martes, 20 de febrero de 2018

País por cárcel para Martinelli Corro y Álvarez Cummins

Tribunal de apelaciones concede país por cárcel a Martinelli Corro y Álvarez Cummins, imputados por blanqueo de capitales

El Tribunal de Apelaciones del Sistema Penal Acusatorio revocó la medida impuesta por la juez de garantías de detención preventiva que mantenían Ramón Martinelli Corro y Jorge Luis, ambos imputados por delito contra el orden económico modalidad de blanqueo de capitales. En su lugar impuso las prohibición del país, reporte periódico los martes y jueves de cada semana y mantenerse en el mismo domicilio, además de poner en custodia de las autoridades sus pasaportes.

El 6 de febrero, producto de una revisión que hicieran dos linces motorizados al vehículo donde viajaban los dos mencionados, se hallaron $20 mil cuya procedencia no se logró justificar, por lo que la juez de garantías decretó en ese momento la detención de los dos ciudadanos.

La defensa de los señalados indicó que el dinero que había entregado a sus clientes una mexicana que arribó a Panamá en una línea comercial procedente de ciudad azteca, fue declarado en aduana y que eran para comprar dos bitcoins, o criptomonedas. No obstante, en la audiencia, no se detalló cómo se realizaría la transacción o quién compraría las monedas digitales, lo que será producto de la investigación que tiene como término 6 meses.

Ayer, en audiencia celebrada en horas de la tarde, los dos imputados se defendieron ante el tribunal que les concedió el uso de la palabra. Martinelli Corro rebatió las afirmaciones que hizo el fiscal Javier Franco, de la Fiscalía Especializada de Drogas, sobre supuestos vínculos que mantienen los dos ciudadanos con el grupos del crimen organizado en México. "La fiscalía mantiene el mismo argumento de la peligrosidad y fuga, así como mis supuestos vínculos en México. Fuimos objeto de una investigación en México, pero en ella no se acreditó ninguna vinculación con ningún grupo delincuencial", se defendió Martinelli Corro de los señalamientos del Fiscal al recordar que en 2012, Martinelli Corro y Álvarez Cummins, fueron procesados en México por el mismo delito y pasaron 3 años en prisión.

Ante los antecedentes que planteaba la fiscalía como argumento para que el Tribunal no concediera una medida distinta a la detención preventiva, detalló que los imputados cuentan con capacidad económica y vínculos en México que podrían utilizar para burlar los controles fronterizos del país y darse a la fuga. Situación que rebatió la licenciada Ivón Peña, defensa de ambos, alegando que sus clientes no se dieron a la fuga cuando fueron requisados por los linces. En su lugar, planteó al Tribunal aplicar una medida de arraigo domiciliario con la posibilidad de firmar dos veces por semana para garantizar la presencia de ambos en el proceso que se les sigue.

Por su parte, Álvarez Cummins, manifestó estar "aterrado por la forma en como se manejan las situaciones en la Fiscalía, que ha dicho que producto de llamadas anónimas han iniciado una investigación y que según la fiscalía no se supo comprobar la procedencia del dinero, no obstante, Ramón pidió que el dinero se declarara en aduana para hacer la transacción y eso lo hace lícito". Añadió que lo suyo fue producto de un accidente: "yo estaba acompañando a mi amigo y manejaba el auto porque no me gusta como maneja Ramón, a quien conozco desde hace 10 años".

Peña dijo que la detención provisional que se impone a sus defendidos es la más severa y que existen otras medidas que se pueden cumplir con el Código Penal, pues no se ha probado la intención de sus clientes de darse a la fuga.

No obstante, la Fiscalía insistió en los posibles vínculos que mantienen los ciudadanos con grupos delicuenciales en México, aunque no aportó un documento que comprobara estas relaciones. El fiscal dijo que los imputados empleaban la modalidad de 'pitufeo' (pequeñas cantidades) de dinero que se blanquean en el sistema económico. Una similitud, dijo, con lo que informó Interpol México, cuando en su momento fueron procesados por este delito hace unos años. "Ellos declaraban el dinero en aduana para dar apariencia de legalidad, pero no han logrado justificar la procedencia del mismo, en la audiencia anterior no dijeron que era para la compra de dos bitcoins", exclamó el fiscal en la audiencia.

Peña insistió en que sus defendidos fueron absueltos en México, y solicitó que no se tome en cuenta le movimiento migratorio que presentó la Fiscalía sobre Álvarez Cummins quien viajó al Distrito Federal en septiembre de 2017.

ANTECEDENTES
La génesis del caso se remonta al día 6 de febrero cuando en horas de medio día, la Dirección de Investigación Judicial recibió una llamada anónima de una voz femenina que alertaba que del sector de Tocumen al centro de la ciudad viajaba un auto con ciertas características con dos caballeros dentro que transportaban una alta cifra de dinero y sustancias ilícitas.

En seguida se activaron los refuerzos de las unidades y pasadas unas horas se interceptó en el sector de Coco Del Mar el auto en el que viajaban los mencionados. En el auto se hallaron dos fajos de $10 mil, uno debajo del asiento del conductor y el otro debajo del asiento del copiloto, aunque no se ubicaron sustancias ilícitas. Una segunda llamada se recibió en la sede de la entidad policial en la que se informó de que el dinero había sido entregado por una ciudadana mexicana que provenía de México.

El dinero fue expuesto a cinco pruebas de ion scan, y en todas salió positiva la presencia de cocaína y anfetaminas. El delito de blanqueo de capitales tiene una pena de prisión de 5 a 12 años de prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario