martes, 12 de marzo de 2013

De candidatos y alianzas 2014

Luis Barría no encontró su momento en la política. Al menos es lo que quiso decir en rueda de prensa. Se lanzó como precandidato presidencial de su partido y no logró ni siquiera una aceptación del margen de error. A pocos días de la elección interna decidió declinar "en favor del partido y del candidato Varela", ¡vaya consideración!. Un candidato poco potable para un partido que hace gala de su honestidad, trayectoria política, de moral y trabajo.

Si algo busca el electorado en estos tiempos es la integridad del ser humano con este tipo de aspiraciones, por tanto hubiera sido ideal que antes de que el señor Barría se tirara como pre candidato hubiera ofrecido a la opinión pública una explicación sobre los casos pendientes por resolver ante la Procuraduría General de la Nación; en julio de 2011 Barría fue denunciado por supuestamente obligar a los funcionarios de Registro Público, dependencia de la que fue director, a depositar parte de su sueldo a una fundación y apoyar su candidatura, pesquisa que esta en curso. Ahora, independientemente de las averiguaciones que efectúen las autoridades, las cuales podrían declararlo culpable o inocente, en política siempre hace falta una buena tarjeta de presentación y tal vez su pasado no es la mejor. ¿O sí?

En realidad da la impresión que la postulación del señor Barría no fue mas que un favor para llenar los cupos de la candidatura interna. Con su deserción ahora quedan 3 aspirantes presidenciales, entre ellos el favorito, Juan Carlos Varela. Pero ¿qué le espera al Arnulfismo en el ruedo político? Tal vez para empezar veremos una elección interna muy similar al ensayo de los perredianos donde se ubicaba un virtual ganador por una amplia mayoría; Juan Carlos Varela. Sin sobresaltos, pero con porcentajes de participación muy pobres, que a decir por los números, podría interpretarse como si una minoría decidiera el candidato presidencial de todo el grupo político.

Uno de las situaciones mas delicadas una vez transcurran las primarias del arnulfismo, se centrará en la decisión que tome el colectivo para llegar a la presidencia de la república.

Un aparente laberinto del que le será difícil escoger salida a los Varelistas. Pondremos en el tapete algunas hipótesis. Si hay algo claro para la mayoría de los analistas políticos es que los arnulfistas necesitan de un aliado para llegar a la presidencia. Ante esta premisa, ¿qué escenarios se pueden tomar en cuenta?

Primera opción; una posible reconciliación con el partido oficialista como ocurrió en la campaña del 2009 cuando después de una serie de insultos entre Juan Carlos Varela y Ricardo Martinelli decidieron "limar asperezas" y unirse para ganarle al PRD, como en efecto ocurrió. Sin embargo, después de una ruptura en la alianza, los dimes y diretes, los señalamientos de corrupción que han hecho los panameñistas a los oficialistas, volver con los CDs dejaría al candidato panameñista como un hombre falto palabra, convenenciero, y mentiroso ante el electorado. No olvidemos que posterior a la ruptura con el oficialismo, Varela buscó todas las formas para poner distancia entre Martinelli y su persona. Sin embargo, no debe descartarse por completo que haya un cambio de opinión en los líderes o el directorio del partido de Arnulfo Arias y para no perder oportunidad de alcanzar la victoria, decidan juntarse una vez mas con su ex pareja, así como un mal, pero necesario matrimonio.

Una segunda opción consistiría en una alianza con los PRD. Posibilidad nula para el grueso de los integrantes y fundadores panameñistas que han sido víctimas de las persecuciones de la dictadura militar a quienes observan como enemigos, y que no dejan de recordar los episodios de uno de los tiempos mas oscuros del país. No obstante, a pesar de estos señalamientos, ambos partidos, PRD y panameñismo, han logrado breves alianzas estratégicas en la Asamblea Nacional con el fin de unir fuerzas contra la aplanadora oficialista. Varela tiene rato de estar hablando con algunos miembros del PRD. Incluso los llevó al partido, a la misma casa de los arnulfistas, en un momento coyuntural cuando se efectuó la reforma electoral. Aunque estos dos colectivos son como agua y aceite, y muchos panamenistas no votan PRD también verían en el mayor partido opositor su boleto al poder.

Por último una opción que pinta al partido solo al que se le suman los decepcionados del PRD y del molirena y una cuota de los independientes. La pregunta del millón en esta alternativa es; ¿será suficiente para lograr el triunfo electoral en el 2014? ¿Cuál de todo el abanico de opciones podrá llevar al arnulfismo al poder en el 2014 y que costo tendrían para el colectivo?

1 comentario:

  1. Considero estas reflexiones son algo pasionales pues no conllevan la realidad de lo que sucede entre los partidos politicos. El decir de que el PRD y los Panameñistas es como el agua y el aceite es exagerado y fuera de contexto. Aprovecho para sugerir que para ganar la Presidencia de Panama tiene que existir alianzas de correr solos pierden. Creo que el ciudadano mas aceptable dentro de esa gran alianza sería el Ing. Alberto Aleman Zubieta unificando y respaldanndo la alianza de tres partidos el PP, PRD y Panameñismmo. Con todo respeto opino de que estas reflexiones del articulo estan desviadas de la realidad, las respeto pero no coincido con ellas.
    Respetuosamente,
    Ing. Humberto E. Reynolds de Unamuno

    ResponderEliminar