martes, 24 de octubre de 2017

Piden que se suspenda discusión del proyecto 573

El proyecto de Ley que busca introducir cambios al sector energético del país, ya enfrenta sus primeros obstáculos

La Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede) solicitó que se baje del primer debate el proyecto 573 que pretende modificar la ley 6 de 1997 que dicta el marco regulatorio para la prestación del servicio de electricidad.

Los empresarios pidieron a la Asamblea que se suspenda la aprobación del proyecto dado el impacto que tiene el sector en la vida económica nacional.

Al respecto, efectuaron una serie de señalamientos, algunos muy puntuales sobre los artículos que preocupan a los empresarios.

Entre estos, señalan los artículos 31 y 32, en los que recomiendan que se desarrollen mecanismo en la ley para que la generación de energía termoeléctrica y la renovable puedan competir en un plano equitativo para ambas tecnologías. Los empresarios han manifestado que la inversión que representa la generación de distintas energías requiere de un marco equitativo en competencia por los costos de inversión y generación de cada una, y a su vez, el retorno económico que brinda el negocio.

También se refieren a la figura de agente Comercializador que introduce el proyecto como un ente que debe abrir las puertas a nuevos agentes, no solo a garantizar una nueva línea de negocios para los actores ya establecidos.

Los cambios propuestos en las restricciones de las empresas de generación que tienen impacto en oferta, indica Apede, enviarían un mensaje negativo respecto a la estabilidad del clima para inversionistas en Panamá y además, podrían poner en peligro la viabilidad de proyectos importantes, necesarios y beneficiosos para el país.

De igual forma, concuerdan con la voz de sindicalistas y representantes de generadoras que rechazan la idea de que se traspase a la Autoridad de los Servicios Públicos la tarea de licitar las compras de energía, esto los pondría como juez y parte en el esquema energético.

Por último, el comunicado del gremio empresarial, sugiere que la escogencia de la Junta Directiva de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (Etesa) se realice en base a mérito de sus integrantes y que cuente con la participación de sectores de la sociedad civil organizada que ejemplifican con cualquier gremio empresarial.

El debate del proyecto dio inicio ayer en horas de la mañana en la Asamblea Nacional cuando algunos de los diputados ni siquiera tenían conocimiento del mismo. El proponente, la Secretaría de Energía, responde a cualquier aseveración de los gremios empresariales en el sentido de que existe un interés marcado del Ejecutivo en aprobar el texto a 'tambor batiente', como lo indicaron a La Estrella de Panamá en previos reportes. El Ejecutivo niega estas aseveraciones, y sostiene que los empresarios fueron consultados "con suficiente antelación y se les invitó a una retroalimentación sobre las propuestas presentadas en su momento.

"Los últimos 12 meses, estas modificaciones se han trabajo junto a la Autoridad de los Servicios Públicos y la Empresa de Transmisión Eléctrica Estatal (ETESA), para que basados en las experiencias y un profundo análisis del sector, propiciemos las condiciones para incentivar la competencia del mercado, convencidos que ello traerá una mayor oferta tarifaria para los consumidores finales", se lee en el comunicado emitido por la Secretaría de Energía.

Al mismo tiempo, justifican la iniciativa legal diciendo que la ley cuenta con una vida de más de 20 años, y consideran optimizar el marco jurídico a los cambios que el sector presenta en este rigor. Mantenerla bajo los estándares actuales, según la Secretaría de Energía, estanca su dinamismo, y en especial un mercado cuyo comportamiento muestra signos de madurez, que requieren de nuevas reglas y cambios que generen nuevos actores y competencia.

La iniciativa preliminar, sostiene el Ejecutivo, forma parte de un plan de reformas cuyo impulso es de carácter competitivo y contempla introducir la figura del Comercializador o agente especializado en comprar y vender bloques de energía entre generadoras y "grandes clientes" cuyo consumo es mayor a los 100 kv de potencia.

La introducción de esta figura, según el sindicato de electricistas y similares de Panamá, encarecería el servicio al consumidor final, puesto que las generadoras podrían crear su propio comercializador, venderse su propia energía y luego, que exista la posibilidad de abusar de la posición dominante de cualquier empresa que controle la mayor generación de energía.

Según la Secretaría de Energía las modificaciones propuestas plantean una nueva mecánica en la compra de energía, dando un rol adicional a la Autoridad de los Servicios Públicos en la adjudicación de los contratos, lo que disminuye el riesgo de la discrecionalidad y asegura mayor transparencia para todos los participantes o inversionsitas. De igual forma, dicen, "las modificaciones cuentan con un plan estratégico para optimizar la gestión de la Empresa de Transmisión Eléctrica, donde se establecen las acciones y estrategias que se desarrollarán para cumplir su misión primordial: transmitir energía de forma confiable y de calidad".

Subrayan que pretenden que estos cambios, logren competencia e igualdad de condiciones para todos, sin espacio para acaparamiento ni posiciones de dominio de ninguna empresa o inversionista de la cadena eléctrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario