lunes, 15 de abril de 2013

¿El Maduro breve?

Una cosa es ser proclamado y otra muy distinto ser el ganador. Esa es la consigna de Henrique Capriles a pesar de que su rival político Nicolás Maduro ha sido proclamado como nuevo presidente de Venezuela por el Consejo Nacional Electoral.

Con resultados tan cerca al margen de error y actas en mano, el candidato opositor se niega a reconocer su derrota frente a Maduro.  En consecuencia parece tener un plan B.

Para Capriles la diferencia de tan solo 234 mil votos podrían radicar en las 3,200 incidencias presentadas durante el proceso electoral, incidencias de las que se tiene conocimiento.  Estas actas forman parte del estrecho margen que dio ventaja a Maduro, pero además son parte de la auditoría que exigió Capriles al arbitro de esta elección para reconocer el ganador.  El opositor ya dejó claro que está dispuesto a defender los votos de sus seguidores, no reconoce el resultado oficial.

¿Qué puede suceder entonces en un país polarizado donde, la mitad de la población electoral se rehúsa a reconocer al candidato proclamado?

El CNE no hará recuento de votos, sin embargo, la idea lógica de esta auditoría no es poner en duda el resultado, mas bien mostrar la transparencia del mismo y ratificar al legítimo ganador.

El discurso de Capriles es reiterativo en la defensa de sus votos,  no se rendirá, es un luchador.  Afirma que el "sistema se está derrumbando, un castillo de arena que lo tocan y se cae".  Y agrega que vendrán cambios que los venezolanos quieren.

Nada mas claro y profundo.  ¿Pero cómo será ese cambio que menciona Capriles? ¿Cómo se producirá?

Si buscamos una solución por  la vía legal el camino será mas largo y tortuoso para nuestros queridos vecinos. Capriles podría impugnar las elecciones ante el Tribunal Supremo de Justicia. Basará sus objeciones en los testimonios de los 43 observadores internacionales de la Mesa de la Unidad Democrática MUD que respaldaron a Capriles.   Una  vía legítima para aspirar al poder que asegura le arrebataron. De otra forma, a través del uso de fuerza o la violencia, su objetivo  se interpretaría como un golpe de Estado que sería censurado por la comunidad internacional y falto de toda táctica y reconocimiento.

Las protestas en las calles protagonizadas por grupos estudiantiles y otros simpatizantes de Capriles podrían ser parte del menú de expresiones para reclamar lo que su líder considera una estafa del poder.

Con este escenario valdrá la pena evaluar el rol del ejército.  Fragmentado en su cúpula por el descontento de la infiltración y mando cubano en las altas esferas.

Analistas coinciden en que los puntos de control están en manos de los cubanos, expertos en inteligencia y estrategia en seguridad.

De existir algún plan internacional que intente desestabilizar la política, la gobernabilidad y la paz en territorio venezolano, como lo denunció Maduro en su discurso, seguramente es de conocimiento de la inteligencia cubana y existirán formas de contrarrestar ésta situación.

"Este es un Gobierno mientras tanto, eso lo digo con toda firmeza y voy hacer todo lo que esté ami alcance en el marco de la Constitución (...) para que este país cambien" aseguró Capriles.  
¿Un gobierno mientras tanto? mientras tanto de que? ¿De lograr consolidar apoyo internacional?

Los primeros pasos de Capriles se están dando; los cacerolazos,  el llamado a marchas masivas en rechazo a los resultados del CNE,.   Fe, esperanza y valentía pide Capriles a sus seguidores.
¿Cual será el papel del ejército en caso de registrarse disturbios en contra de Maduro y del CNE?  ¿A quien serán leales? Un escenario complicado.

Los uniformados tenían claro que Chávez era uno de ellos. Saldrán a reprimir al electorado?
En estos días habrá pases de facturas, periodos de anarquías, divisionismo, y dudas en cuanto a la solidificación del éxito en el liderazgo de Maduro.

Por los vientos que soplan, y en el mas trágico de los casos, en Venezuela puede haber un caos por  ingobernabilidad sumado a los altos índices de violencia, una inflación que se prevé para este año en un 30% y una un reto en la administración del  petróleo, primer fuente de ingresos de los venezolanos.  Política que ha mermado sus ingresos debido a la diplomacia petrolera, gastos internos del gobierno, y la financiación de políticas sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario