sábado, 24 de septiembre de 2016

Acusan al presidente de Esgrima de apropiarse dineros

Jaime Ramos, vicepresidente de la Asociación de Esgrima, querelló al presidente de esta organización, José Luis Morán, de falsificar su firma y hacer cheques a su nombre y de terceros con dineros de la Asociación

El vicepresidente de la Asociación Nacional de Esgrima, Jaime Ramos, querelló a José Luis Morán Ahumada, hoy presidente separado de esta asociación, por delitos contra el patrimonio y la fe pública.

Se le acusa de apropiarse de miles de dólares pertenecientes a la Asociación y de falsificar la firma del vicepresidente, Ramos, para cobrar varios cheques a su nombre.

La espada dorada de Morán guarda tres triunfos máximos a nivel Nacional, y uno en Centroamérica.

Pero hoy ha defraudado a quienes apostaron a que desde la presidencia de la Asociación combatiría por los deportistas de su clase mejor que nadie.

Inició su carrera desde que era un niño. A los 12 años, impresionado por las películas de la guerra de las galaxias y otras similares, encontró en la esgrima un deporte que le hacía revivir las películas de ficción.

Con más de 20 años de combate, para algunos deportistas representa una “desilusión”, porque estaban esperanzados en que Morán tendría más empatía con su precaria situación por haber vivido en carne propia las necesidades y penurias que atraviesan quienes desean llegar a ser campeones.

La versión de Morán es “que todo se trata de una calumnia llena de ambiciones de gente que nunca ha trabajado por la esgrima”, y surge por la proximidad de las elecciones. Afirma que cuenta con el respaldo de la Federación.

Durante la conversación telefónica que tuvo con el diario, dijo que desconocía que había una querella en su contra. Solicitó una entrevista personal pero nunca asistió o respondió las llamadas.

LA ACUSACIÓN
Según la querella, Morán, durante los meses de julio y agosto de 2016, cuando existía una chequera de la asociación en uso, solicitó y obtuvo del Banco General una nueva para girar contra la cuenta bancaria que tiene la Asociación en dicho banco, sin comunicarlo a los demás miembros de la Asociación.

Para ello, como la cuenta es compartida y exige su firma mas la del vicepresidente y/o de la Tesorera, Morán, falsificó la firma del vicepresidente y giró contra cuenta corriente de la Asociación de Esgrima 4 cheques con numeración aleatoria.

El 30 de julio, y antes de emprender un viaje a Brasil para asistir a las Olimpiadas de Río, confeccionó dos cheques: El primero, con numeración 189 por $4,500 girado a su nombre y que hizo efectivo el mismo día.

El segundo, fue el cheque 190 por $3,500, también a su nombre pero no pagado por insuficiencia de fondos en la cuenta corriente de la Asociación.

Giró otro más, el número 177, con fecha del 2 de agosto a favor de la sociedad anónima Degilmar, S.A., por un monto de $3 mil. El cheque fue pagado por compensación bancaria dos días después.Según la querella, Morán se apropió de estos dineros.

Una fuente ligada a la Asociación de esgrima narró a La Estrella de Panamá que la tesorera de la organización “al revisar la cuenta en línea, se percató de que existía una segunda chequera, y vio que se habían girado tres cheques con numeración diferente, a pesar de que aún restaban varios cheques en su chequera. Acto seguido, preguntó al vicepresidente si él había firmado los cheques o la justificación de los mismos. Pero para su sorpresa, Ramos negó que la firma que aparecía en los papeles era suya y menos aún, que había autorizado dichos pagos”.

Fue ahí cuando Ramos,al no reconocer su firma, acusó a Morán de aprovecharse de su condición de presidente de la Asociación y quedarse con $8 mil beneficiando a un tercero por la suma de $3 mil, e intentar desfalcar a la Asociación con un último cheque por $32 mil girado a nombre de Degilmar.

EL APORTE DE PANDEPORTES
Durante la organización del Campeonato Panamericano de Esgrima, Morán se acercó con la diputada del Partido Revolucionario Democrático, Athenas Atanasiadis, para que le diera apoyo económico en la organización del torneo. La diputada asigno $300 mil a Pandeportes de su partida circuital, de los cuales Pandeportes le dio a la Asociación de Esgrima $182,000.00 para cubrir los gastos del Campeonato Panamericano y $118,000.00 Pandeportes lo utilizó mediante contrataciones directas para los servicios que se necesitaban para el Campeonato.

La diputada conoce a Morán desde hace un año y medio. Recuerda que Morán, ante el apuro económico en que se encontraba la Asociación de Esgrima, acudió a ella para aliviar la organización de más de 400 atletas.

“El presidente Juan Carlos Varela tenía un compromiso con ellos de darle $300 mil para este evento al igual que el director de turismo, lo único que yo hice por él (Morán) fue conseguir que este dinero llegara a tiempo. Ejercí la presión que se necesitaba en Pandeportes, lo cual no fue fácil. Nunca supe si el dinero les llegó o no hasta después del evento al que no pude asistir porque estaba de viaje”, indicó la diputada.

LA SOCIEDAD ANÓNIMA
Morán giró dos cheques a nombre de la sociedad Degilmar, S.A. Uno por $3,000 con fecha del 2 de agosto de 2016, y otro más con fecha del primero de agosto por $32 mil.

Pero este último lo paró la junta directiva de la Asociación y no nunca se compensó. Según la fuente consultada, la relación entre Morán y Degilmar surge “porque una de las personas que aparece en la junta directiva es familia de Morán”.

Algo curioso salta a la vista al revisar los detalles de sociedad Degilmar: el 15 de marzo de 2016 renunciaron todos los directivos.

Gilberto Enrique Batista, presidente, Desire Batista Fieujean, secretaria, y Alexis Fuentes también directivo, acudieron ante notario público para presentar su renuncia irrevocable a Degilmar.

Al presentar la renuncia en pleno, se desconoce quien pudo ser la persona con la facultad de retirar el dinero de la cuenta.

Estos pagos a la empresa Degilmar, S.A no tenían razón de existir o justificación, según la querella presentada por Ramos.

A la Asociación le quedaban pocos fondos en la cuenta bancaria y tenían unos pagos pendientes por $23 mil a un proveedor norteamericano que alquiló la pista de esgrima para el torneo. Dineros que se pagarían de la cuenta de la Asociación y que si se compensaban pagos ajenos a los gastos, se verían impedidos a honrar los compromiso.

“El señor Morán también estafó a la Asociación e incluso a la Federación Internacional de Esgrima (“FIE”), indicándole a ésta última que la donación y apoyo a la Asociación para el Campeonato Panamericano se transfiriera a su cuenta bancaria. Se tiene conocimiento del email donde el señor Morán indicó a la FIE que efectúe la transferencia a su cuenta personal No. 201001036986 en el Banco Banesco, teniendo la Asociación Nacional de Esgrima su propia cuenta Bancaria. Dicha transacción bancaria fue por el monto de $10,332.67”, ahonda la fuente que solicitó permanecer en reserva.

EL ALQUILER DE AUTOS
Morán hizo un contrato con la empresa Panama Adventures Tours, S.A. para que brindara los servicios de transporte a las delegaciones deportivas durante el campeonato Mayor Panamericano de Esgrima que se celebró en un hotel de la localidad.

El contrato se firmó el 7 de junio entre Morán y Karolin Guevara, representante legal de la empresa que cobró de la Asociación $54,995 por el alquiler de varios vehículos: 3 buses que prestarían servicio por dos días 24/7, y otros 6 días con horario específico.

Alquilaron también dos Prados 24 horas, 4 hyundai y una minivan para transportar a los atletas.

Sin embargo, Guevara acusa a Morán de haberse apropiado de $30 mil dólares de los $54 mil que pagó a la federación por los servicios.

El monto por el alquiler debía ser cancelado en dos partes, el 50% al inicio, y el resto una vez finalizaran los servicios.

No obstante, la Asociación hizo un solo cheque por la totalidad del monto sin que a la fecha, según la querella, la empresa haya suministrado una factura fiscal en concepto del pago recibido.

Rogelio Cruz, abogado de la representante de la empresa, -curiosamente creada el 20 de mayo de 2016 unos días antes de que se realizara la competencia- explica su cliente entregó a Morán $10 mil en efectivo, y luego otros $23,436.15, en cheque “en concepto de reembolso a la Asociación de Esgrima, porque el contrato estipulaba la cancelación del pago en dos partes. Añadió que su cliente cumplió con el contrato”.

“Después, ella se da cuenta que Morán le mintió porque ella averiguó que él cambió el cheque, tal como lo corrobora el endoso. La plata se la quedó Morán”, según la defensa de Guevara.
-Suena a que hubo un arreglo entre ellos- inquirió este diario a Cruz.

“Hasta yo lo pensé porque el primer pago se hizo en efectivo. Pero después del cheque de $23 mil no tiene ninguna lógica que tu tengas un contrato”, respondió.

Guevara quiere recuperar su dinero y Cruz prepara la segunda querella contra Morán.

Cuando el esgrimista volvió de las Olimpiadas de Río, Cruz lo invitó a una reunión en su despacho en la que también participó su cliente. Ahí, le reclamaron que no cumplió con su palabra de reembolsar la plata la federación tal como había prometido.

Morán se defendió diciendo que el trato con Guevara era un asunto “personal” y no quiso dar más explicaciones al abogado. A los pocos minutos se retiró.

Cuando La Estrella de Panamá preguntó a Morán acerca del trato con Guevara, respondió que “era un asunto personal, un préstamo entre ambos de data vieja”.

La junta directiva de la Asociación de Esgrima efectuó reunión de Directiva para remover a Morán como presidente, “al ser un peligro para la reputación de la Asociación Nacional de Esgrima” manifestó la fuente. En dicha reunión, Morán se hizo representar por una abogada chiricana.

La Asociación de Esgrima, es reconocida por el Comité Olímpico Panameño (COP) y Pandeportes que ha reconocido la separación de Morán, no obstante, el COP aún no se ha pronunciado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario