lunes, 24 de noviembre de 2014

Ayú Prado pidió agotar recurso

José Ayú Prado, presidente de la Corte Suprema de Justicia, envió el pasado 12 del mes corriente, una nota a la procuradora Ana Belfon con un solo propósito: solicitarle  continuar con las investigaciones y agotar todos los recursos hasta aclarar el paradero de Vernon Ramos.

Un día antes, Ayú Prado había recibido una especial llamada a su celular. Al otro lado del teléfono, una voz  masculina conocida le reclamaba, muy alterada, su deslealtad .

Era Vic Ramos, —hermano de Vernon, exoficial de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), desaparecido el 16 de noviembre de 2012—, quien, tras leer un artículo publicado por La Estrella de Panamá, exigía una explicación al exprocurador.

A través de los artículos publicados por este diario el pasado 4 y 11 de noviembre, Vic se había enterado de una serie de denuncias presentadas por Mayte Pellegrini, imputada por el desfalco a la casa de valores Financial Pacific, un caso con el cual se vincula la desaparición de Vernon, y de que en la Superintendencia el exjefe de su hermano estaba filtrando información a la casa de valores.

Como  oficial de la Dirección de Supervisión de la SMV, Vernon investigaba a la  casa de valores. Pellegrini había ligado a Ayú Prado a una trama de poder dirigida a evitar que saliera a flote la verdad del caso de Financial Pacific. Según ésta, el exprocurador se encargó de escribir una declaración jurada a través de la cual ella fue obligada a retractarse de sus primeras denuncias ante el fiscal Julio Laffaurie.

En estas, vinculaba al expresidente Ricardo Martinelli con una cuenta de Financial Pacific utilizada para manipular acciones de la minera Petaquilla.  A cambio de retractarse, según Pellegrini, Ayú le había prometido que ella y su hermano recuperarían su libertad.

Ayú Prado trató de mermar el enojo de su amigo Vic. Pero nada era suficiente para un hombre decepcionado, que hilando hechos y personajes, iba tejiendo una visión muy distinta sobre lo que él concebía como amistades “cercanas”. Vic se había acordado de cómo, a pocos días de la desaparición de Vernon —siendo Ayú procurador de la república—, le había dicho que “su hermano estaba muerto en el baúl de un carro viejo”, porque, en su opinión, “nadie se desaparece así de su familia y de su madre enferma, a menos que sea un desgraciado o que esté muerto”.

Mientras Ayú Prado estuvo a cargo del Ministerio Público no se obtuvieron resultados concretos de la investigación sobre la desaparición de Vernon.

Hubo algunos avances, pero por parte de un agente de la Dirección de Investigación Policial, quien hiló la desaparición de Vernon con su trabajo en la Superintendencia. Pero a las dos semanas, el detective fue movido repentinamente del cargo. En aquel momento, el único que protestó fue Vic, quien nunca llegó a recibir una explicación  al respecto.

La carta del ahora presidente de la Corte, por tanto, pareciera responder más a un resarcimiento moral que a otra cosa.

En el primer párrafo de la misiva, Ayú Prado se refiere a una comunicación escrita previa, también enviada a la Procuradora y fechada el 6 de noviembre, en la que supuestamente habría mencionado las noticias publicadas por este diario el día 4 de noviembre.

Posteriormente, Ayú Prado solicita “que se agoten todos los recursos disponibles en el Ministerio Público”, y cita a  todas las entidades de seguridad del país, que también reciben copia de la misiva, para aclarar el paradero de Vernon Ramos.

“Lo anterior se le solicita con todo respeto y para ser consecuente con lo que se gestionó entre los meses de noviembre y diciembre de 2012, cuando me desempeñé como procurador, que puede consultarse en los archivos y con Víctor Ramos y Sabina Ho, hermano y esposa de Vernon” dice la carta.

En el último de cuatro párrafos, Ayú Prado solicita a la Procuradora no “dejar por fuera” lo solicitado en la nota del 6 de noviembre con respecto a las noticias aparecidas en los medios de comunicación. En estas fechas, se publicaron las declaraciones de Pellegrini.

La procuradora, Ana Belfon, no reveló a este medio el contenido de la nota del 6 de noviembre ni confirmar la fecha de recepción de la misma. Producto de la misiva de Ayú Prado se realizó una reunión entre las entidades y los familiares de Vernon.

¿Si Vic no hubiese reclamado a Ayú Prado la falta de lealtad, se hubiera éste preocupado por insistir en la investigación sobre el paradero de Vernon?

No hay comentarios:

Publicar un comentario