domingo, 19 de noviembre de 2017

‘La constituyente tiene que emerger del pueblo, no de un grupo sofista’

El expresidente del Colegio Nacional de Abogados César Ruiloba sostiene que la sociedad está centrada en el sistema judicial para castigar la corrupción cuando lo que se requiere es una reingeniería de los poderes estatales que la evite



César Ruiloba, expresidente del Colegio Nacional de Abogados.


¿Cuál es el debate pendiente de la sociedad panameña? ¿Hace falta un adecentamiento de la clase política? ¿Incidir sobre la independencia de poderes y la reestructuración del sistema educativo y de salud? ¿Hablar de las costosas campañas electorales que mueven donaciones de millones de dólares? César Ruiloba, expresidente del Colegio Nacional de Abogados, parece convencido de que los problemas de corrupción que arrastra la sociedad no son producto de una constructora que mostró de cada político su mejor cara. Para él, el verdadero debate debe centrarse en la necesaria reingeniería del sistema político y judicial que bien podría abordarse a través de una asamblea constituyente paralela, en la que participen diputados electos por el pueblo, y se escuchen las voces de la representatividad social. La discusión, dice, está en saber elegir quiénes llegan al poder; una frase dulce que en la práctica choca con la cultura clientelista enquistada en el pueblo panameño.

¿CREE QUE EXISTE UNA POSICIÓN FIRME PARA LOGRAR UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE EN EL PRÓXIMO QUINQUENIO?
Ese es un problema que debemos discutir, no desde la óptica de los políticos, sino de lo que necesitamos como sociedad. Los políticos nos venden la oferta de la constituyente como una oferta electoral; lo que tenemos que discutir es a quién le vamos a transferir el poder. ¿Se lo vamos a dar a una asamblea clientelista? ¿A una asamblea que tiene caciques por años?

¿CUÁL DEBE SER LA FÓRMULA, ENTONCES?
Esa es la discusión, una constituyente para poder distribuir el poder. Si le restamos el poder al Ejecutivo, ¿a quién se lo vamos a entregar? ¿Sería a una asamblea clientelista que trabaja en función de circuitos electorales que ha generado cacicazgos, gente que ha estado veinte años en la curul?

ENTONCES, ¿A QUIÉN SE LO DAMOS?
Esa es la discusión, no pensar en la oferta de una constituyente como si fuera una panacea, sino de la necesidad de poder discutir cómo generamos los contrapesos. Si le vamos a otorgar el poder a la asamblea, debemos discutir la necesidad de que existan diputados nacionales. Gente que se preocupe del país y no de sus circuitos, y eliminar a los diputados circuitales. Pasar esas responsabilidades al tema municipal. Como le vamos a dar poder a los diputados nacionales, esto incluye un veto real para que puedan aprobar o rechazar las designaciones del Ejecutivo. La posibilidad de una diputación nacional entraña ceder la oferta clientelista porque no hay la posibilidad de que una persona le pida al diputado nacional una hoja de zinc, o lo que sea.

AUN ASÍ, ESE DIPUTADO NO NECESARIAMENTE SERÍA UNA PERSONA QUE VELE POR LOS INTERESES NACIONALES...
Sí, pero vas transformando. Segundo, hay un compromiso desde el Legislativo de formar el Judicial. El gran problema del sistema Judicial es que él mismo no se crea, sino que son nombrados por el Ejecutivo y el Legislativo los ratifica. El presidente es electo y estructura su gabinete; el Legislativo se crea gracias a los votos electorales, ellos ocupan su curul, pero qué pasa con el Judicial, ese poder no se crea. La Carrera Judicial mira hacia abajo, pero no la alta Corte. Esto es lo que debemos de buscar. Pero no porque ahora Ernesto Pérez Balladares se matriculó con la constituyente es viable, o porque todos tienen la oferta de constituyente. Sí es viable, pero con una discusión previa que debata el tema. El proceso constituyente hay que mirarlo bien. La estructura económica, por ejemplo, no está en debate. Las preguntas son serias y trascendentales.

QUE ODEBRECHT HAYA ENTREGADO DONACIONES A LA CAMPAÑA DE JUAN CARLOS VARELA, ¿ES UN DELITO?
Eso hay que investigarlo; en qué condiciones se generó esa donación...

EN LAS MISMAS EN QUE SE GENERÓ LA DE JOSÉ DOMINGO ARIAS, O MARTÍN TORRIJOS, POR DECIR UN NOMBRE...
Eso hay que investigarlo.

SI UNA EMPRESA DONA DINERO A UN CANDIDATO, QUE YO TENGA ENTENDIDO NO ES UN DELITO...
Hay que averiguar en las condiciones que se dio, porque Odebrecht estructuró un aparato para las coimas. Hay que investigarlo. Lo que pasa es que quien interpreta lo que es o no delito es el Ejecutivo. Hay que investigar.

PERO SI SE TRATA DE UNA DONACIÓN, ¿POR QUÉ EN ESE CASO SE QUEDA EN ESE CARÁCTER Y NO EN EL CASO DE OTROS CANDIDATOS?
Partiendo de la idea, en el caso de (José Domingo) Arias, de que hay una mácula, un vicio, un dolo, o un aspecto criminal, debe investigarse. Porque si no, cerremos el caso de ‘Mimito' (Arias), porque no hay delito. El Ministerio Público tiene que tener uniformidad de criterios frente a la apertura de una investigación. No estoy diciendo si hay una responsabilidad o no, pero si ya hay una investigación en progreso de recibo de donación de un candidato, hay que abrir una investigación. Si después entramos en una discusión, como en efecto existe, de que se cerró o no, eso es técnico.

HIPOTÉTICAMENTE, SI EL DINERO SE DONÓ AL PARTIDO POLÍTICO QUE PUNTEABA EN LA CAMPAÑA, Y LUEGO LA CONSTRUCTORA CONSEGUÍA OBRAS PÚBLICAS, ESO ES CLIENTELISMO...
Totalmente.

UNA COIMA SE TRADUCE EN LA PLATA QUE SE LE DA AL FUNCIONARIO A CAMBIO DE QUE LE OTORGUE LA LICITACIÓN, Y AQUÍ ME CUESTA DISTINGUIR ESTE ASPECTO EN LA INVESTIGACIÓN...
Esto es parte de la dinámica. Una investigación penal es proyectiva, es la construcción de un hecho; si en la descripción no se generan los elementos que advierta un tipo penal, se desecha. Pero lo que no puede ocurrir es que haya una investigación a un candidato de oposición y respecto a la situación del partido en gobierno entonces hay una interpretación flexible.

SI HAY QUE INVESTIGAR LAS DONACIONES DEL PRESIDENTE, ¿QUÉ DEBERÍA HACER EL MINISTERIO PÚBLICO?
Apertura, y reconstruir las condiciones y relaciones del Partido Panameñista e intermediarios de Odebrecht. Porque aquí las obras vienen proyectivas, la línea dos y tres del Metro, y vendrán más líneas. Eso es parte de una investigación.

EL SEÑOR JAIME LASSO HABLÓ CON LA FISCALÍA SOBRE SU RELACIÓN CON ODEBRECHT Y LA RECOPILACIÓN DE DINERO PARA LA CAMPAÑA DEL ACTUAL PRESIDENTE. EN EL MOMENTO EN QUE ÉL PRONUNCIÓ EL NOMBRE DEL PRESIDENTE, ¿QUÉ DEBIÓ HACER LA FISCAL?
Dar constancia a la Asamblea Nacional.

ENTIENDO QUE COMO YA SE HABÍA INVESTIGADO A LA FUNDACIÓN POR LA QUE SE ENVIÓ PARTE DE LA PLATA, NO SE CONTINUÓ LA INVESTIGACIÓN. ¿ESO ES LO CORRECTO?
Le corresponde a la Asamblea Nacional ocultar una investigación; le corresponde a la Comisión abrir una investigación con ese elemento inicial.

¿QUIERE DECIR QUE EL MINISTERIO PÚBLICO CAYÓ EN UNA OMISIÓN?
Esta en una omisión, tiene que generar esa posibilidad. Quien va a debatir o no las posibilidades jurídicas de abrir una investigación es la Asamblea Nacional. Lo que le corresponde al Ministerio Público es enviarla. Si no lo hace, entonces la ciudadanía puede requerirle a la Asamblea que solicite esas investigaciones. Lo que no puede haber es un doble estándar.

LA EXPROCURADORA ANA BELFON MANIFESTÓ QUE EFECTUÓ UNA INVESTIGACIÓN DE LOS HECHOS, NO DE LAS PERSONAS. ¿ESTO QUÉ QUIERE DECIR? JAIME LASSO FUE INVESTIGADO ¿SÍ O NO?
Cualquier persona vinculada a esos hechos queda protegida por el principio de doble juzgamiento. Jaime Lasso o cualquier persona relacionada al hecho investigado queda protegida automáticamente, los hechos no pueden ser investigados.

PERO ESE HECHO QUE SE INVESTIGÓ NO ESTABA RELACIONADO CON EL CASO ODEBRECHT...
Ese hecho que se investigó y se cerró no puede volver a abrirse. Si lo que se abrió fue un hecho de una donación específica que viene de ‘A' para ‘B', y se cerró, entonces ya no puede volver a abrirse. Yo no conozco el expediente, pero la premisa legal es que no puede haber doble juzgamiento.

¿AUNQUE EL TEMA SEA DISTINTO?
Si es diferente el tema, es otro hecho. Entonces sí se puede. Yo no conozco qué se cerró, pero técnicamente, si un fiscal inicia una investigación sobre un hecho específico, no puede volver a investigarlo si ya cerró el caso. Si es distinto, puede abrir otra causa, porque los mismos actores pueden cometer hechos distintos.

PERO SUS DECLARACIONES ANTE LA FISCALÍA, ¿CÓMO QUEDAN, ENTONCES?
Hay que investigar. Insisto en que nos hemos quedado en ese debate técnico judicial, pero la gran pregunta es ¿por qué un candidato y su estructura requiere $30 o $40 millones para llegar a ser presidente? ¿Por que no hacemos un debate para modificar estos aspectos?

BUENO EXISTE UNA ESTRUCTURA PUNTUAL PARA HACER LOS CAMBIOS QUE PLANTEA...
Y si solo nos concentramos en el devenir judicial, que me parece importante, pero no vamos a las causas, no lo resolvemos. Hoy escucho a candidatos hablar sobre una constituyente, pero es una oferta política. Esto tiene que venir de la sociedad.

NO ES CUALQUIERA EL QUE SE ATREVE A CONVOCAR A UNA CONSTITUYENTE...
Lo prometió Varela como una oferta política, defraudó porque no existió iniciativa seria para provocar las condiciones políticas para ello. Pero como sociedad estamos preparados con esas condiciones políticas. Hay países que tienen constituciones de hace sesenta años, ¿hoy qué estamos recibiendo aquí? Yo escucho a candidatos, a partidos políticos, hablar de la necesidad de una constituyente, pero entonces, ¿a quién le vamos a dar el poder? Si queremos reducir el poder del Ejecutivo, ¿se lo vamos a dar a una Asamblea clientelista? No quisiera que la constituyente venga impuesta de un grupo sofista, como si fuera una panacea. Tiene que llegar de los cimientos de la sociedad, de los grupos organizados. Hay que crear estructuras de debate para una reingeniería política.

EL PRESIDENTE SE RESERVÓ PARA SÍ LA ELECCIÓN DE LOS PRÓXIMOS MAGISTRADOS. EN LA FORMA EN QUE SE ENCUENTRA EL PAÍS, ¿CÓMO RECIBE USTED ESTA DECISIÓN?
Yo lo veo de otra forma, en la medida en que el Ejecutivo no asuma la responsabilidad histórica de nombrar a buena gente, no recibe la crítica política ni la censura. Lo que pasa es que el Ejecutivo se ha mimetizado cuando incorpora grupos de la sociedad civil y después dice que los nombró con la sociedad civil, y el fraude entonces es compartido y no hay una censura política. Es que constitucionalmente debe asumir la responsabilidad histórica de nombrarlos. A futuro se puede generar la censura o el espaldarazo de haber nombrado a gente que esté en sintonía con los hechos. Esperemos que el presidente entienda la coyuntura por la que atravesamos y que no se haga de dos personas, abogados o abogadas, que después estén esperando los favores políticos de la designación, estamos cansados de eso. Gente que sepa decirle no al poder. No si le llaman o no le llaman, pero el poder de turno siempre va a presionar, pero necesitamos gente que sepa decir no.

¿LA PROCURADORA SABE DECIR NO?
No lo sé. Ella tendrá que rendir cuentas históricas. Cada persona que toma la decisión de formar parte de la vida pública debe rendir cuentas. No sabemos pedir cuentas, necesitamos que nos rindan cuentas estructurales.

PERO LA ELECCIÓN EN LA QUE PARTICIPA LA SOCIEDAD CIVIL NO SIEMPRE RESULTA EN LOS NOMBRAMIENTOS...
Claro, porque les dice a los nominados que participen, es una ingenuidad de la sociedad civil. El Ejecutivo debe poner gente ahí que esté a la altura de las circunstancias. Con las recientes designaciones de Ángela Russo y Cecilio Cedalisse ¿qué le podemos decir a Varela? Pero ahora con estas nuevas designaciones, le podemos decir que fracasó, en caso de que no resulten.

¿EL MINISTERIO PÚBLICO ESTÁ ACTUANDO A LA ALTURA DE LA COMPLEJA INVESTIGACIÓN DE ODEBRECHT?
Yo estoy inconforme con lo que está ocurriendo, no solo desde el punto de vista del planteamiento de las investigaciones y las audiencias, sino la postura de la sociedad. Siempre lo he dicho, el desarrollo de los pueblos atienden al hecho de poder identificar sus problemas y quiénes son los líderes que pueden resolver esos problemas. Pareciese que en esta coyuntura no logramos descifrar cuál es el problema de la corrupción en la sociedad, ni quién o quiénes están llamados a resolverlo. Nunca nos hemos preguntado, por qué una empresa, en este caso Odebrecht, logró penetrar las estructuras de tres gobiernos en forma sucesiva. Estamos hablando de patrimonio para poder proyectar estructuras políticas, de millones de dólares. Ese es otro asunto. Es más grave. La política y empresas coludidas para proyectar económicamente personajes de uno y otro grupo. Esto ha ocurrido en tres lustros, pero por qué razón y qué debemos hacer para evitar que eso nos pase nuevamente. El debate está centrado en el Ministerio Público, en una audiencia de delación y el sistema judicial. Se trata, desde mi punto de vista, de problemas políticos. Pretendemos resolverlo en forma judicial. No estoy diciendo que no se castigue a quien se merece, pero le imprimimos una presión al proceso judicial y obviamos el gran debate político de lo que sucede en los colectivos. Cómo las personas llegan al poder para robar la plata y cómo ponemos una limitación institucional para que no ocurra.

PERO NO SIENTO QUE EXISTE ESA PERCEPCIÓN DE TRANSPARENCIA EN ESTE PROCESO...
Lo que pasa es que los voceros no le dicen a la opinión pública las etapas que conlleva esto. La cobertura que se generan a propósito de la audiencia de delación se asimiló a una audiencia de responsabilidad y de fondo. Todavía no hay nadie responsable, hay un debate procesal que tiene que ver con la etapa de investigación. Yo no le estoy quitando el peso de las investigaciones, por supuesto que son históricas, pero van a llegar a la consecuencia final de condenar o absolver a quienes haya que hacerlo. Pero el sistema político de corrupción que se haya tejido, el matrimonio que se generó entre la Corte y la Asamblea, no se ha desbancado y no discutimos eso. El problema es que yo no veo esa fuerza en el discurso y la presión política y ciudadana para mirar hacia allá y empezar a desarticular esa corrupción. Aquí Odebrecht no nos importó la corrupción, la corrupción ya estaba aquí. Odebrecht fue el detonante.

EL ABOGADO PENALISTA
  • Aboga por la necesidad de crear una constituyente paralela que reconstruya los poderes estatales
  • Nombre completo: César Augusto Ruiloba
  • Nacimiento: 9 de enero, 1972, ciudad de Panamá.
  • Ocupación: abogado
  • Resumen de su carrera: abogado litigante en Derecho Penal Económico. Exprofesor de Derecho Procesal Penal de la Universidad de Panamá. Presidente del Colegio Nacional de Abogados (2011-2013). Miembro de la Federación Interamericana de Abogados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario