de problemas de salud o drogas. Los defensores de la familia, según recogen medios internacionales, consideran que los resultados de la autopsia de la oficina del médico forense, que se concibe como neutral e independiente, pueden usarse como atenuantes en el caso penal que se avecina. Cuatro policías han sido imputados por el delito de homicidio, a tres de ellos se les impuso una fianza de $750 mil a cada uno, acusados de colaboración y complicidad en el homicidio de Floyd. El hecho ha desatado multitudinarias manifestaciones por una semana consecutiva en distintos estados de la unión americana. Algunas derivaron en violentos saqueos, y se presume que fueron causado por agitadores con intereses políticos ajenos a la esencia de las protestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario