martes, 24 de abril de 2018

Entre querellas e investigaciones del caso Odebrecht

El Ministerio Público aceptó la demanda por calumnia e injuria contra Juan Carlos Navarro interpuesta por Jaime Lasso, recolector de los dineros de Odebrech que entregó al partido Panameñista entre 2010-14

Jaime Lasso Del Castillo, miembro del partido panameñista y quien reconoció haber colectado fondos de la constructora Odebrecht para el colectivo durante entre 2010-2014, demandó por calumnia e injuria al aspirante presidencial Juan Carlos Navarro del partido Revolucionario Democrático por haber mencionado en Televisora Nacional, “que lavó plata”.

En la querella que tuvo acceso este medio, y que ha sido admitida por el Ministerio Público, se narran los hechos que afectaron a Lasso. Según el documento, el 30 de enero del año en curso, en una entrevista realizada por el periodista Icar Reyes de TVN Noticias al señor Navarro, el político manifestó que la Fundación Don James (de la que Lasso es fundador) “lavó dinero”. Una aseveración “temeraria calumniosa e injuriosa ya que nadie es culpable hasta que se le demuestre y sea sancionado mediante sentencia firme”, señala la querella.

Añade que esta aseveración se basó en especulaciones, sin prueba alguna, situación que puede ser desvirtuada con claridad ya que no existe sentencia condenatoria en firma contra Lasso.

Continúa diciendo que el delito que Navarro le endilga a Lasso, se trató de aportes económicos para la campaña, dineros que fueron entregados y como aporte a figuras del partido del cual él era parte.

En noviembre pasado, este medio publicó -a propósito de las investigaciones que realiza el Ministerio Público en el caso Odebrecht- un informe elaborado por la Dirección de Investigación Judicial que daba cuenta de un aporte de la constructora brasileña a la fundación de Lasso y sociedades anónimas controladas por él, como Poseidón Enterprises.

Entonces, Lasso no reconoció la cifra, los $10 millones que hacía alusión el informe de la Policía, pero narró de la siguiente forma a La Estrella de Panamá los aportes que recibió: “Yo tomé la decisión de buscar fondos para que Ricardo Martinelli no repitiera en este país, porque lo considero una de las peores cosas que ha pasado', indicó Lasso.

En seguida, añadió: ‘Yo aporté muchísimo antes de la campaña, colecté fondos para que una persona honesta estuviese en el poder. Dígame si he tenido algún beneficio de que el presidente haya ganado”, añadió.

El Ministerio Público, no obstante, eximió a Lasso del proceso Odebrecht bajo el argumento de que éste había sido investigado en la gestión de la exprocuradora Ana Belfon haciendo uso del criterio de oportunidad. En aquel momento, se emitió una resolución de archivo de la causa por considerar que no había delito, lo que le impidió a la fiscal Zuleyka Moore, a cargo de la investigación, reabrir el caso contra Jaime Lasso o de su hija Michelle Lasso (parte de la directiva de Poseidón Enterprises) a la cual le decretaron el archivo de la investigación.

La sociedad Poseidon Enterprises LLC fue creada para recibir el pago asociado a la relación con Odebrecht. Lasso no tiene idea quiénes firman ahí, porque la sociedad la creó el representante de la constructora, y lo importante para el banco Meiln Bank (de donde emanó la plata) era el beneficiario final. ‘Odebrecht me sugería ‘ésta es la sociedad que utilizaríamos', y me decían ‘tienes que comprarla'. Yo solo veía el débito en mi cuenta', indicó Lasso en su indagatoria. El médico dijo que no recordaba la firma de abogados que manejó la sociedad anónima, cree que estaba establecida en Uruguay. ‘Ellos cobraban una tasa anual por los dignatarios y agente residente', rememoró.

En febrero del corriente, Rodrigo Tacla Durán, operador financiero de la constructora brasileña, declaró ante las autoridades de ese país que en “el Meinl Bank, entidad financiera en la que la constructora Odebrecht controlaba el 51% de las acciones, se borraron del sistema electrónico las cuentas que la brasileña quería ocultar de la vista de las autoridades. Entre ellas, una en que la persona responsable estaba siendo investigada por el FBI de Estados Unidos, razón por lo que el banco eliminó del sistema para evitar problemas”. Tacla hacía referencia a la sociedad Poseidón Enterprises.

Hasta el momento, entre las pesquisas que realiza el Ministerio Público no se asoma alguna que pretenda esclarecer las donaciones que entregó la constructora al colectivo oficialista y la posible vinculación de estos beneficios en campaña con los contratos obtenidos por la constructora cuando Juan Carlos Varela asumió el poder en 2014.

Entre las obras que realiza la constructora se cuentan el proyecto de renovación urbana en Colón, con un valor de $560 millones. También se le adjudicó la renovación del aeropuerto internacional Tocumen con un valor inicial fijado en $779,428,600, el proyecto de Revitalización de los Espacios Públicos de la Ciudad de Panamá a un costo de $100 millones, el proyecto de Rehabilitación y Ensanche de la Carretera Panamericana, Tramo 1 -Santiago-Viguí- que comprende la construcción y rehabilitación vial de 71.24 kilómetros por $442 millones.

El Segundo Tribunal Superior de Justicia concedió el término de un año al Ministerio Público para continuar con las investigaciones en el caso Odebrecht.

En la querella interpuesta por Lasso contra Navarro, se afirma que cuando se hicieron las donaciones en calidad de socio fundador de la fundación Don James, para que éste a su vez las aportara al partido Panameñista, el mismo señor Lasso no ostentaba cargo público ni tampoco el candidato de su partido. ¿En razón de que y para que se daría una coima?, se pregunta en la demanda.

Añade que la Fundación Don James tiene 14 años de haber sido creada y en ella se encontraba todo el patrimonio económico de Lasso que fue conformado, según la querella, con dineros de herencia familiar y trabajo de Lasso.

Las palabras de Navarro afectaron a Lasso a tal punto que solicitó una indemnización por daño moral de $3 millones más las costos del proceso.

EL USO DE LOS DONATIVOS AL PARTIDO PANAMEÑISTA
Los años más duros, económicamente, para el Partido Panameñista comenzaron en 2011, cuando el entonces presidente Ricardo Martinelli destituyó a su aliado gubernamental y vicepresidente, Juan Carlos Varela, quien además ocupaba el cargo de canciller.

Fue cuando Jaime Lasso, consideró imperante concentrar esfuerzos en la recolección de plata para resistir el tiempo de las vacas flacas, al menos, hasta lanzar al candidato del partido para las elecciones generales de 2014. Juan Carlos Varela tomaría después la batuta como candidato oficial.

Mientras corría el tiempo, entre estos donantes se encontraba el consorcio brasileño Odebrecht. La plata que se recogía de la empresa y de otros prominentes empresarios se utilizaba para hacer frente a gastos que abarcaban todo tipo de actividades: organización y logística de las Convencionales de 2011, pauta publicitaria, artículos promocionales, la estructura administrativa del panameñismo, logística en general, bonos navideños, etc.

En agosto de 2011, el Partido Panameñista realizó, en el Gimnasio Nuevo Panamá, la elección de más de 1,700 convencionales. El evento que culminó con otra concentración para ratificar a los electos. La logística de estos encuentros partidistas, según un informante relacionado que habló previamente con La Estrella de Panamá, se efectuaba con la ayuda de las donaciones privadas, puesto que el financiamiento electoral por general se gastaba en un 80%, o más, durante la campaña.

Otros gastos que se sufragaban con la plata de la empresa privada consistían en pautas publicitarias en los medios de comunicación, radio, prensa escrita y televisión, así como afiches publicitarios y propaganda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario