jueves, 26 de diciembre de 2013

Contradicciones en el caso de Messina salen a flote

La viuda afirmó que no había detenidos en el caso cuando ella misma lo identificó como uno de los autores materiales. El señalado asegura que es inocente, que otros quieren que él pague en prisión

Hace tres meses que murió pero su nombre se mantiene más vivo que nunca. Juan Ramón Messina fue asesinado un 23 de septiembre y la investigación judicial aún no cuenta con una tesis clara que detalle el móvil del crimen y los autores materiales e intelectuales que lo ejecutaron.

En las calles de los barrios se menciona una lista interminable de razones que pudieron servir de excusa para matarlo; bandas delicuenciales, tumbes de droga, vendetas, crimen político e incluso a la propia viuda.

El tiempo es el mejor bálsamo, y también un excelente catalizador para que la verdad comience aflorar.

Las investigaciones judiciales, no obstante, tienen un ritmo y sentido muy distinto a las que se pueden lograr explorando los submundos. Pero empiezan a asomarse ciertas contradicciones tanto en el rumbo que toman las pesquisas judiciales, así como en las declaraciones de las partes involucradas. Contrariedades éstas que irónicamente podrían dar luces más claras sobre lo que ocurrió aquella tarde o quiénes ejecutaron su asesinato cuando Messina almorzaba en un restaurante ubicado en San Miguelito.

INCOHERENCIAS 
No es fácil reclamar justicia, pero quien se siente víctima de ella no le queda otra que insistir hasta el cansancio para apelar a la conciencia jurídica; de quien lo acusa; para que a todo mundo le quede claro su reclamo; para eliminar los señalamientos en su contra; o simplemente por dignidad; porque no es justo cargar el muerto de otro en la cárcel cuando los autores del asesinato siguen libres.

Ese es el caso de Félix Córdoba. Único detenido en el caso de Messina y señalado como uno de los autores materiales del crimen.

Para la viuda de Messina, Katy Ramos, el de su esposo es un crimen político que enlaza los hilos electoralespor ser candidata a la diputación de San Miguelito. Además revive las rivalidades del pasado con su copartidario y diputado Raúl Pineda. Incluso alega que el presidente de la República Ricardo Martinelli tiene sus manos metidas en el caso por haber desvinculado de la autoría intelectual del crimen a Pineda. Sin embargo Ramos dice que es todo lo contrario; Pineda se perfila como principal responsable de la muerte de su esposo. Y he aquí una de las primeras controversias.

Según Ramos aquella tarde tres sujetos varones actuaron como autores materiales del homicidio. Según ella la fiscalía conoce sus nombres, su dirección, pero denunció que la fiscalía no los ha detenido. Así lo aseguró a un canal de televisión; ‘que en el caso de su marido no había detenidos’.

Pero si hay uno, y está preso porque la viuda lo identificó por foto como uno de los autores materiales del hecho. También lo hizo su secretaria y un supuesto testigo protegido. ¿Cómo un dato tan relevante —como el haber reconocido a uno de los autores materiales del hecho— pasa por alto a la viuda en una entrevista televisiva al aseverar que no hay detenidos en el caso de su esposo? ¿Según la viuda, qué hizo Félix al momento del homicidio; disparó, apuntó o peinó el lugar?

MADRE PIDE POR SU HIJO 
Félix sin embargo, se declara inocente de las acusaciones.  Envió una segunda carta a La Estrella donde asegura ‘nunca haber visto a Messina’ agrega además que no es el del barrio de San Miguelito ni pertenece a banda alguna, y que no sale en el video de circuito cerrado que consta en el restaurante donde ocurrieron los lamentables hechos, simplemente porque puede probar que no estaba ahí sino en Colón, enfermo, con dolor de éstómago y vómitos.

La madre de Félix, Yamileth Argüelles envió un mensaje a la viuda de Messina apelando a la empatía que las une como madres; ‘Katy tu eres mamá igual que yo, ponte la mano en el corazón’ le pidió a la viuda. Y agregó; ‘tu sabes que mi hijo es inocente, si es verdad que eres madre sentirás mi dolor’ manifestó Yamileth. La madre asegura que su hijo estaba en Colón y que ella habló por teléfono con él justo cuando pasaban por televisión el crimen de Messina.

¿Qué pruebas guarda el Ministerio Público para mantener a Félix preso? ¿Qué tipo de averiguaciones se efectuaron al supuesto testigo protegido para poder darle esta condición y tomar como válida su versión?

MISTERIO JUDICIAL 
La fiscalía no obstante, sostiene la detención de Félix debido a los señalamientos de los testigos presenciales. Sin embargo la colaboración de éste testigo no parece ser útil más que para detener a Félix y a ningún otro sospechoso. Las autoridades aún no han capturado al resto de los autores, materiales o intelectuales y menos aún han confirmado la versión de la viuda, la secretaria y del supuesto testigo protegido para lograr descartar o confirmar sus revelaciones. ¿Por qué, si según la viuda la fiscalía cuenta con estos datos no hace lo propio?

¿Por qué la versión del testigo protegido pareciera tener más peso que la de un hombre que cada día se asemeja más a la de un chivo expiatorio?

Es ridículo que la fiscalía tarde más de tres meses en descartar a una persona del hecho, y que en este caso como en otros donde ocurre un asesinato, las pruebas que darían luz a la verdad parecieran quedar paralizadas por los pocos avances obtenidos en la averiguación, por ejemplo; cruce de llamadas de los celulares del circulo de la víctima; exámenes forenses que incluyan huellas digitales; balística; la inspección al video del restaurante que está en manos de la fiscalía; la ubicación del arma de fuego; recolección de datos con los testigos; la inteligencia de la policía en el submundo donde la información abunda; los retratos hablados descritos por otros testigos presenciales del homicidio que a través de su divulgación lograrían la colaboración de la ciudadanía. ¿Por qué la fiscalía prefiere guardar esta información si la idea es esclarecer un crimen?

En su carta Félix hizo un llamado a los encargados de impartir justicia en Panamá: ‘no tengo nada que ver con el homicidio del abogado Juan Ramón Messina y sin embargo me tienen en prisión injustamente’ afirma. 

En todo este embrollo político, cómo se vincula Félix a la muerte de Messina, se pregunta él mismo.

¿Hay respuestas para estas interrogantes cuando Ramos vincula el hecho a un crimen político, donde no hay detenidos y argulle que la fiscalía no lleva una investigación imparcial?

‘Siento que las personas responsables del homicidio quieren que yo pague por ese crimen el cual no cometí, soy inocente de los hechos descritos’. Así finaliza la misiva de Félix, quien alberga la esperanza de que a través de este medio la fiscalía logre probar quienes son los autores materiales e intelectuales del crimen. De algo él esta seguro; de que es inocente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario