jueves, 5 de julio de 2018

Juez rechaza seis incidentes de nulidad a defensa de Martinelli

Los abogados apelaron la moción de nulidad por doble juzgamiento y el juez se lo concedió. El juez también desestimó, por extemporánea, la petición Yasir Purcait y José L. Varela, de constituirse en querellantes

El juez de Garantías, Jerónimo Mejía, negó seis mociones de nulidad presentadas por la defensa del expresidente Ricardo Martinelli, el jueves pasado, en la fase de alegaciones previas dentro de la audiencia intermedia en el proceso que se le sigue al exmandatario por supuestos pinchazos telefónicos.

No obstante, en aras de garantizar la posibilidad de que el Pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) pueda revisar el recurso de nulidad que concediera el caso como cosa juzgada, concedió la apelación que anunció el abogado Carlos Carrillo, apoderado de Martinelli, tan pronto el juez culminó su disertación.

Antes de la explicación que otorgó el juez su decisión acerca de las nulidades, Mejía desestimó la petición del exdiputado Yassir Purcait y del diputado José Luis ‘Popy’ Varela, víctimas de los supuestos pinchazos, que solicitaban la posibilidad de convertirse en querellantes. Ante esto, Mejía aclaró que estas dos personas tenían la condición de partes en el proceso y se les dio traslado por parte de la fiscalía la acusación, momento en que debieron tomar la decisión de adherirse a la acusación del Fiscal Harry Díaz, o presentar querella autónoma. Al no haber optado por ninguna de las anteriores, el juez decidió que no podían constituirse como querellantes en esta etapa del proceso.

El fiscal Díaz solicitó al juez que al menos escuchara a Purcait, por considerarlo en indefensión y por una posible actuación dolosa del abogado Ángel Álvarez, quien lo representaba, al igual que a otras cuatro personas. Desde el principio del proceso, Álvarez decidió no adherirse a la acusación del fiscal Díaz, o presentar querella autónoma, porque consideró que a Martinelli había que imputarlo, y no acusarlo, como lo hizo el fiscal. Esto dejó a Purcait fuera del caso como querellante.

Una vez el juez tomó la decisión, Sidney Sittón, también abogado de Martinelli, solicitó a Mejía que tanto Purcait, como el abogado de Varela, fueran desalojados del sector designado a los querellantes. Acto seguido, el juez ordenó lo propio y éstos ocuparon los asientos del público.

SUSTENTACIÓN NULIDADES
Mejía expuso que la defensa de Martinelli sustentó seis incidentes de nulidad absolutas, es decir, que la irregularidad tuvo que haber impedido el pleno ejercicio de sus garantías.

En algunas, el denominador común que encontró el juez, era que la defensa no había especificado en qué se había afectado el derecho de su cliente.

Alegó, por ejemplo, en el caso de nulidad por acumulación de expedientes que presentó la defensa, que se trataba de una afirmación no sustentada, que no cumplía con la carga argumentativa y no explicaba por qué impedía al acusado el pleno ejercicio de su derecho. En ese caso, Mejía indicó que la acumulación de carpetillas se efectuó por orden de la Corte, y no en decisión unitaria del Fiscal.
También se refirió a la insistencia de la defensa, en la nulidad por haber imputado a su cliente sin ser notificado personalmente. En este sentido, Mejía expuso que pedir una imputación presencial con la anuencia de que, de no darse, impediría una investigación en su contra, sin la intención de volver a Panamá, es querer retrotraerse en el proceso.

Añadió que los abogados de Martinelli ejercieron una defensa técnica, y que el acusado sabía, como lo muestra una entrevista que concedió a una cadena internacional, que se seguía un proceso en Panamá.

La defensa también incidentó una nulidad alegando que su cliente gozaba de fuero penal electoral al momento de iniciar la investigación. No obstante, Mejía leyó las resoluciones en que constaban la admisión de la causa el 8 de junio 2015. Agregó que el fiscal no inició la investigación hasta que el Tribunal Electoral le levantó el fuero, es decir, el 12 de agosto. Por tanto,“no se ha violado el fuero electoral”, determinó Mejía negando el incidente.

En cuanto a la nulidad por el supuesto fuero que contaba Martinelli por su condición de diputado del Parlamento Centroamericano, Mejía dijo que las inmunidades de estos parlamentarios son iguales a las que gozan sus pares nacionales. “En Panamá los diputados no tienen inmunidad que puede aplicarse para detener un proceso legal”, argumentó Mejía. Luego indicó que la documentación aportada por el abogado Luis Eduardo Camacho (hijo) como sustento de la moción, no tiene nada que ver con lo planteado. Así negó otro incidente.

Después se refirió a la nulidad por doble juzgamiento. La defensa exhibió tres casos que habían sido presentados ante la Asamblea Nacional en 2011, contra su cliente mientras era presidente, en los que había sido denunciado por intervenciones telefónicas ilegales. Pero, el magistrado de garantías alegó que para que se den las condiciones de un doble juzgamiento, debe haber una investigación y una sentencia de culpabilidad, o un auto de sobreseimiento. En el caso de Martinelli nunca hubo una investigación. En cambio, la Asamblea archivó los expedientes, por tanto no lo consideró como un doble juzgamiento. No obstante, en este caso, el único que admite apelación de todos los recursos que presentó la defensa, Mejía concedió el beneficio al Pleno de la Corte para que revise la apelación de la defensa.

DEFENSA AFINA ESTRATEGIA
Ricardo Martinelli lució ayer, durante la audiencia intermedia del caso que se sigue en su contra, un rostro más repuesto en comparación al día anterior que padecía problemas de salud.

Cada día aparece, al entrar al salón de audiencia, con una extensa y distinta obra literaria. Ayer mostró “La traición de Roma, de Santiago Posteguillo”. Un libro, que por su contenido -narra el épico final de la vida de Escipión y Aníbal. Los eternos enemigos que se encuentran una vez más en la batalla de Magnesia- pareciera reflejar su propia realidad en una batalla en la que de por medio se percibe una enemistad hacia su antiguo aliado, al que hoy considera su enemigo, Juan Carlos Varela.

Martinelli se mostró más activo con sus abogados, hizo varias anotaciones en la clásica libreta que carga a cada audiencia. Debido a compromisos médicos, el juez suspendió la audiencia a medio día porque el exmandatario tenía una cita con el cardiólogo y con el odontólogo. Se programó para el próximo lunes a las 9 de la mañana.

Ayer fue una mañana difícil para los defensores del expresidente Ricardo Martinelli. Carlos Carrillo alegó que las interpretaciones del juez, por más brillantes que puedan ser, serán recurridas en acciones extraordinarias y ante organismos internacionales. Insistió que no puede haber una imputación sin una acusación.

Sidney Sittón adelantó que la siguiente fase, que se entra a analizar la acusación a la que los querellantes que se adhirieron, hay oportunidad de referirse a una acusación autónoma, y que la defensa “tiene algo que decir al respecto”.

Añadió que la defensa no se iba a dejar inhibir por el mensaje político que quería enviar José Luis Varela, hermano del presidente, al querer convertirse en querellante, posición que fue rechazada por el juez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario